Gobierno
Sánchez e Iglesias se conjuran para que Cataluña no bloquee la acción del nuevo gobierno
El ejecutivo centrará sus primeras medidas en el terreno social mientras se ultima la mesa con los independentistas

PSOE y Unidas Podemos libran desde hoy la batalla por el protagonismo en el nuevo gobierno de coalición que echa a andar esta semana tras la jura o la promesa ante el Rey y el intercambio de carteras.

El presidente, Pedro Sánchez ha optado por elegir sobre todo ministros con perfiles técnicos de prestigio volcados en la economía mientras que el vicepresidente Iglesias ha puesto en el ejecutivo a sus portavoces más mediáticos.

Rivalidades al margen, Sánchez e Iglesias son conscientes de que la vida del gobierno va a depender del avispero catalán y por ello, se han conjurado para volcar todos sus esfuerzos en el terreno social y económico para que la tensión independentista no mantenga bloqueada la acción del ejecutivo.

PSOE y Podemos quieren que las primeras medidas aprobadas en el agrandado consejo de ministros sean de indudable impacto social como la subida de las pensiones y del salario mínimo. La revalorización de las pensiones ya está clara, subirán el IPC del año pasado. Hay más dudas sobre el salario mínimo. Podemos quiere una subida notable mientras que en el equipo económico de la Moncloa son partidarios de un incremento más moderado que el del año pasado.

[Pedro Sánchez no se sentará en la mesa entre gobiernos pactada con ERC]

El Ministerio de Hacienda tiene casi ultimado también el proyecto de presupuestos para este año 2020; un proyecto clave para que el gobierno se pueda poner en marcha y logre una garantía de pervivencia de al menos dos años.

La ministra de Hacienda y nueva portavoz del ejecutivo, María Jesús Montero será una de las personas claves en esta nueva etapa al reforzar su papel político. Parte con una gran ventaja y es su excelente relación con los medios de comunicación, uno de los déficits del anterior gobierno.

Montero será junto a Carmen Calvo y José Luis Ábalos los ministros socialistas más políticos. El catalán Salvador Illa, ministro de Sanidad tendrá también protagonismo en las relaciones con los independentistas, pero es poco conocido en el resto de España.

[Sánchez afronta la investidura con intención de alargar la legislatura y poder presidir la UE en 2023]

Lo mismo que le pasa a la nueva titular de Política Territorial, la canaria Carolina Darias, quien se encargará seguramente de engrasar las relaciones con el resto de los presidentes autonómicos, y en especial con los barones socialistas.

Otra figura importante será el nuevo ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, un juez que lleva muchos años metido en política y que conoce bien los dos terrenos. Tiene buenas relaciones con todos los sectores del mundo judicial que estaban muy tensos con Dolores Delgado y será el encargado de lidiar con los asuntos pendientes del procés. En este sentido será importante saber quien es el nuevo fiscal general del Estado si es finalmente hay cambio también en este delicado puesto.

Sánchez no ha tenido esta vez fichajes de relumbrón ni ha reforzado su gobierno con pesos pesados del PSOE; en cambio, Podemos no ha tenido ninguna duda en llenar sus ministerios con sus perfiles más políticos. Un caso paradigmático es el del Ministerio de Igualdad, en el que van a convivir tres dirigentes muy potentes. Por supuesto, la propia ministra, Irene Montero junto a la secretaria de Estado, Noelia Vera y la delegada contra la violencia de género, la jueza Victoria Rosell.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.