México
López Obrador quiere que el Estado produzca el 70% de la energía de México
"Si en el sector privado no invierten y no producen energía eléctrica lo vamos a hacer nosotros", afirma el presidente. El Financial Times revela un plan para encarecer la inversión de las empresas

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, encargó un objetivo específico a Manuel Bartlett, el titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE): arrebatarle el control a los privados en la generación de energía eléctrica. Un plan que ya toma forma, de acuerdo con el Financial Times, quien revela una ruta para encarecer la inversión de otras empresas.

Desde el arranque de su Gobierno, López Obrador se propuso repartir el pastel: el 60% de la energía sería generada por el Estado y el 40% por los privados. Pero en la gira que este fin de semana llevó a cabo en centrales de la CFE por el país aseguró que la participación estatal podría incrementarse hasta un 70% en caso de que no haya inversiones.

"Si ellos no invierten y no producen energía eléctrica lo vamos a hacer nosotros. Si no invierte el sector privado lo vamos a hacer nosotros y puede que terminemos el sexenio con el 60 o 70% de la producción", dijo López Obrador.

Si ellos no invierten y no producen energía eléctrica lo vamos a hacer nosotros. Si no invierte el sector privado lo vamos a hacer nosotros y puede que terminemos el sexenio con el 60 o 70% de la producción

Antes recordó: "Se les dijo con claridad que cuando menos vamos a terminar con la misma proporción: 56% para la CFE y 44% para el sector privado. Vamos a competir, ellos tienen que invertir, tienen que abastecer de energía al mercado de acuerdo a la proporción de la demanda".

Estas palabras toman fuerza pues el mismo día el Financial Times reveló que la empresa estatal presidida por Bartlett ya desarrolla un plan que dificultaría la inversión de privados al incrementar sus costos.

[AMLO redobla defensa de Bartlett: "Él defiende los intereses del pueblo"

El periódico británico revela que tuvo acceso a una presentación de un plan que buscaría aumentar los costos de transmisión, los mismos en los que las compañías basan sus planes de inversión, por lo que incrementaría también el costo de algunos proyectos. Se trata de un proyecto que golpea a aquellas empresas que generan electricidad a partir de energías renovables.

Y es que el plan eliminaría contratos entre generadores de energía y clientes privados, revocaría permisos y levantaría barreras para la integración de energías renovables. La empresa eléctrica estatal sería quien decidiera sobre cómo se administra el mercado energético, dando preferencia a la generación privada de energía si está se distribuye en la red nacional.

Un ex funcionario de la industria, citado de manera anónima por el rotativo, afirmó que "de aprobarse, las medidas eliminarían los incentivos a la inversión y destruirían absolutamente el mercado (de la electricidad)".

El discurso público de López Obrador ha sido claro desde el principio en su afán de fortalecer a la CFE y lograr autosuficiencia energética, similar a lo que ocurre en la petrolera estatal Pemex. Desde los primeros días de este Gobierno el presidente se lanzó duramente contra los privados, aunque entonces revelaba que buscaría eliminar los subsidios.

[La producción de Pemex se derrumba en 2019

"Una cosa es comprarles energía y otra cosa es que, además, de comprarles energía, a precio de mercado, se les dé un subsidio. Eso no. Eso se va a terminar", lanzaba López Obrador hace un año desde Chiapas, también al lado de Bartlett, quien antes de este gobierno fue un duro combatiente de la reforma energética, una clave para entender el fuerte respaldo que da el presidente a pesar de las polémicas en torno al directivo.