Investidura
EH Bildu agradece a Sánchez su "cambio de discurso" mientras ensalza a Otegui y critica al Rey
El partido abertzale recuerda al PSOE que "sin nuestros votos no habrá Gobierno" y Pedro Sánchez guarda silencio en su réplica para no comprometer sus apoyos

"Usted no puede formar un Gobierno sin las fuerzas soberanistas". La diputada de EH-Bildu, Mertxe Aizpurúa, recordó a Pedro Sánchez que "sin nuestros votos nohabrá Gobierno" durante la segunda sesión de investidura este domingo. El discurso de la dirigente abertzale 'incendió' la bancada de la derecha criticando al Rey, ensalzando a Otegui y asegurando que España es un Estado dictatorial. La presidenta del Congreso tuvo que calmar varias veces a los diputados del PP, Cs y de Vox; mientras los socialistas pedían que dejasen hablar a Aizpurua. 

La portavoz de EH Bildu cuestionó la democracia española y sacó pecho de la "tendencia democratizadora del soberanismo" como bálsamo para "acabar con la herencia del dictador", al tiempo en que contrapuso la democracia contra el "autoritarismo" del Estado. Algo que rebeló a la bancada de la oposición, que mientras intervenía Aizpurua gritaban desde sus escaños. "¡Nos mataban!", gritó Pablo Casado. "¡Asesina!", se llegó a oír en el Congreso. Una intervención muy bronca que terminó con el grito de la mayoría de los diputados de derecha levantados y gritando desde sus escaños: "¡Fuera, fuera!". 

La diputada del PP, Teresa Jiménez Becerril y el líder de Vox, Santiago Abascal abadonaron el hemiciclo cuando intervino la portavoz de Bildu 

La formación heredera de ETA dio su 'bendición' al candidato socialista a la Presidencia y le agradecen su cambio discursivo respecto a verano. "Señor Sánchez, en su discurso observamos un cambio de actitud tanto en contenidos como en forma respecto al que pronunció en julio", advirtió Azpurua. "Ayer habló de dejar atrás la deriva judicial y de la naturaleza política de los conflictos territoriales, y habló de que la ley por sí sola no basta". 

Eh Bildu admite a Sánchez que "compartimos gran parte de sus reflexiones" pero amenaza: "Mediremos las decisiones, no las intenciones"

"Compartimos gran parte de sus reflexiones", zanjó la dirigente abertzale, que aprovechó para lanzar una amenaza velada a un Sánchez debilitado, al que no puede fallarle ni un voto ante lo ajustado de la votación -167 síes frente al 165 noes-. "Esperamos que las buenas palabras se traduzcan en hechos, porque mediremos las decisiones que se adopten, no las intenciones". 

"Con nuestra abstención abrimos una ventana de oportunidad y al mismo tiempo seremos exigentes; o se aborda una agenda democratizadora real o no daremos nuestro apoyo", afirmó Aizpurua. También se vivieron momentos de tensión en el Hemiciclo cuando la formación vasca criticó el discurso que el Rey Felipe VI pronunció en octubre de 2017 asegurando que impulsó una "contrarreforma autoritaria".

La diputada continuó exaltando la figura de Arnaldo Otegui y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tuvo que interrumpir los gritos de PP, Vox y Ciudadanos para pedir calma a la bancada, que gritaba "terrorista" y "pide perdón". "¡Condena los asesinatos!", se podía escuchar.  

La diputada del PP, Teresa Jiménez Becerrill, familiar de víctima de ETA, se ausentó del hemiciclo cuando habló Aizpurua y el líder de Vox, Santiago Abascal, acompañó a las víctimas de ETA Francisco José Alcaraz y a Antonio Salvá, padre del último asesinado por la banda en 2009, fuera del hemiciclo para que no escucharan el discurso de la portavoz de Bildu. Mientras, Adolfo Suárez Illana, hijo del ex presidente, dio la espalda a la portavoz de Bildu durante su intervención.

El silencio de Sánchez

Después de la polémica intervención, que generó gran tensión en el Hemiciclo, subió Pedro Sánchez en la tribuna para su réplica y evitó responder, si quiera referirse, a las afirmaciones de EH Bildu. Después de hablar de geopolítica, de la Unión Europea y del Gobierno progresista que defiende, el candidato aterrizó sobre una de las pocas referencias al discurso vasco pidiendo a la derecha no diferenciar entre "vascos buenos y vascos malos".

El estatuto vasco, según Sánchez, tiene "acierto de ser conscientes de que la sociedad vasca es una sociedad plural y no se puede diferenciar entre cuales son los vascos buenos y malos en función de su afinidad o alineamiento con los sentimientos nacionales que puedan tener las distintas fuerzas políticas".

 [Las primeras medidas del nuevo Gobierno: SMI, pensiones, sueldo de los funcionarios... y "una sorpresa"

 La debilidad del candidato fue manifiesta en su réplica, y se hizo evidente la falta de riesgos que asumió Sánchez en su intervención: evitó cuestionar ninguno de los puntos del discurso abertzale para no comprometer sus ajustados votos del martes. Tampoco hizo alusión alguna a las críticas de EH Bildu a la democracia y al Jefe del Estado ni salió en defensa de estas instituciones. Algo que sublevó aún más a la bancada de la oposición, que le reprochó su indiferencia. 

La oposición se revuelve contra Sánchez

El líder del PP, Pablo Casado, pidió la palabra apelando al artículo 103 que obliga a la Presidencia a imponer el orden cuando se falta a las instituciones tras las críticas de la abertzale a la democracia española y al Rey, además de pedir respeto para las víctimas del terrorismo. Tanto él como el diputado de Ciudadanos, Edmundo Bal, pidieron que se retractase y se eliminaran sus palabras del diario de sesiones.

"Hemos esperado a que el candidato a la Presidencia defienda al jefe del Estado que le ha encargado formar Gobierno", aseguró el dirigente naranja, que exigió sin éxito retractarse a la abertzale. Tras estas peticiones, la bancada de PP, Cs y Vox vocearon en el Congreso la proclama "Libertad", repetida durante las manifestaciones contra los asesinatos de ETA.

La presidenta Batet volvió a salir en defensa de la "libetad de expresión": "Hubo otras épocas en este país donde no se permitía las críticas al Gobierno ni a otras autoridades del Estado. Por suerte esas épocas han pasado" 

Después del turno de EH-Bildu, continuarán los los representantes del grupo mixto, integrado por la CUP, Navarra Suma y Foro y cerrará el debate, esta vez en apoyo del candidato, la portavoz del PSOE, Adriana Lastra. Antes del inicio del debate y en los pasillos del Congreso, diputados del PP, Vox y Cs, han asegurado que no pierden la esperanza de que finalmente se frustre la investidura y que algún diputado del PSOE rompa la disciplina de voto.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.