EEUU
La detención de un ex secretario de seguridad de México pone el alerta a los ex funcionarios de Obama
El equipo del anterior presidente estadounidense podría quedar fuertemente comprometido por lo que pueda desvelar el ex alto cargo mexicano

La detención del ex secretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna, a las afueras de Dallas (Texas) comienza a generar zozobra en ciertos sectores del Partido Demócrata, concretamente en los ligados a la administración de Barack Obama.

Y es que García Luna, fue 'superministro' del ex presidente mexicano Felipe Calderón y durante su etapa en el Gobierno mantuvo contacto directo con figuras de la talla de Leo Panetta y David Petraeus (ex jefes de la CIA), James Clapper (inteligencia nacional) o Janet Napolitano (Seguridad interna).

[La detención en Estados Unidos del arquitecto de la guerra al narco conmociona a México]

Según señalan a LPO fuentes del Capitolio, todo este grupo de ex funcionarios ha comenzado a asesorarse legalmente ante lo que pueda destapar García Luna en el juzgado de Brooklyn.

El ex jefe de la CIE Petraeus ya habría contactado con Sullivan Cromwell, uno de los despachos más poderosos en el derecho penal neoyorkino, al tiempo que Napolitano se estaría asesorando con Cleary Gotliebb. Un escenario que da cuenta de la situación en el interior de la política estadounidense.

Se da la circunstancia de que en el entorno de Donald Trump, todos estos funcionarios de la gestión Obama han sido señalados como los generadores de las filtraciones a los medios que salpican a la administración Trump. El llamado "deep-state" contra el que el presidente estadounidense suele desquitarse en sus madrugadas de Twitter.

El capítulo más reciente de esta confrontación es la trama ucraniana, que detonó en el corazón mismo de los servicios de inteligencia y que tiene a Trump como protagonista de un juicio político iniciado por los demócratas en el Congreso.

Este asunto estuvo sobre la mesa en una reunión revelada por el portal Politico la semana pasada. En ella Pat Cipollone, consejero jurídico de la Casa Blanca, explicó a los principales senadores republicanos cuál será la estrategia para la defensa del presidente. Cipollone no es ajeno a la actualidad mexicana: fue quien situó a Christopher Landau  al frente de la embajada de EEUU en México, frente al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Este panorama alienta la tesis de que García Luna puede ser de utilidad a la Casa Blanca para descargar munición gruesa contra los ex funcionarios de Obama que fueron, por cierto, quienes lo encumbraron desde EEUU.