Formación de Gobierno
El PSOE andaluz asume que Susana Díaz abandonará la secretaría general si Pedro Sánchez le ofrece un cargo en Madrid
Cargos regionales no descartan una propuesta del presidente del Gobierno para después dirigir el relevo en la federación más numerosa del partido

Como ya pasara tras las elecciones de abril, el nombre de Susana Díaz ha entrado de nuevo en las quinielas para la formación del nuevo Gobierno. Desde el PP, de hecho, vinculan la decisión de Sánchez de retrasar el nombre de sus ministros al posible traslado de la ex presidenta de la Junta a Madrid. La respuesta oficial del PSOE andaluz ha sido la de calificar estos rumores como un "delirio" de los populares. No obstante, a nivel interno no se descarta ningún tipo de escenario.

Según explican a LPO dirigentes del PSOE andaluz próximos a Susana Díaz, la secretaria general no ha comentado, a "absolutamente nadie", que tenga una oferta de Sánchez para tener un cargo en el nuevo Gobierno. De hecho, recuerdan, "ya en abril se especuló con que ella iba a ser ministra y se cogió un enfado considerable". Pese a ello, en la ejecutiva de la federación lo tienen claro: "Desde Moncloa les puede interesar que ella se vaya a Madrid... y ella estaría abierta a escuchar propuestas".

La ex presidenta de la Junta, aseguran las mismas fuentes, está "convencida" de que puede llegar, sin demasiados problemas, a julio de 2021, fecha en la que, con el calendario orgánico en la mano, tocaría celebrar el congreso regional para renovar la ejecutiva del PSOE andaluz. No obstante, ve su futuro político en la región cuesta arriba, y no le importaría cambiar de aires. Sánchez, por su parte, está "como loco" por poner en marcha y controlar el relevo de la que fue su rival en las primarias de 2017: "Si hay oferta a Susana para irse a Madrid, los dos ganan".

[Susana Díaz resiste, se desvincula de los ERE y cuestiona que existiera una red clientelar]

En la actual ejecutiva del PSOE andaluz, incluso, tienen claros los pasos a seguir si Díaz acepta un cargo en el nuevo Gobierno: "Podría seguir como secretaria general, pero lo suyo es que convocara un comité rector -máximo órgano entre congresos del partido- para nombrar una dirección provisional,  o impulsar una comisión gestora para preparar el congreso autonómico".

En todo caso, si hay un acuerdo entre Sánchez y Díaz para que la ex presidenta de la Junta se traslade a Madrid, "lo que va a pedir Pedro a cambio es gestionar él la renovación del partido en Andalucía". De esta forma, el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE lograría lo que lleva persiguiendo desde hace dos años: "Garantizarse que la nueva dirección de la federación andaluza, la más numerosa del partido, sea afín a Ferraz y tener a su lado a la principal baronía socialista".

Díaz se ha hecho sanchista

Queda ya lejos la guerra civil vivida entre Pedro Sánchez y Susana Díaz desde finales de 2016, aunque el secretario general sigue teniendo muy presentes los problemas que suponen tener en contra al PSOE andaluz. Díaz, por su parte, ha rebajado su discurso, y lo ha adaptado a las tesis de Sánchez sobre la gobernabilidad de España y los pactos con los independentistas.

[Susana Díaz ahora avala el pacto de Sánchez con ERC para salvar su futuro en el PSOE-A]

El pasado sábado, un año y medio después de asegurar que "no puede haber concesiones a los independentistas que quieren destruir este país" , Díaz fue la única líder autonómica del PSOE que acudió a la sesión de investidura de Pedro Sánchez. Y lo hizo nada menos que para mostrar su apoyo al que fuera su enemigo íntimo y para restar importancia al acuerdo alcanzado con Esquerra. En un corrillo con los periodistas, llegó a decir que lo más importante era "desbloquear el país" y que Sánchez le había garantizado que las negociaciones con ERC siempre serían dentro de la Constitución.