Argentina
El nuevo gobierno argentino y el FMI mantendrán su primer encuentro oficial en "los próximos días"
"Hay buena comunicación", aseguran a LPO desde el gobierno de Alberto Fernández. El principal objetivo es que el organismo dé el visto bueno a la renegociación de la deuda.

El presidente Alberto Fernández confirmó en un encuentro con periodistas que el primer encuentro oficial del nuevo Gobierno argentino con el FMI se dará "en los próximos días", cuando arribe al país la comitiva encabezada por el venezolano Luis Cubeddu.

"Es lo que venimos diciendo. Que hay buena comunicación vía internet o telefónica. Que cuando sea necesario pasar a los mano a mano, se pasa", ratificaron a LPO desde Hacienda, donde aseguran que todavía no hay una fecha definida.

"Los minués con los organismos multilaterales siempre requieren de acercamientos mutuos y simétricos. Van a ser muchas las reuniones el año que viene, para ir encarrilando este lío heredado", agregaron.

La crisis de la deuda es una de las mayores preocupaciones que afronta el Gobierno peronista tras asumir el poder el 10 de diciembre de manos de Mauricio Macri, quien en su mandato acordó préstamos del FMI por 57.000 millones de dólares. En su primer discurso como presidente, Fernández aseguró que Argentina tiene voluntad de pagar la deuda pero "carece de capacidad" para hacerlo. Por ello, se espera una compleja negociación.

[Exclusiva: la propuesta de Wall Street a Argentina para renegociar la deuda

En Hacienda creen que no habrá un acuerdo a corto plazo, aunque sí se espera mayor velocidad con los bonistas privados debido a la urgencia de los vencimientos de deuda. Es por eso que el ministro de Economía, Martín Guzmán, aspira a cerrar la propuesta para el mes de marzo.

En consecuencia, más allá de la formalidad de concretar esta primera visita, el principal objetivo de la reunión con el FMI radica en la necesidad de conseguir su visto bueno respecto a la propuesta de pago que se les ofrecerá al resto de los acreedores.

Un apoyo del FMI le otorgaría una mayor credibilidad a la oferta oficial y podría derivar en un porcentaje de aceptación mucho más alto, aspecto fundamental para cerrar una renegociación exitosa.

Tras conocerse la noticia, el mercado celebró con una nueva baja del riesgo país del 1,9%, un salto en los ADRs en Wall Street de hasta el 9% comandado por los bancos y una suba de bonos que llegó al 8,2% en el caso del Dica.