Madrid
El 'pin parental' que Ayuso activará en 2020 para Madrid: los colegios emitirán una autorización única
La presidenta de la Comunidad de Madrid ya pactó esta fórmula con Ciudadanos y Vox el pasado mes de agosto. Todos los colegios deberán publicar su "Plan de actividades extraescolares" antes del inicio de las clases

La Comunidad de Madrid se ha convertido en el centro de todas las miradas desde el pasado jueves, cuando estalló la polémica del llamado "pin parental". Tras el acuerdo de PP y Vox para incluirlo en el proyecto de presupuestos de Murcia para 2020, la presión se ha trasladado a Isabel Díaz Ayuso. Desde Génova 13 afirman que le corresponde a ella tomar una decisión al respecto, mientras que los de Santiago Abascal exigen la misma fórmula que aprobó el ejecutivo murciano, presidido por Fernando López Miras.

[Pablo Casado viaja el domingo a Murcia para defender sus presupuestos con Vox

"Preguntadle a ella". Fue la respuesta más repetida por algún dirigente nacional del PP preguntado el pasado viernes por la posición del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso sobre el "pin parental de Vox". Todo ello, porque la presidencia regional pareció posicionarse en contra de esta medida hace apenas unos meses en la Asamblea de Madrid, cuando afirmó que "no puede ser que se rompa algo tan importante como el vínculo entre profesor y alumno porque una mamá de Vox o de Podemos decidan los contenidos que están dando los profesores". 

Desde Presidencia de la Comunidad de Madrid, sin embargo, prefieren "mantener la calma" respecto a esta polémica. Cargos del gobierno regional muy próximos a Ayuso afirman a LPO que el "control parental" sobre los contenidos de las actividades extraescolares de sus hijos dentro del horario lectivo "ya está hablado y pactado" con Vox y Ciudadanos desde hace cinco meses. Y, por tanto, "no debería de haber problemas", aunque la fórmula acordada en Madrid es "algo diferente" a la aprobada en Murcia.

El gobierno de López Miras aprobó, a través de la consejería de Educación, una resolución con las instrucciones a los colegios de cara al nuevo curso, donde se establecía que "se dará conocimiento a las familias de las actividades complementarias de las programaciones docentes que forman parte de la propuesta curricular [...] con objeto de que puedan manifestar su conformidad o disconformidad con la participación de sus hijos menores en dichas actividades". Ahora, Vox ha exigido convertir esa resolución en decreto, y el Gobierno de Murcia ha aceptado.

En Madrid, la fórmula es similar pero no igual. Según las fuentes consultadas, el pasado mes de agosto Isabel Díaz Ayuso pactó con Ciudadanos y Vox que todos los colegios de la región publicaran un "plan de actividades extraescolares" antes del inicio del curso, con el objetivo de que los padres estén informados y puedan tomar las decisiones que consideren oportunas.

Ese acuerdo no se pudo aplicar para el presente curso, pero está previsto para el 2020/2021: "En Madrid hay libertad educativa y nunca ha habido quejas. Partiendo de eso, a partir del próximo curso, los colegios deberán publicar las actividades extraescolares que se realizarán en horas lectivas, para que los padres decidan si mantener a sus hijos en ese centro o no".

[El ministerio de Irene Montero sugiere aplicar el 155 en Murcia contra el pin parental]

Así, la diferencia fundamental con respecto a Murcia es que en Madrid los padres deben decidir, antes del inicio del curso, si aceptan esas actividades y mantienen a sus hijos en esos colegios, o buscan una alternativa: "Aquí no se puede decir 'esta actividad sí y esta no', sino decidir en consecuencia antes de que empiecen las clases. Es una especie de autorización previa", señalan desde la Comunidad.

La postura de Vox y Ciudadanos

Las fuentes del Gobierno regional consultadas por LPO insisten en señalar que esta fórmula, prevista para el curso que viene, fue acordada por Isabel Díaz Ayuso con Ignacio Aguado y Rocío Monasterio. Por tanto, desde la presidencia de la Comunidad esperan que ahora no haya "cambio de criterios" por parte de Ciudadanos y de Vox.

Pese a ello, el equipo de Ayuso teme que los de Santiago Abascal traten de sacar un mayor rédito mediático a esta polémica y planteen nuevas exigencias a la presidenta autonómica a cambio de apoyar los presupuestos para 2020.

De confirmarse esa ofensiva por parte de Vox, desde la Comunidad de Madrid advierten: "No hay problemas en poner negro sobre blanco a lo que ya acordamos en agosto. Si quieren, con un decreto. No obstante, el acuerdo está claro desde hace cinco meses y, aunque estamos abiertos a escuchar sugerencias, no consideramos necesario modificarlo".