Formación de Gobierno
Irene Lozano pierde opciones como ministra de Exteriores por el veto de ERC
La secretaria de Estado de la España Global ha sido muy crítica con el proceso independentista. El pulso de Iglesias con el gabinete de Presidencia de Sánchez también perjudica a Albares

La creación de una "mesa de diálogo" entre el Gobierno y el Govern y la libertad de Oriol Junqueras son las principales reivindicaciones de ERC para abstenerse en la votación de investidura y permitir, de esta forma, la reelección de Pedro Sánchez. No obstante, los republicanos han dejado caer, en sus conversaciones con los socialistas, otras exigencias.

[ERC aceptaría un "término medio" de la Abogacía para facilitar la investidura de Sánchez

Así lo aseguran a LPO altos cargos del Gobierno, que acusan a Esquerra de "querer inmiscuirse", incluso, en la formación del futuro Consejo de Ministros. En la anterior legislatura, su principal enemigo fue Josep Borrell, "y Moncloa le envió a Bruselas". Ahora, "también quieren influir" en este ministerio, de los considerados "de Estado".

Con la elección de Borrell como Alto Representante de la UE, la cartera está siendo gestionada por Margarita Robles hasta la formación del nuevo Gobierno. No obstante, desde hace ya varios meses, cuando se conoció la candidatura del ex ministro a la Comisión Europea, en Moncloa se manejan varios nombres para ponerse al frente de Exteriores.

Uno de los que ha sonado con más fuerza en todo este tiempo es el de Irene Lozano. La actual secretaria de Estado de la España Globlal es de la plena confianza de Pedro Sánchez, que volvió a contactar con ella en junio de 2018, cuando fue investido tras la moción de censura contra Rajoy.

Desde entonces, la proyección internacional de Lozano no ha hecho más que crecer, y ya es conocida por importantes mandatarios europeos. Además, el lanzamiento, hace más de tres meses, del informe de la secretaría de Estado sobre el procés en Cataluña le ha abierto las puertas de varios e importantes foros extranjeros.

Ese informe, sin embargo, se ha convertido en un problema para Lozano. En ‘La realidad sobre el proceso independentista' se desmiente, entre otras cosas, que el movimiento independentista sea pacífico, que Cataluña sea una nación, y que la ONU reconozca el derecho a la autodeterminación. Unas consignas que no gustan, en absoluto, en la Generalitat.

[La Generalitat contrarresta la campaña internacional de Sánchez y reparte dossieres a sus 'embajadores']

Dentro del Govern de Cataluña, es ERC la que ha tenido más información sobre las reacciones de este informe, al controlar, de la mano de Alfred Bosch, la consejería de Exteriores. Y, teniendo tan claro lo que afirma Lozano en las 72 páginas del dossier sobre Cataluña, los republicanos han dejado caer que no la quieren como ministra.

Desde Esquerra consideran que alguien que ha "atacado" tan duramente a Cataluña no debería estar al frente de Exteriores. Y, por eso, han aprovechado las conversaciones recientes con cargos del Gobierno y del PSOE para trasladar este sentir del partido.

Albares también pierde opciones

Las fuentes consultadas explican que la opinión de ERC sobre el titular de Exteriores no será, en ningún caso, "definitiva". Pese a ello, insisten en recordar que "Borrell tampoco les gustaba y acabó saliendo del Gobierno".

Reconocen, en ese sentido, que "las opiniones de los socios influyen". Y eso también resta opciones a otro de los cargos del actual Ejecutivo que, al igual que Lozano, ha sonado con fuerza para ministro de Exteriores a lo largo del año: José Manuel Albares.

El actual secretario general de asuntos internacionales del gabinete de Presidencia de Pedro Sánchez se ha convertido en una persona clave para el jefe del Ejecutivo. Impulsor de la amplísima agenda internacional del actual Gobierno, en Moncloa muchos apuestan por él como futuro ministro.

  [El 10N también definirá el pulso de poder entre Calvo y Redondo]   

Pablo Iglesias, sin embargo, tiene otra opinión. El líder de Podemos culpó al gabinete de Sánchez, liderado por Iván Redondo, de vetarle a él como ministro el pasado verano. Y, a pesar de que tras las elecciones del 10-N "las cosas han vuelto a su cauce", el futuro vicepresidente no ve con buenos ojos que un asesor de cabecera del presidente acabe en un gran ministerio de Estado.

La última palabra, no obstante, la tiene Sánchez: "Como jefe del Ejecutivo, le corresponde a él nombrar y cesar a los integrantes de su consejo de Ministros" y lo cierto es que tanto Lozano como Albares "se han ganado" su "total confianza". Pese a ello, recuerdan altos cargos gubernamentales, "él sabe que en esta ocasión no gobernará solo y tendrá que escuchar a sus socios".