Pactos de Gobierno
Moncloa decide este martes si retrasa la investidura de Sánchez a finales de enero
En el PSOE van acomodando el discurso y se lo hacen saber a sus socios de investidura. "El desbloqueo depende de ERC. Ella (Lastra) quisiera que la investidura fuera antes, pero a lo mejor es después", desvelaron los líderes de Coalición Canaria (CC) y Nueva Canarias (NC), José Miguel Barragán y Román Rodríguez

Pedro Sánchez confía en ser investido presidente y esperará hasta enero si con ello lo consigue, tal como adelantó LPO. Este martes será un día clave para estructurar el calendario en función de una posible investidura. Los socialistas se reúnen con JxCat a las 16 horas; una hora después lo harán con ERC para seguir tanteando su apoyo, imprescindible en la aritmética de los socialistas para formar un Gobierno de coalición junto a Unidas Podemos. En La Moncloa ya no tienen prisa por investir a Sánchez. 

La ronda de consultas con el Rey no está oficialmente fijada y hasta que la presidenta del Congreso no reciba la propuesta de candidato a la Presidencia del Gobierno por parte del monarca, el reloj de la democracia no se pondrá en marcha. "No iremos a una investidura fallida", recalcó la ministra portavoz Isabel Celaá en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes. 

Lastra quisiera que la investidura fuera antes, pero a lo mejor es después 

En el PSOE van acomodando el discurso y se lo hacen saber a sus socios de investidura. "El desbloqueo depende de ERC. Ella (Adriana Lastra) quisiera que la investidura fuera antes, pero a lo mejor es después", desvelaron este lunes los líderes de Coalición Canaria (CC) y Nueva Canarias (NC), José Miguel Barragán y Román Rodríguez. 

 [Podemos intercede con Bildu ante el 'no' de Sánchez a reunirse con los abertzales]

Los dirigentes canarios se reunieron este lunes con el equipo negociador del PSOE y le dejaron claro cuáles son sus premisas para dar el 'sí' a la investidura de Sánchez. La financiación económica, la educación o el contencioso de carreteras con Canarias tendrán que esperar hasta que los separatistas no desbloqueen la investidura. Hasta entonces, socialistas y canarios no se volverán a reunir y lo mismo sucede con el resto de formaciones. Por ello cobra tanta importancia la reunión de esta tarde con ERC. 

Los republicanos no tienen tan fácil justificar su abstención a Sánchez en segunda vuelta y ya en el primer encuentro entre ambos reclamaron más tiempo a los socialistas, que miraban la semana del 16 para convocar el pleno de investidura. Los republicanos permanecen con un ojo puesto en el jueves 19, cuando se tendrían que abstener en segunda vuelta según los primeros cálculos de Ferraz, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE) decide si España vulneró los derechos de Oriol Junqueras, al no permitirle adquirir su condición de eurodiputado tras las elecciones del 26 de mayo. A esta fecha se suma el sábado 21, cuando la formación independentista celebre su XXVIII Congreso. 

[Pedro Sánchez no irá a otra investidura fallida y contempla enero como una opción para formar Gobierno]

Será en esta cita donde, presumiblemente, se elija a Pere Aragonés como candidato a la Presidencia de la Generalitat y se marque el rumbo de la formación para los próximos cuatro años. Es aquí donde aparecerán voces discrepantes sobre facilitar la gobernabilidad al PSOE, a las que se añadirá un sector de JxCat y de la CUP para meter presión. La dirección republicana tiene que establecer un relato muy sólido para convencer a sus cuadros y ser capaz de exportar ese mismo discurso de cara a las futuras elecciones catalanas, ante un más que previsible adelanto. 

Los republicanos se comerán el turrón entre reunión y reunión; mientras que los socialistas aprovecharán para llenar este tiempo de reuniones y avanzar así en el programa para el Gobierno de coalición junto a Unidas Podemos. Las conversaciones, según las fuentes consultadas, "avanzan" y la formación morada comienza a ceder en sus medidas económicas dejando que la ministra Nadia Calviño gane la partida y calme a los empresarios. El programa se está estructurando sobre la propuesta de Presupuestos fallida que los socialistas presentaron este año y, para ello, el PSOE venderá "confianza" y "estabilidad" de cara a los mercados y al resto de grupos parlamentarios para sacar adelante las nuevas cuentas en la Cámara baja.