Edmundo Bal
"Estamos ante la mayor humillación posible a la Abogacía del Estado"
El diputado de Ciudadanos y ex abogado del Estado asegura que Junqueras perdió la condición de eurodiputado cuando fue condenado por el Supremo. Dice que él no hubiera firmado el escrito de la Abogacía

El 21 de noviembre de 2018 la ministra de Justicia, Dolores Delgado, destituyó al abogado del Estado, jefe del Departamento Penal de la Abogacía y responsable de acusación del procés, Edmundo Bal, después de que se negara a firmar el escrito de acusación a los líderes independentistas por no incluir el delito de rebelión.

Trece meses después, el hoy diputado de Ciudadanos en el Congreso ha visto cómo su sustituta en la Abogacía, Rosa María Seoane, firmaba el escrito en el que solicita al Tribunal Supremo permitir a Oriol Junqueras ejercer como eurodiputado hasta que se suspenda su inmunidad. El "guiño" que esperaba ERC para desbloquear la investidura de Pedro Sánchez.

Un escenario que guarda ciertos paralelismos con su situación, según advierte. Si por entonces al Gobierno le interesaba utilizar su firma porque, al ser un cargo técnico y no una designación partidista,  "así parecía que no había ningún tipo de presión política". Una técnica que se ha vuelto a firmar en el escrito sobre Junqueras, que no estuvo firmado por Consuelo Castro, la abogada del Estado, sino por Seoane, jefa del Departamento Penal.

¿Qué le ha parecido el escrito de la Abogacía del Estado?

Se trata de un escrito largo de 16 folios en donde se entremezclan, digamos, una fundamentación que se basa mucho en sentencias anteriores del propio Tribunal de Justicia de la Unión Europea, pero que en el fondo lo que viene a decir es simplemente que la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea debe tener efectos prácticos en nuestro ordenamiento jurídico. 

No discrimina en absoluto que esa sentencia lo que resolvía era una cuestión relativa a la prisión provisional y ahora Oriol Junqueras se encuentra en una situación de prisión definitiva. Y claro, cuando simplemente dices que esa sentencia reconoce el derecho a la inmunidad en una fecha determinada, pero no analizas lo que ha pasado después, pues es automática.

Entonces, ¿debe recoger Junqueras su acta de eurodiputado?

"Tiene inmunidad, es eurodiputado y por lo tanto tenemos que ponerlo en libertad". Es lo que dice casi literalmente el escrito de alegaciones, al efecto de que acuda a la Junta Electoral Central a prestar juramento o promesa, y al Parlamento Europeo a cumplimentar los requisitos administrativos para adquirir su condición de diputado. El escrito de alegaciones de la Abogacía del Estado llega a la conclusión, en mi opinión absolutamente errónea, de que hoy, ahora mismo, en prisión, Oriol Junqueras es eurodiputado. Sin embargo, en mi opinión, estando hoy en prisión, Oriol Junqueras no es eurodiputado.

Para usted, ¿ya no tiene la condición de eurodiputado?

Ha perdido la condición de eurodiputado, dice el escrito. Oriol Junqueras adquirió tal condición el 14 de junio con la publicación en el Boletín Oficial del Estado del resultado de las elecciones al Parlamento Europeo. Y esto sí es una conclusión acertada de lo que dice la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea: adquirió la condición de diputado, pero en el pasado, claro. Lo que sucede es que después la perdió. Cuando la sentencia quedó firme, tanto por la aplicación de la pena de inhabilitación como por el hecho de la condena a la privación de libertad, perdió la condición de eurodiputado. 

Es decir: la única consecuencia que tiene la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea es que reconoce esa condición de eurodiputado del señor Junqueras desde el día 14 de junio hasta el día 14 de octubre, cuando quedó firme la sentencia del Tribunal Supremo con la simple notificación. Y eso es la única consecuencia que tiene. Esta segunda parte, lo que implica la sentencia condenatoria y el hecho de que la condena sea firme y que la prisión sea definitiva, es algo que obvia por completo el escrito de la Abogacía del Estado. Y, por lo tanto, yo creo que se equivoca absolutamente.

Por tanto, apoya la tesis de la Fiscalía, que apuntaba a que la inmunidad ya caducó... 

Creo que están acertados en este sentido los fiscales. Precisamente en este mismo análisis, cuando dicen que el supuesto de hecho que analiza la sentencia del Tribunal de Justicia la Unión Europea ya no se da, porque ya no hay prisión provisional, sino prisión definitiva.

Más allá de los razonamientos jurídicos, ¿le parece que el escrito de la Abogacía es un guiño a ERC?

Este proceso ha sido, en mi opinión, absolutamente ordinario, absolutamente público por parte de Esquerra Republicana. Lo que se ha planteado es una operación en la que el Partido Socialista, y también los ciudadanos, visualizaran de una forma clara que quien mandaba en este proceso era ERC. 

Este proceso ha sido absolutamente ordinario; han conseguido que una institución del Estado quede al servicio de ERC y PSOE. Una vergüenza

Todo esto se podía haber hecho en secreto, como han negociado con Esquerra a puerta cerrada. Pero no lo han hecho así, sino que Esquerra Republicana ha salido a los periódicos y ha dicho que quería un guiño del Gobierno a través de la Abogacía del Estado. Por lo tanto, la manipulación política es algo indiscutible. Han conseguido que una institución del Estado que sirve a los ciudadanos españoles quede al servicio de Esquerra Republicana de Catalunya y del Partido Socialista Obrero Español. Una vergüenza.

¿Y qué opina de la supuesta filtración del escrito a ERC? ¿Puede ser constitutiva de delito?

Lo ha dicho usted. Puede ser constitutiva de delito. Pero vayamos a cómo se ha desarrollado el proceso. Primero, los fiscales presentan su escrito, en mi opinión, muy correcto. Después, la Abogacía del Estado se demora en la presentación. Entre medias, Ciudadanos y el Partido Popular le piden a la Junta Electoral Central que le quite el acta de diputado a Oriol Junqueras por virtud de lo que acabamos de hablar hace un momento. 

Y ayer nos encontramos ya con la más absoluta desfachatez: según lo publicado, Adriana Lastra ha comentado este escrito de la Abogacía del Estado con Esquerra Republicana de Catalunya, que dice que le parece aceptable. El presidente de ERC está en la cárcel como consecuencia de este procedimiento. Estamos en medio de un proceso penal en donde la parte acusadora está negociando su escrito con la parte que está en la cárcel. Es absolutamente inconcebible. Estamos ante la mayor humillación a la que se puede someter a la Abogacía del Estado.

Se habla de presiones del Gobierno a la Abogacía del Estado. Usted ha sido abogado del Estado: ¿ha sufrido alguna vez cualquier tipo de presión por parte del Ejecutivo?

No, nunca, nunca he vivido una situación como ésta. Yo llevo 26 años de abogado del Estado, 16 años seguidos como jefe del departamento de penal, y creo que haciéndolo bien, porque tampoco he dado ninguna noticia en prensa que fuera desfavorable para la Abogacía del Estado ni nada parecido. Y he consultado además con compañeros que son mayores que yo, que están en activo, y con otros ya jubilados que tienen mucha experiencia. Me dicen que nunca había pasado una cosa como esta.

¿Cómo interpreta que quien haya firmado ese escrito haya sido de hecho, su sustituta en la Abogacía del Estado, Rosa María Seoane, y no Consuelo Castro, la abogada general? 

Bueno, al Gobierno le viene bien, porque todos los medios de comunicación le están acusando de estar presionando a la Abogacía del Estado. Probablemente escucharemos ahora al Gobierno diciendo que esto lo ha firmado un técnico y que y que el Gobierno no ha tenido ningún tipo de intromisión política en esta historia. 

Lo mismo pasó en mi caso: al Gobierno le venía muy bien que fuera yo quien firmara el escrito, porque así parecía que no había ningún tipo de presión política

Lo mismo que pasó también en mi caso: al Gobierno le venía muy bien que fuera yo el que firmara el escrito, porque de esa forma parecía que no había ningún tipo de presión política. Tengamos en cuenta que la abogada general del Estado es un cargo de designación política, forma parte del Gobierno, tiene el rango de subsecretaria y es nombrada por Real Decreto del Consejo de Ministros, con lo cual queda claro que si firma la abogada general del Estado es como si estuviera firmando prácticamente Pedro Sánchez o Carmen Calvo.

Entonces, ¿era previsible que lo firmara Seoane? 

 Claro, claro. Al Gobierno esto le viene bien, tiene una excusa buena. Tiene una forma, digamos, de defenderse con respecto al criterio de la idea, a la opinión de que ha habido intromisiones políticas en el trabajo de la Abogacía del Estado. 

Cuando usted fue cesado, ¿vio venir todo lo que ha pasado después?

No, en absoluto. En este tiempo se ha producido tal cantidad de sucesos imprevisibles que hacen imposible poder prever que esto iba a terminar. Yo, de todas formas, como comprenderá, estoy triste porque he trabajado mucho con la Abogacía del Estado y me he dejado la piel trabajando para la Abogacía del Estado. 

Si no me hubiesen cesado hace un año hubiera sido hoy, porque yo no hubiera firmado el escrito que ha firmado Seoane. Habría peleado y le habría dicho a la Abogada del Estado que tenía que firmarlo

Hoy nos han arrastrado el nombre y la fama más que centenaria por el barro. He pensado mucho en todo esto que ha pasado y, si no me hubieran cesado hace un año, hubiera sido hoy, porque yo no hubiera firmado el escrito que ha firmado Rosa Seoane. Habría peleado, y le habría dicho a la abogada general del Estado que era ella la que tenía que firmarlo.

Si se consuma la abstención de ERC tras el informe de la Abogacía y se pone en marcha la legislatura, ¿qué papel va a jugar Ciudadanos?

Éste va a ser un gobierno no solamente apoyado con la abstención de Esquerra Republicana de Catalunya. Va a ser un gobierno que se apoya en los populistas de Podemos, donde se da una mezclan comunistas, anarquistas, antisistemas, anticapitalistas... Una amalgama de movimientos que no son precisamente constructivos para el país, para España. A ello, además, hay que sumarle el pacto de Pedro Sánchez con el PNV, que se traducirá en menos igualdad entre todos los ciudadanos españoles. Más dinero para ellos, que probablemente impedirá que se regenere el Mar Menor en Murcia, que Extremadura tenga el tren que merece... 

Ante todo eso, Ciudadanos va a pelear. Nosotros hemos ofrecido hasta el último minuto la vía 221 con el Partido Popular, Ciudadanos y el Partido Socialista. Podíamos haber luchado contra la desaceleración económica. Podíamos haber hecho todo lo que hubiera hecho falta hacer en materia de consenso y de pactos de Estado. Y Pedro Sánchez no ha querido hacer esto, que era el futuro de este país. Bueno, pues ahora tendremos que hacerle ver a Pedro Sánchez, que se ha equivocado. Ciudadanos va a seguir con su sentido de Estado, con el ofrecimiento de pactos de Estado en las materias que realmente importan en educación, en terrorismo, en despoblación, en inmigración, en sanidad, en justicia, en esos temas que de verdad preocupan a los españoles y que al Partido Socialista parece que no le preocupan nada.

¿No hubiera sido mejor alcanzar un acuerdo con el PSOE tras las generales de abril y garantizar un gobierno estable apoyado por los 180 diputados que sumaban ustedes con los socialistas? ¿Quién tuvo la culpa de que eso no saliera?

Me han hecho esta pregunta también otras veces, como es obvio. Los abogados tenemos una cualidad para poder ganar juicios, que es la empatía. Nos ponemos en el lugar del otro abogado y pensamos que es lo que el otro abogado nos va a decir a nosotros para ganarnos. Si yo hubiera sido Pedro Sánchez, hubiera puesto un papel encima de la mesa a Ciudadanos y le hubiera dicho que nuestros programas políticos coinciden en varios puntos. No lo hizo, no ofreció nada. 

Nos pedía que nos abstuviéramos gratis, sin negociar, sin ningún acuerdo, sin ningún pacto, diciéndonos que nosotros teníamos que defraudar a nuestros votantes, porque cuando antes decíamos una cosa, ahora teníamos que decir otra. Al final, sus cálculos le salieron mal y ahora la necesidad le ha apretado, ha vuelto a dejar de mirar a Ciudadanos y al Partido Popular y ha seguido mirando a los separatistas y a los populistas.

La repetición electoral ha dejado a Cs con 10 escaños. El PSOE usa esa cifra para afirmar que ustedes no son necesarios, que les bastaría sumar con el PP 211 diputados. ¿Qué responde a eso? 

 Partido Socialista y Partido Popular suman exactamente 209. Tendría que contar con Navarra Suma o con nosotros para grandes reformas, como la de la propia Constitución, en las que se necesitan mayorías de dos tercios de la Cámara. Está, por ejemplo, el tema de la reelección de la selección de los magistrados del Tribunal Constitucional. Podríamos haber llegado a este acuerdo también con el PSOE y el PP para elegir a los mejores posibles. También para cambiar la Ley Orgánica del Poder Judicial y elegir a los miembros del Consejo General del Poder Judicial a través de un sistema de meritocracia, y no de afinidad política. Y esto no lo quiere Pedro Sánchez.

Si a lo largo de la legislatura Sánchez cambia de opinión y busca nuevos socios, ¿Ciudadanos le tenderá la mano para recuperar la vía 221?

Bueno, yo creo que tal como están las cosas, primero el Partido Popular tiene que abandonar el "no es no". Tiene que darse cuenta de que la mayor parte de sus votantes quieren España, quieren que Pedro Sánchez nos mire, y yo creo que ahí necesariamente, si nos sentamos, van a tener que decir que sí a un acuerdo tan razonable. Para ello, eso sí, Sánchez tiene que estar dispuesto a escucharnos... 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.