Argentina
El Congreso argentino aprueba la ley de emergencia económica y entrega poderes especiales a Alberto Fernández
El flamante gobierno peronista consigue su primer triunfo legislativo, aunque la suspensión por 180 días de la ley que actualiza las pensiones genera controversia

El Congreso argentino aprobó el sábado la ley de emergencia económica y dio al flamante presidente Alberto Fernández su primer triunfo legislativo. El Senado sancionó la norma, considerada clave por la nueva Administración para hacer frente a la crisis social y económica que atraviesa el país, con 41 votos a favor, 23 en contra y una abstención. 

La sesión extraordinaria representó el debut de la ex presidenta Cristina Fernández (2007-2015), actual vicepresidenta del país, como titular del Senado. Un día antes, la Cámara de Diputados había dado luz verde a la iniciativa. 

La Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva declara la emergencia en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, de la previsión social, tarifaria, energética, sanitaria y social. Además, delega al Ejecutivo facultades especiales hasta el 31 de diciembre de 2020. La oposición cuestionó la entrega de "superpoderes" al Ejecutivo. 

La norma prevé, entre otros puntos, el congelamiento por 180 días de las tarifas de servicios públicos para su revisión y la suspensión del ajuste de las pensiones para reformular el sistema de jubilaciones. 

En un primer momento, las pensiones bajo regímenes especiales (diplomáticos y judiciales, entre otros) quedaron excluidas de este congelamiento. Pero ante la controversia generada, el presidente Fernández anunció en Twitter que buscará derogar las jubilaciones de privilegio en una sesión extraordinaria. 

En el Congreso hablan de un "error no forzado" del oficialismo con este asunto. La oposición aprovechó la situación para criticar al peronismo que limitaba los aumentos de pensiones a los ciudadanos de pie, mientras mantenía los privilegios para los poderosos. Según confiaron a LPO fuentes al tanto de lo ocurrido, la Casa Rosada pagó un costo político innecesario. 

Los impuestos que crea la ley

El texto incluye la creación de un impuesto denominado "país" (impuesto para una Argentina inclusiva y solidaria) que gravará con una tasa del 30 % la adquisición de divisas extranjeras para atesoramiento, la compra de pasajes y paquetes turísticos en dólares para viajar al exterior y los gastos que se hagan en moneda extranjera dentro y fuera del país.

Además, el Ejecutivo pretende aumentar otros impuestos y los derechos a las exportaciones de productos agrícolas, que se podrán incrementar hasta el 33 % en el caso de la soja, el principal cultivo de Argentina.

El senador oficialista Carlos Caserio afirmó en el debate que la ley permitirá "poner a la Argentina en movimiento" porque "la situación es realmente grave". 

"La pobreza llegó a 40.8%, prácticamente 17 millones de personas, una circunstancia que en un país como el nuestro no debería ser así. Y el 8,9% indigencia, con más de 4 millones de personas. Esta ley es para poner a la Argentina en movimiento", señaló el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda

El senador Esteban Bullrich, de la coalición Juntos por el Cambio ahora opositora, afirmó ante el pleno que este "es un día triste para la república". 

"Esto no es un proyecto nuevo. Los superpoderes, la delegación de facultades no es algo nuevo; ya me ha tocado a mí como opositor votar en contra de otras leyes de superpoderes. Es un día triste para mí, para nuestro bloque y para la República", se lamentó Bullrich.