Investidura
Los eurodiputados del PSOE defienden en Bruselas la imagen del partido tras el pacto con ERC
Un diputado europeo reconoce que "han sido unos meses muy duros" y "se ha hecho mucha pedagogía que no se ha visto en España" para explicar los contactos con ERC

"Han sido unos meses muy duros", reconoce a LPO un eurodiputado del PSOE desde Bruselas. La visión sobre la causa independentista está cambiando en algunos círculos y es difícil explicar en el Parlamento Europeo y a la opinión pública el giro dado por Pedro Sánchez tras las negociaciones con ERC y el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

De la noche a la mañana, los eurodiputados socialistas se vieron preguntados por parlamentarios de otras formaciones sobre la elección de socios de Sánchez para sacar adelante la investidura. Después de renegar de los independentistas durante toda la campaña electoral y de lanzar campañas desde el Gobierno contra el relato soberanista, el presidente del Gobierno en funciones tendió la mano a Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) horas después de las elecciones. Enseguida comenzaron unas negociaciones, sin luces ni taquígrafos a partir del tercer encuentro, que han cristalizado en un acuerdo aún desconocido, salvando algunos puntos como el referéndum en Cataluña sobre la "mesa de Gobiernos". 

En determinados grupos del Parlamento Europeo no se entendía que los socialistas pasaran de desacreditar el mensaje separatista a negociar con ellos el Gobierno

En determinados grupos del Parlamento Europeo no se entendía que los socialistas pasaran de desacreditar el mensaje separatista e impedir que dieran charlas en las instituciones europeas, a negociar con ellos para sacar el Gobierno adelante. "Se ha hecho mucha pedagogía que no se ha visto en España", recalca este eurodiputado. Los de Sánchez llenaron su agenda en Bruselas de coloquios y en cenáculos, muchos de ellos privados, se han encargado de explicar bien a sus socios europeos los motivos de negociar la investidura con ERC. Unos encuentros que se siguen manteniendo, con excepción del parón en estas semanas entre Nochebuena y Reyes.

 [ERC aceptaría un "término medio" de la Abogacía para facilitar la investidura de Sánchez]

Sin duda, el varapalo en la imagen de España llegó con el fallo del TJUE. El Alto Tribunal sentenció que Oriol Junqueras tendría que haber sido eurodiputado y, por lo tanto, haber gozado de todas las prerrogativas que acompañan al cargo -esto incluye la inmunidad-. A partir del 13 de enero, los altos cargos comunitarios que se negaban a recibir a Carles Puigdemont, Toni Comín y a Oriol Junqueras podrán darles la bienvenida al Parlamento Europeo, si la Justicia no se opone a ello. Esto cambia el tablero político en Europa y, en concreto, para España y en La Moncloa son conscientes de ello. 

Una eurodiputada del PSOE pierde los nervios 

Los medios internacionales han dado cuenta del "nerviosismo" de algunos eurodiputados del PSOE en Bruselas y desde el partido temen que el 'asunto Puigdemont' les vuelva a pasar factura. El diario francés 'Libération' relató cómo la eurodiputada socialista Iratxe García perdió los nervios al intentar evitar que el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, se pronunciara sobre la sentencia del TJUE hasta después de fiestas. 

El asunto de Puigdemont estaba enterrado y nadie le hacía caso, señala un eurodiputado

Según el periodista Jean Quatremer, ambos europarlamentarios discutieron el asunto en una habitación privada del Hemiciclo en Estrasburgo y García, al ver que Sassoli no posponía su pronunciamiento en el pleno, le gritó: "No puedes hacerle eso a España, ¿te das cuenta de lo que vas a hacer?" para, acto seguido, arrojar sus papeles al suelo. Fuentes consultadas en la Eurocámara tachan los hechos contados por Sassoli de "exagerados". Un eurodiputado añade que "se trata de un tema delicado" y reconoce que el 'asunto Puigdemont' "estaba enterrado y nadie le hacía caso". Ahora temen que el discurso del ex presidente de la Generalitat deteriore las instituciones españolas en Europa. 

A la espera de las próximas directrices

Los socialistas europeos permanecen a la espera de las próximas directrices acordadas desde Madrid en coordinación con Bruselas. Los pasillos de la Eurocámara son un hervidero de preguntas y comentarios a los parlamentarios españoles acerca de los siguientes escenarios donde, los socialistas podrían verse envueltos en la votación de un suplicatorio para retirar la inmunidad a Puigdemont y Comín

El propio juez Llarena podría pedir a la Eurocámara suspender la inmunidad de Puigdemont y Comín, si así lo considera, enviando un suplicatorio al presidente Sassoli. Los dirigentes independentistas tendrían el derecho a defenderse y a presentar todos los documentos y pruebas que considerasen ante la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo. 

La comisión de Justicia será la que estime o desestime el suplicatorio trasladando, en caso afirmativo, la decisión final a la aprobación por mayoría simple del Parlamento Europeo. Ello implica que los eurodiputados socialistas tendrían que votar a favor o en contra de retirarles la inmunidad. Una postura difícil si continúan las negociaciones para formar Gobierno, ya que podría condicionar el 'no' de los independentistas a la investidura de Sánchez. 

Preguntada al respecto, la ministra portavoz Isabel Celàa aseguró que "ya veremos. El Grupo Socialista no tiene criterio ahora para afirmar una cosa, ni la contraria", zanjó. Según las fuentes consultadas, el proceso "podría llevar meses", mientras Puigdemont podría dar alas internacionalizando, de nuevo, la crisis catalana. Los eurodiputados del PSOE siguen defendiendo la imagen del partido en Bruselas a la espera de que Sánchez forme Gobierno.