Pactos de Gobierno
Echenique reclama su cuota de poder en el Gobierno y pugna con Garzón por un puesto
El que fuera secretario de Organización de Podemos ha sido apartado por Iglesias y Montero en los últimos meses y se quedaría fuera de la quiniela del Ejecutivo

 Pablo Echenique quiere paliar la pérdida de poder interno en Podemos con un cargo de Gobierno. El que fuera secretario de Organización del partido hasta su cese el pasado junio reclama a la cúpula un puesto en el futuro ejecutivo de Pedro Sánchez; una "cuota" que no estaría asegurada por la dirección morada, que baraja otras opciones ante la pérdida de confianza hacia el dirigente.

El dirigente fue apartado de las labores organizativas antes de verano después de los múltiples conflictos territoriales que incendiaron Podemos. En su lugar, le ofrecieron ocupar la Secretaría de Acción de Gobierno, un área que se ha quedado vacía de contenido en las últimas semanas, en las que Pablo Iglesias ha tomado las riendas de las negociaciones con Pedro Sánchez. 

[Podemos silencia a Echenique para facilitar las negociaciones con Sánchez]

Pero las señales de su caída en desgracia venían de lejos. En verano, Echenique formó parte del equipo negociador de Podemos para abordar un posible Gobierno con el PSOE. Las conversaciones estallaron por los aires, y el dirigente morado fue muy señalado por sus encontronazos con Carmen Calvo, que cargó contra su interlocutor acusándole de lanzar "exabruptos" que entorpecían el diálogo. El papel de Echenique estaba nuevamente en cuestión. 

Podemos, en un intento de reconducir aquellas negociaciones, incluyó a más personas en el equipo negociador para diluir la voz de Echenique. Y no fue el único gesto: la formación apartó de la palestra mediática al dirigente, que estuvo más de dos semanas sin que le permitieran comparecer públicamente para evitar nuevas polémicas. Un "gesto", según reconocían fuentes moradas a LPO, que implicaba una deferencia hacia los socialistas para rebajar la tensión y crear un clima de negociación más propicio. 

La pugna entre Echenique y Garzón

Una vez apartado de cualquier protagonismo -también le retiraron la portavocía de la Ejecutiva-, Echenique reclama su sitio y pide un cargo público en el acuerdo de Gobierno sellado entre Sánchez e Iglesias. Busca con ello una nueva cuota de poder que vuelva a llevarle a primera plana.

Pero sus peticiones no parecen ser atendidas por la dirección, que ha perdido la confianza en el dirigente aragonés. El ex secretario de Organización, al que responsabilizan en parte de haber dinamitado las negociaciones del pasado verano, es un perfil arriesgado por sus habituales declaraciones incendiarias que, dentro de un Gobierno, podrían hacer saltar por los aires un acuerdo de coalición que sería el primero en el país. 

[El ministerio para Yolanda Díaz enfrenta a Iglesias y Garzón en medio de las negociaciones de Gobierno]

La cúpula de la formación recela de Echenique para el nuevo cargo y valora la opción de situar en este puesto a Alberto Garzón, que reclama más visibilidad para Izquierda Unida en el nuevo Gobierno, después de enfrentarse a Pablo Iglesias por el ministerio para Yolanda Díaz