Cataluña
ERC se abre a dejar caer a Torra si el Tribunal Supremo lo condena en firme
Fuentes republicanas rechazan que el Parlament tenga responsabilidad alguna sobre una hipotética inhabilitación al presidente catalán

Esquerra Republicana se enfrenta a otra decisión que puede generar tensiones con JxCat: acatar o eludir una previsible sentencia firme del Tribunal Supremo que confirme la inhabilitación de Quim Torra como diputado y presidente de la Generalitat. A falta de que ERC tome una decisión en firme, miembros de su ejecutiva consideran que es prioritario evitar un nuevo choque frontal del Parlament con la justicia y son partidarios de acatar dicha sentencia que llevaría a elecciones anticipadas, como el propio Torra advirtió esta semana.  

Fuentes de ERC consultadas por LPO opinan que es "absurdo" plantear que la Cámara catalana tenga que tomar partido ante una probable sentencia firme del Tribunal Supremo contra el presidente catalán: "¿Qué tiene que ver el Parlament con la inhabilitación de Torra?". Los consultados critican las "performance" del independentismo más irredento, muy llamativo en sus acciones pero sin incidencia política

[Cuchillos largos en el Parlament: ERC acusa a JxCat de pactar con Cs a sus espaldas por una subida de sueldo]

Los cuadros creen que una posible inhabilitación de Quim Torra no dependería de ellos como partido ni tampoco de la institución que presiden. Los republicanos ponen en duda que haya un desacato de las instituciones catalanas una vez se conozca la sentencia e ironizan con ello: "¿El tío que esté con una gorra en la puerta de Palau [Mosso de gala] lo dejará pasar?".

Desde ERC revelan que "opiniones hay muchas". Eso sí, recuerdan que cualquier decisión que se tome será de forma colegiada. Los republicanos explican que "tienen que pasar muchas cosas" en estos meses hasta que se pronuncie el Tribunal Supremo, y defienden que ahora están enfrascados con los Presupuestos y la mesa de diálogo.

[El PSC se une al separatismo y celebra que el Parlament recurra la inhabilitación de Torra]

Quim Torra rechazó la inhabilitación de la Junta Electoral Central (JEC), y anticipó que convocaría elecciones anticipadas si el Tribunal Supremo dictaba sentencia firme y el Parlament acataba la decisión. El presidente catalán añadió así presión a ERC, principal competidor electoral contra la formación del president en las urnas. 

La Junta Electoral Central (JEC) avaló la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que condenaba a Quim Torra a un año y medio de inhabilitación, a la espera del pronucniamiento del Supremo. El president se escudó en el Parlament, donde presentó una resolución que lo ratificaba como presidente catalán con los votos de los independentistas y los comunes. Los letrados de la Cámara catalana se pronunciaron contra la decisión del organismo arbitral de forma unánime, por lo que la Mesa presidida por Roger Torrent acordó elevar un recurso.

ERC pactó hace diez días la investidura de Pedro Sánchez, cuyo gobierno se comprometió a abandonar la vía judicial, motivo por el que evitarán la confrontación directa con el Estado. Los republicanos consiguieron resistir así en enviste de JxCat, que querían evitar a toda costa un pacto entre socialistas y republicanos que les excluyera a ellos. El propio Torra se negó en un principio a participar de la mesa de diálogo, pero ahora pretende hacérsela suya.