Gobierno de coalición
CCOO y UGT chocan por el traspaso de la FP a Educación para quitárselo a Podemos
La maniobra de Pedro Sánchez para quitar las competencias de Formación Profesional a Yolanda Díaz fue respaldada por UGT, pero muy criticada por Comisiones Obreras

Dirigir el Ministerio de Trabajo ha sido una reivindicación de Unidas Podemos desde las elecciones generales de abril de 2018. En julio, Pedro Sánchez se negó a ceder ese Ministerio a los de Iglesias, pero tras los nuevos comicios de noviembre, y ante la necesidad de alcanzar rápidamente un acuerdo para formar un gobierno de coalición, el presidente cambio de criterio. Pese a ello, desde Moncloa se maniobró, incluso después de la investidura, para restarle competencias a la cartera liderada por Yolanda Díaz.

Tal y como se informó en exclusiva en estas páginas, la resistencia de Iglesias a que Trabajo dejara de gestionar la Seguridad Social fue clave en la decisión de Sánchez de retrasar el anuncio del nuevo Consejo de Ministros. El líder de Podemos, sin embargo, finalmente cedió. Y no fue la única concesión al presidente en esos días: también aceptó que, en esta nueva legislatura, fuese el Ministerio de Educación, y no Trabajo como hasta ahora, quien también se encargara de la Seguridad Social.

[Sánchez retrasó el anuncio de los ministros tras chocar con Iglesias por la Seguridad Social]

Esa decisión se anunció el pasado lunes, un día antes de que se dieran a conocer oficialmente los nombres del nuevo Gobierno -aunque desde Moncloa ya los habían difundido a lo largo del fin de semana-. Los sindicatos, sin embargo, ya fueron advertidos del "cambio de cartera" de la Formación Profesional después de la investidura. Y, según ha podido confirmar LPO, "ha habido una fuerte disparidad de criterios", entre las dos principales centrales sindicales del país.

Así, según las fuentes consultadas por este diario, desde la secretaría general de UGT, con Pepe Álvarez a la cabeza, no se puso problema alguno a ese traspaso de competencias de Trabajo a Educación. De hecho, afirman dirigentes del PSOE, el sindicato lo vio "algo lógico", ya que se trata de una materia "de aprendizaje", orientada, eso sí, a la obtención de un empleo. Pero, señalan, como cualquier otro estudio académico.

Desde Comisiones Obreras, sin embargo, la opinión es menos favorable. El sindicato dirigido por Unai Sordo ve en esta decisión de Sánchez "más motivos políticos que sociales" y achaca el movimiento al interés del PSOE de restarle competencias a una ministra de Unidas Podemos. Una actitud que, consideran, puede perjudicar, en última instancia, a la clase trabajadora del país: "No han mirado por los trabajadores, sino por el equilibrio de fuerzas dentro del Gobierno".

Esta crítica, además, la hacen extensible integrantes de CCOO a UGT. Desde Comisiones acusan a la Unión General de Trabajadores de "aceptar todo lo que diga el PSOE" sin hacer ningún tipo de valoración crítica. Un reproche que ya ha llegado al entorno de Pepe Álvarez, y que no ha sentado nada bien en la sede nacional de la central, en la calle Hortaleza de Madrid.

Preocupación en el PSOE

El choque entre CCOO y UGT a cuenta de la decisión de Sánchez de transferir Seguridad Social a Educación no ha pasado desapercibido en el PSOE, donde se contempla con cierta preocupación esta deferencia de criterios entre dos centrales que siempre han ido de la mano y en las que se quería apoyar el Gobierno para obtener el respaldo social a sus medidas.

En el PSOE recuerdan que Pablo Iglesias ya se acercó a CCOO en julio para presionar a Sánchez de cara a la investidura

Además, reconocen dirigentes socialistas, se teme que Podemos aproveche la ocasión para "hacer suyo" a Comisiones Obreras, con el objetivo de meter más presión a Sánchez y al PSOE. Se recuerda, en ese sentido, que Iglesias ya quiso formar su propio sindicato, con el intento frustrado de Somos, y que a lo largo de este último verano ya se acercó a CCOO para que tratara de convencer al presidente en funciones de formar un gobierno de coalición.

Ahora, advierten, "puede querer jugar de nuevo a eso". Por ese motivo, tanto en Moncloa como en Ferraz tienen claro el objetivo: garantizar la paz entre los sindicatos... para evitar tentaciones de Unidas Podemos.