Salud
Protonterapia: llega a España la radioterapia más precisa contra el cáncer
El cáncer representa ya una de cada cuatro (26,4%) defunciones registradas en nuestro país, y sólo en 2018 se produjeron 112.714 fallecimientos por este motivo

El cáncer sigue siendo una de las enfermedades más temidas. Los avances en el diagnóstico y tratamiento han logrado que las tasas de curación hayan mejorado en la mayor parte de tumores, pero aún así las cifras siguen siendo contundentes. La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) calculaba a primeros de 2019 que a lo largo del año se diagnosticarían 277.234 nuevos casos, un 12 por ciento más que en 2015. Además, el Instituto Nacional de Estadística (INE) registró en 2018 un total de 112.714 fallecimientos por cáncer, convirtiéndose en la segunda causa de muerte en España únicamente por detrás de las enfermedades del sistema circulatorio, representando ya una de cada cuatro (26,4%) defunciones registradas en nuestro país.

No obstante, la Medicina sigue cercando al cáncer y poco a poco van llegando a la sanidad española nuevas herramientas para combatir la aparición de diferentes tumores. La última de ellas, que no la más nueva, es la protonterapia, una técnica de radioterapia avanzada que ofrece más eficacia y menos efectos secundarios que la convencional. Aunque acumula ya más de medio siglo de historia (la primera unidad de terapia de protones fue instalada en Estados Unidos a finales de 1950), su compleja instalación y manejo hace que hasta el momento solo haya medio centenar de centros en todo el mundo preparados para ofrecerla. En nuestro país, el Grupo Quirónsalud ha sido el encargado de poner a disposición de los pacientes con cáncer esta novedosa tecnología por primera vez en España, gracias al Centro específico que ha construido en Pozuelo de Alarcón (Madrid).

La instalación cuenta con el aval del Consejo de Seguridad Nuclear y el centro está abierto a todo tipo de pacientes, tanto de la sanidad privada como de la pública, que ya no tendrán que desplazarse a otros países cuando los profesionales determinen que son candidatos a ser tratados con protones. "Es un privilegio poder disponer de este recurso en España, de cara a ofrecer la mejor opción terapéutica a nuestros pacientes", señala el Dr. Raymond Miralbell, director médico del Centro de Protonterapia de Quirónsalud, que acumula una dilatada experiencia en este campo ya que ha trabajado con terapia de protones en varios centros de Suiza.

La principal novedad que aporta este tratamiento, según este experto, es un potente haz de protones que "esculpe el tumor sin necesidad de dañar el tejido sano que hay alrededor". Puede estar indicada frente a diferentes tipos de cáncer, como tumores detectados en los ojos y el cerebro, tumores cercanos al tronco cerebral, médula espinal u otros órganos vitales, cáncer de cabeza y cuello, cánceres recurrentes y cánceres pediátricos.

Además, gracias a las propiedades físicas de los protones, aplicados en dosis específicas, es posible actuar con precisión en el interior de los tejidos diana, logrando de esta forma una mayor actividad antitumoral y un menor daño sobre el tejido sano adyacente. "Este tipo de técnicas pueden producir una alta energía compacta y también una alta intensidad del haz que, al ser continuo, facilita las cosas a la hora de hacer una distribución en el espacio bien adaptada y ceñirse a la forma del tumor", ha añadido el Dr. Alejandro Mazal, jefe físico del Centro de Protonterapia de Quirónsalud.

Tecnología desarrollada en Europa

La aparatología de terapia de protones de Quirónsalud, denominada Proteus One, es un sistema único y compacto de tratamiento que ha sido desarrollada en Europa y, a diferencia de otros sistemas de terapia de protones, reúne en una única sala multifuncional toda la tecnología necesaria para el tratamiento de la PTR en un centro oncológico. Este equipamiento incorpora un sistema de escaneado del tumor para facilitar al médico la aplicación de la dosis más adecuada en cada área a tratar, y cuenta con los sistemas más avanzados para la toma de imágenes. Gracias al giro de la máquina, el sistema de posicionamiento del paciente y la versatilidad de movimientos de la camilla de tratamiento, el paciente puede recibir el haz de protones desde cualquier ángulo, lo que permite la máxima precisión en el tratamiento de los tumores.

Pero no hay tecnología realmente eficaz si no está en las mejores manos. Por ello, Quirónsalud ha conformado un equipo de profesionales referentes en la materia dispuestos a aceptar el desafío de poner en marcha un proyecto de tanto calado. Así, además de con los Dres. Miralbell y Mazal, el centro cuenta con la Dra. Carme Ares como jefa de Oncología Radioterápica, al que pasa a formar parte tras una larga experiencia en el uso de este tratamiento en Suiza (Centro de Protonterapia del Paul Scherrer Institute en Villigen) y Países Bajos (ZON-PTC de la MAASTRO Clinic en Maastricht). "

"La protonterapia es especialmente útil en tumores que requieren dosis altas para ser controlados y están localizados cerca de estructuras u órganos muy sensibles a la radiación. O en tumores pediátricos, ya que los órganos están todavía en desarrollo y son todavía más sensibles, por lo que es aún más importante poder evitar irradiar el tejido sano", sentencia esta especialista.