Cumbre del Clima
Sánchez usará la Cumbre del Clima para cambiar la agenda en plena negociación con el independentismo
Mientras las negociaciones con ERC se enredan y la investidura se demora, el presidente tendrá la posibilidad de orientar esta semana la agenda hacia un terreno en el que se siente mucho más cómodo

La Cumbre del Clima que comienza este lunes en Madrid brinda a Pedro Sánchez la posibilidad de un esperado cambio de agenda. Mientras las negociaciones con ERC generan inquietud al interior del PSOE y la investidura 'exprés' que Sánchez prometió en campaña se demora, el presidente del Gobierno tendrá la oportunidad de presentarse en los próximos días como un líder internacional en la lucha contra la emergencia climática. Un terreno mucho más atractivo políticamente que el de las arduas negociaciones con el independentismo catalán.

[Pedro Sánchez no irá a otra investidura fallida y contempla enero como una opción para formar Gobierno]

En los últimos días, la organización contrarreloj de la Cumbre, que se trasladó a Madrid debido a las protestas en Chile, centró la mayor parte de los mensajes públicos de Sánchez. Durante el fin de semana, el presidente visitó junto a la Ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, las instalaciones de la Feria de Madrid (Ifema) donde se celebrará la XXV Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) hasta el 13 de diciembre.

Sobre las negociaciones con ERC, en cambio, Sánchez guarda un sugestivo silencio que llevó al secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, a acusarlo de llevar "15 días sin hablar".

Mientras el equipo negociador encabezado por Adriana Lastra se reunirá este martes con los representantes de Esquerra Republicana en el Congreso de los Diputados, el mismo día en el que se constituirán las Cortes Generales tras las elecciones del 10 de noviembre, Sánchez se codeará estos días con más de medio centenar de Jefes de Estado y de Gobierno que llegarán a la capital española. El presidente será uno de los encargados de inaugurar la conferencia este lunes junto al secretario general de la ONU, António Guterres.

Según informó el Ejecutivo, 196 países enviarán sus delegaciones a Madrid, por lo que se ha puesto en marcha un enorme dispositivo de seguridad en la ciudad. El Gobierno se felicita de haber asumido este reto en tiempo récord, cuando conferencias anteriores contaron con al menos un año para su preparación. Un desafío que luce mucho menos complejo que el de conformar Gobierno.