Formación de Gobierno
Sánchez planea utilizar la formación de gobierno para apartar a Gabilondo y Pepu Hernández del PSOE-M
Ninguno de los dos repetirá como cabeza de cartel dentro de cuatro años y desde Moncloa y Ferraz se les busca una salida. Gabilondo apunta a Defensor del Pueblo y Pepu al Consejo Superior de Deportes

Durante el debate de investidura, Pedro Sánchez no se cansó de repetir que el PSOE había encadenado hasta cinco victorias electorales a lo largo de 2019. Pese a ello, la jornada electoral de mayo dejó en Ferraz un sabor amargo por los pobres resultados cosechados en Madrid. Ángel Gabilondo fue el más votado, pero no logró arrebatar el Gobierno de la Comunidad al PP. Pepu Hernández, por su parte, obtuvo peores resultados en el Ayuntamiento que Antonio Miguel Carmona en 2015.

Pese a la decepción del 26-M, ni Ferraz ni la ejecutiva autonómica del PSOE tomaron decisiones drásticas y los cabezas de cartel mantuvieron su asiento tanto en la Asamblea como en el Ayuntamiento de Madrid. No obstante, todas las partes implicadas -desde los candidatos hasta las direcciones nacional y regional del partido- son conscientes de que, de cara a 2023, habrá que ir a las urnas con nuevas caras. Y el relevo debe comenzar cuanto antes.

Pedro Sánchez, explican a LPO dirigentes de la federación socialista madrileña, no es en absoluto ajeno a esta realidad. Y, de hecho, "hace tiempo" que asumió que ni Gabilondo, ni Pepu Hernández, pueden aguantar mucho más liderando los grupos socialistas de la Cámara autonómica y del consistorio. Por ese motivo, el presidente ha visto en la formación de su nuevo Gobierno la mejor oportunidad posible para apartar a dos candidatos que en su día fueron su apuesta personal.

[Sánchez aparta a los perfiles menos mediáticos y marca terreno en su nuevo Consejo de Ministros]

Esa maniobra, sin embargo, traerá premio para ambos, ya que el presidente quiere compensarles con cargos de relevancia después de haberse "quemado" en las elecciones del pasado mes de mayo.

Para Ángel Gabilondo, las fuentes consultadas apuntan que el puesto que el presidente tiene pensado para él podría ser el de Defensor del Pueblo. Un proyecto que, sin embargo, no es el que esperaba el ex ministro: "Él ya transmitió que su objetivo era volver a Educación y acabar la reforma educativa que empezó con Zapatero pero que no pudo concluir por el adelanto electoral de 2011". Pese a ello, "aceptará sin problemas ser Defensor del Pueblo, porque lo que tiene claro es que no desea continuar más en la Asamblea". 

José Manuel Rodríguez Uribes, nombrado en las últimas horas como nuevo ministro de Cultura y Deporte, era de uno de los perfiles que sonaban para sustituir a Gabilondo en la candidatura madrileña, y su nombramiento en el ejecutivo ha sido visto por algunos como una forma de lanzarlo a la opinión pública y darlo a conocer para las próximas autonómicas madrileñas. 

Pepu Hernández, por su parte, suena con fuerza para presidir el Consejo Superior de Deportes. Su trayectoria como seleccionador de baloncesto, con oro en el mundial de 2006 incluido, le avalan para un cargo que ahora ocupa la ex esquiadora María José Rienda.

Cabe recordar que los dos organismos en los que piensa Sánchez para Gabilondo y Hernández son autónomos, aunque el CSD depende del Ministerio de Cultura y Deporte. El Defensor del Pueblo, por su parte, debe ser ratificado por el Congreso de los Diputados.