Cataluña
Euforia en el PSC por haber ganado "el relato" en el PSOE con la 'solución' catalana y el Gobierno de coalición
Los socialistas catalanes esperan que el Ejecutivo de Sánchez e Iglesias ayude a la resolución de la crisis catalana

Satisfacción en el PSC por el pacto entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez para formar gobierno. Los socialistas catalanes, parte activa de las negociaciones con ERC para conseguir la abstención que le ha permitido al PSOE revalidarse al frente de la Moncloa, pasan por un plácido momento tras unos resultados esperanzadores en las contiendas electorales y miran con optimismo a las próximas autonómicas. Desde el partido de Miquel Iceta creen que se ha ganado "el relato" de un pacto por la izquierda dentro del Partido Socialista. 

Los socialistas se muestran confiados en que esta apuesta de gobierno salga bien, y que sea uno de los elementos que permita encontrar un cauce para solución a la causa catalana. "Esto lo vamos a solucionar entre todos", explican fuentes socialistas a LPO. Desde el PSC atribuyen el éxito futuro del pacto a la lealtad que luego se acabe trasladando entre los distintos socios, aunque están "tranquilos" a pesar de los desencuentros de estos últimos días con el baile de carteras entre Iglesias y Sánchez

El PSC lleva tiempo haciendo malabares para contentar a ERC, el que será el principal socio externo y del que dependerán los Presupuestos que debe aprobar el nuevo Ejecutivo de Sánchez, mientras busca mantenerse como principal partido del espacio constitucionalista en Cataluña. Los socialistas ya aprobaron en su Congreso de diciembre su voluntad de "superar bloques" con un giro a la izquierda y acentuando su posición más catalanista con la España federal, la "nación de naciones" y el "plurilingüismo" en las instituciones. 

[El PSC se reivindica como mediador para desencallar el acuerdo con ERC: "Haremos todo lo posible"]

El PSOE tiene que lidiar con su propia pluralidad interna. Los barones de la España radial se han mostrado mayoritariamente a favor del pacto al que han llegado los socialistas con Podemos, y la abstención externa de independentistas vascos y catalanes. Perfiles como el del valenciano Ximo Puig y el de la balear Francina Armengol, ambos presidentes de Gobiernos de coalición en sus respectivas Comunidades Autónomas, han celebrado la investidura. La líder del Ejecutivo de las Islas llegó a defender que a partir de ahora "se escribirá un país mejor". 

Menos amables han sido las posiciones de los barones críticos con Sánchez, muchos de los cuales apoyaron a Susana Díaz en las primarias socialistas. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, o el de Aragón, Javier Lambán, se posicionaron públicamente contra cualquier concesión al independentismo vasco y catalán. El titular castellano-manchego llegó a afirmar que no quería "vaselina" e insistió en que "no conviene que el Gobierno de España dependa de independentistas".

[Siguen las tensiones entre los socios de Gobierno: malestar en Podemos por la cuarta vicepresidencia

La lucha del PSC por el reconocimiento de la plurinacionalidad de España aparece en el mismo momento de su fundación. El partido siempre ha apostado por un estado federal que reconozca que España es una "nación de naciones", y así lo intentó con el Estatuto de Autonomía de 2006 que se aprobó bajo el mandato del socialista Pasqual Maragall con el primer tripartito. Con el procés iniciado, los socialistas catalanes hicieron una campaña a favor del federalismo como alternativa a la independencia y también a seguir siendo un estado autonómico. 

El PSC vio con preocupación la campaña tan dura contra el indepenentismo de Pedro Sánchez, aunque ahora sienten que tienen más protagonismo en esta cuestión y que al final sus ideas terminado por calar en Ferraz. De hecho, Miquel Iceta evitó con un telefonazo que el PSOE eliminara sus referencias al federalismo del programa electoral del 10N cuando se conoció el borrador del texto, algo que sí que se incluía en el del 28A. 

El gobierno de España todavía está por perfilar, y también el peso final que tendrá el PSC cuando se termine todo este proceso, aunque se espera cuota catalana como ya la hubo en el anterior Ejecutivo con Meritxell Batet y Josep Borrell. La investidura de Sánchez ha salido adelante por la mínima, y ahora viene el siguiente paso: La aprobación de los Presupuestos que den oxígeno suficiente al  PSOE para tirar adelante su coalición con Podemos.