Gobierno
Los ministros de Podemos mantendrán su escaño para blindarse ante posibles rupturas de Gobierno
Pablo Iglesias, Irene Montero, Yolanda Díaz y Alberto Garzón mantendrán su acta en el Congreso de los Diputados

A su llegada a Moncloa a mediados de 2018, Pedro Sánchez exigió exclusividad en las tareas de Gobierno a todos sus ministros, que renunciaron a su acta en el Congreso de los Diputados. Meritxel Batet, José Luis Ábalos y Margarita Robles dejaron su escaño para centrarse en sus respectivos ministerios. Una máxima que no se cumplirá con la entrada de Unidas Podemos en el Ejecutivo, ya que los dirigentes morados no tienen intención de renunciar a su ventana de visibilidad en el Parlamento ni así se lo ha exigido de momento el líder socialista. 

El motivo de esta exigencia por parte de Sánchez era asegurar el voto de todos los diputados socialistas y evitar que los Plenos y sus votaciones pudieran coincidir con actos de Gobierno. En esta legislatura los números se presentan aún más ajustados que en la anterior -la investidura salió por la mínima-, y los ministros de Unidas Podemos tendrán que lidiar con esta situación a base de voto telemático y de organización en la agenda ministerial, que suele contar con viajes internacionales y actos institucionales. En caso de que algún voto morado fallase por no estar presentes los ministros morados, las medidas impulsadas por los socios de Gobierno podrían verse comprometidas en el Congreso.

[El PSOE ata en corto a Podemos y desactiva su proyecto político: exige unidad de acción y podrá vetarle]

Este miércoles los grupos parlamentarios del PSOE y de Unidas Podemos sellaban un detallado acuerdo en el que se prometían lealtad institucional, máxima discreción en las negociaciones, y por el que los socios de Gobierno estaban obligados a rendir cuentas mutuamente en una mesa de seguimiento con mayoría socialista. El documento, que establecía un protocolo para dirimir las diferencias políticas entre ambas fuerzas, no recogía la exigencia del nuevo Gobierno a renunciar al escaño. 

Una ausencia que no es casual, según detallan fuentes del grupo parlamentario morado, que apuntan a que Sánchez no podrá exigir las mismas condiciones a los ministros de su partido que a los de su aliado de Gobierno, cuyo futuro está en último lugar en manos del presidente de Gobierno, que tiene la potestad para rediseñar su Consejo de Ministros en cualquier momento. 

Pablo Iglesias y Garzón.

Según confirman desde el grupo, uno de los principales objetivos de esta decisión es precisamente blindarse frente a una posible ruptura del Gobierno de coalición, una situación en la que su futuro político se vería fuertemente comprometido si no tuvieran presencia ni en el Gobierno ni en el Parlamento.

Si renunciaran a su acta de diputados, los ministros de Unidas Podemos quedarían a expensas de Pedro Sánchez 

Si renunciaran a su acta de diputados, los ministros de Unidas Podemos quedarían a expensas de Pedro Sánchez, algo especialmente peligroso teniendo en cuenta los fuertes giros discursivos y de estrategia habituales en el presidente. Desde octubre, Sánchez ha pasado de vetar a Iglesias en el Consejo de Ministros y asegurar que no dormiría tranquilo con él en el Gobierno a darle una vicepresidencia a las 48 horas de la repetición electoral. 

Así las cosas, los dos líderes de Podemos, la pareja formada por Pablo Iglesias (vicepresidencia segunda) e Irene Montero (Ministerio de Sanidad), mantendrán sus puestos en el Congreso aunque no llevarán el peso de la actividad parlamentaria. Harán lo propio el líder de IU, Alberto Garzón (Consumo) y la gallega Yolanda Díaz (Trabajo), mientras que el sociólogo Manuel Castells (Universidades) no ocupa cargo público alguno.