Cataluña
La desobediencia de Torra con el Tribunal Supremo amenaza con salpicar a ERC
Los próximos pasos del presidente del Parlament, Roger Torrent, podrían determinar que el republicano se siente en el banquillo

Roger Torrent se arriesga a ser acusado por desobediencia tras negarse a aceptar la decisión del Tribunal Supremo, que rechazó las medidas cautelarísimas donde se pedía la suspensión de la resolución de la Junta Electoral Central que dejaba a Quim Torra sin su acta de diputado. El presidente de la Cámara catalana insistió ayer en que el president seguía siendo diputado, algo que contradice a la Junta Electoral Provincial que ya ha declarado vacante su plaza. La lista corre un lugar y se incorporará por JxCat el exsocialista Ferran Mascarell.

El político republicano solo ha entrado en el terreno de la palabra, uniéndose con los miembros de la Mesa y presidentes de los grupos parlamentarios independentistas a una declaración conjunta de apoyo a Quim Torra. En ella, se afirmaba que seguía siendo presidente y calificaba la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) como un "golpe de Estado político". Torrent deberá aceptar los trámites para que Mascarell tome posesión de su nuevo cargo, porque de ignorar a la Junta Electoral podría ser acusado de cometer un delito de desobediencia. 

[Torra redobla su desafío y se reafirma como 'president' pese a la decisión del Supremo]

¿Qué opciones tiene? Un enfrentamiento directo con la JEC que desobedezca su resolución de inhabilitar a Torra como diputado, cosa que acarrearía una posible imputación por desobediencia conjuntamente con Quim Torra. Hay otra opción, que el republicano intente ganar tiempo con posiciones declarativas y que pida un informe jurídico a los letrados del Parlament, que fueron muy críticos durante 2017 y que han emitido bastantes informes desfavorables a algunas pretensiones del independentismo de retorcer el reglamento de la Cámara. 

El líder republicano todavía tiene tiempo, puesto que el primer pleno ordinario del año se celebrará los días 21 y 22 de enero. Torrent puso en duda que este órgano arbitral tuviera capacidad jurídica para poder despojar a Torra de su cargo"El reglamento del Parlament no prevé la inegibilidad sobrevenida como causa de la pérdida de condición de diputado", expresó por Twitter nada más conocerse la negativa del tribunal presidido por Manuel Marchena. 

[El Tribunal Supremo avala a la JEC y Europa retira la inmunidad a Junqueras]

La legislación es confusa, puesto que la Ley de Presidencia reconoce que el candidato a presidir la Generalitat debe ser "uno de entre sus miembros", pero no explicita si esa condición es indispensable una vez asumido el cargo ejecutivo. Los republicanos se amparan en que el Estatuto de Autonomía y esta misma norma jurídica explicitan que el cese de Torra solo se puede llevar a cabo con una sentencia firme, algo que usarán para dilatar todo este debate de confusión jurídica abierto a raíz de la decisión de la JEC. 

Ciudadanos habla de Torra como "ex-presidente" de la Generalitat. La portavoz de la formación naranja en el Parlament, Lorena Roldán, ha insistido en que no "puede ejercer" aunque la sentencia no sea firme. La líder del partido en Cataluña hace una lectura distinta a las de sus compañeros de hemiciclo en una entrevista a COPE Catalunya"El Estatut contempla que para ser president debes ser diputado en el Parlament".