EEUU
El choque entre Elisabeth Warren y Bernie Sanders calienta las primarias demócratas en Iowa
Un comentario de Sanders sobre la poca capacidad de las mujeres de ganar unas elecciones a Donald Trump enfrenta a los dos candidatos más progresistas

A menos de tres semanas de las primarias de Iowa, el primer estado de EEUU que votará para definir quién será el aspirante a presidente del Partido Demócrata, los candidatos se enfrentaron al séptimo debate, que estuvo protagonizado por el fuerte enfrentamiento entre los de ellos; una pugna que llegó después de que el progresista Bernie Sanders cuestionara la capacidad de una mujer para ganar las elecciones de EEUU a Donald Trump.

En las encuestas más recientes Iowa lo pelean cuatro jugadores: el senador Bernie Sanders, quien en las últimas semanas ha subido como la espuma en las encuestas; el vicepresidente Joe Biden, quien sigue manteniendo su dominio a nivel nacional; la senadora Elizabeth Warren; y el alcalde de South Bend, Pete Buttigieg, que durante unos días apareció entre los favoritos de Iowa.

Tras meses de campaña sin tregua, en Des Moines únicamente seis candidatos consiguieron calificar para el último debate antes del inicio de las elecciones. Se trató del debate más pequeño del año. Vale la pena recordar que en algún momento de la contienda se enfrentaron hasta 20 candidatos presidenciales demócratas divididos en dos días. Este martes aparecieron los cuatro punteros más la senadora Amy Klobuchar y el magnate Tom Steyer.

En esta ocasión, por primera vez se ha dado un fuerte choque entre Warren y Sanders, los dos más progresistas de la contienda y en teoría aliados naturales. De acuerdo con una información de CNN publicada el lunes, Sanders le habría dicho a Warren durante una reunión privada a finales de 2018 que él no creía que una mujer pudiera ganar las elecciones a Donald Trump. 

Esto causó una división profunda entre las dos campañas, sobre todo porque la propia Warren confirmó el extremo. "Yo opiné que una mujer podría ganar; él estaba en desacuerdo", declaró la senadora. Sanders, en tanto, rechazó los señalamientos que calificó de "ridículos". "Es triste que, tres semanas antes de la primaria en Iowa y un año después de esa conversación privada, colaboradores que no estuvieron en la habitación estén mintiendo sobre lo ocurrido", aseguró Sanders.

La senadora se defiende de las críticas

Durante el debate del martes, Warren intentó reforzar el argumento a favor de sus posibilidades frente a Trump. "Miren a los hombres en este escenario", dijo. "En conjunto, han perdido diez elecciones. Las únicas personas en este escenario que han ganado todas las elecciones en las que han participado son las mujeres", dijo, refiriéndose a sí misma y a Klobuchar.

Al final del debate, todavía en el escenario, Warren se acercó a Sanders. El senador extendió su mano, pero la candidata no la estrechó. Se los puede ver intercambiando palabras unos segundos hasta que Sanders pone fin a la conversación, aparentemente frustrado.

Biden, mientras tanto, nuevamente salió de un debate sin muchos raspones. Ante la reciente escalada en el conflicto con Irán, el exvicepresidente intentó sacar a relucir su experiencia en política exterior después de ocho años en la Casa Blanca. El todavía puntero demócrata no llamó mucho la atención, con todo y que fue cuestionado por votar a favor de la guerra en Irak en 2003.

"Lo dije hace 13 años que fue un error dar al presidente la autoridad de ir a la guerra si, de hecho, no podía lograr meter inspectores en Iraq para detener lo que pensábamos que era un arma nuclear", declaró el exvicepresidente. "Fue un error, y lo reconozco", admitió a pregunta expresa del moderador Wolf Blitzer.

Sanders replicó que dicho conflicto terminó por convertirse "en el peor error de política exterior de la historia moderna de este país". El senador, sin embargo, no fue demasiado agresivo con Biden. "Joe y yo escuchamos lo que Dick Cheney y George Bush y Rumsfeld tenían que decir. Yo supuse que estaban mintiendo. No les creí ni por un momento [...] Joe vio las cosas de forma diferente", dijo Sanders.

La senadora Klobuchar, por su parte, fue la más agresiva de la noche. En este momento la candidata registra alrededor de 7% de las preferencias en Iowa, por lo que sus posibilidades son muy bajas. Sus cuestionamientos se centraron en las ambiciosas políticas progresistas de Sanders y Warren, quienes abogan por un sistema de salud universal, nuevos impuestos para los más ricos, y la cancelación de la deuda estudiantil. Con todo, Klobuchar ya logró sobrevivir en la interna demócrata a otros de sus colegas del Senado como Cory Booker, quien tiró la toalla el lunes después de no lograr calificar para el debate, y la senadora Kamala Harris, quien dejó la carrera en noviembre.


El alcalde Pete, quien contra todo pronóstico ya está cimentado como uno de los cuatros punteros demócratas, tampoco tuvo una noche excepcional. El alcalde de la pequeña ciudad de South Bend no salió herido del enfrentamiento. En realidad, a tres semanas de la primera primaria, ninguno de los candidatos parecía deseoso por hacer sangrar a sus oponentes.

"Si estás viendo esto desde casa, y estás agotado por el espectáculo de división y disfunción, te pido que te me unas para voltear la página de nuestra política", dijo Buttigieg.

El magnate Tom Steyer también tuvo una noche nada memorable. De hecho, fue el que menos intervenciones tuvo de los seis candidatos con tan solo 10 minutos de tiempo de micrófono. En contraste, Warren fue la número uno con 19 minutos. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.