PP
El PP hace ‘borrón y cuenta nueva' con Vox e inicia la ‘operación acercamiento'
El objetivo es superar los desencuentros de las últimas semanas tras la polémica por el reparto de los asientos de la Mesa y llegar a un acuerdo para los Presupuestos de Madrid y Murcia

El PP está condenado a entenderse con Vox, y en la dirección nacional del partido son plenamente conscientes de ello. Lo vivido hace dos semanas en la votación de los puestos para la Mesa del Congreso, en la que ambos partidos no se pusieron de acuerdo y permitieron a Unidas Podemos tener un tercer representante, ha sentado un preocupante precedente que no puede repetirse.

Sobre todo, teniendo en cuenta que en apenas unas semanas se deben sentar a negociar con Vox los Presupuestos autonómicos de Madrid y Murcia, después de alcanzar un acuerdo con los de Abascal en Andalucía y tener prácticamente blindadas las cuentas en Castilla y León, donde el voto de Vox no es imprescindible.

[El malestar entre PP y Vox podría pasar factura en los gobiernos de Madrid y Murcia]

Esta circunstancia tiene en alerta a los dirigentes del partido, que admiten "dificultades" en la relación con Vox en Madrid y están a la expectativa de la reacción de Santiago Abascal y su ejecutiva en Murcia, con la formación de una gestora controlada desde la capital después de la dimisión en bloque de la dirección regional.

Desde Génova 13, sin embargo, han decidido tomar cartas en el asunto y reconducir la relación con Vox. Según confirman a LPO desde la dirección nacional del PP, el objetivo del partido es hacer 'borrón y cuenta nueva' después de la polémica surgida a cuenta del reparto de la Mesa del Congreso y restablecer, cuanto antes, la "buena sintonía" existente hasta entonces.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, al que altos cargos populares señalan como el culpable del "fracaso de la Mesa", ya ha iniciado contactos con Vox, con el objetivo de que "no haya problemas" a la hora de ponerse de acuerdo para los Presupuestos de Madrid y Murcia.

El  número dos de Casado, de hecho, ha hablado ya con Javier Ortega Smith, con el que mantiene una "buena relación" desde hace un año, cuando ambos negociaron el apoyo de Vox al nuevo gobierno de Juan Manuel Moreno en la Junta de Andalucía. 

Ambos, explican desde el PP, "se entienden bien y se respetan". Y, con la conversación que los dos han mantenido esta semana, se da por cerrada la crisis abierta hace 15 días. Ahora, insisten dirigentes populares, "el siguiente paso es cerrar el apoyo de Vox a los Presupuestos de Madrid y Andalucía cuanto antes".

[Casado da por hecha la investidura de Sánchez y señala el Gobierno de Madrid como su principal contrapeso]

Una tarea que no se presenta sencilla. Vox ha demostrado ser un duro negociador y no se lo pondrá fácil al PP en las próximas semanas. Pese a ello, los populares se muestran optimistas: "Sería difícil para ellos rechazar una bajada de impuestos como la que queremos aplicar en ambas regiones". Además, "la presión popular, como pasó en Murcia cuando no invistieron a la primera a López Miras, también influye".

La tesis del PP es que Vox "presionará hasta el final, pero finalmente alcanzaremos un acuerdo". Algo que ya ha pasado, recuerdan, con los Presupuestos de Andalucía.