Pactos de Gobierno
Carmen Calvo divide al PSOE con su propuesta sobre el encaje territorial de Cataluña
Fuentes socialistas consideran que "hoy no era el día" para que Calvo ofrezca a ERC hablar sobre el encaje de Cataluña, tras desobedecer al TC para votar la autodeterminación en el Parlament y llamar a Sánchez "derrotado"

La vicepresidenta Carmen Calvo divide al PSOE con su oferta, lanzada este miércoles a ERC, para buscar un nuevo encaje a Cataluña -dentro de la Constitución-. "Hoy no era el día", señalan fuentes socialistas tras escuchar a Calvo que podrían discutir -con ERC- acerca de posibles cambios en el Título VIII de la Constitución que permitan un encaje diferente de Cataluña dentro de España. Un sector del PSOE que no se fía de la formación independentista considera "una provocación" las palabras de Rufián, llamando a Sánchez "derrotado" y piden "cordura" y no "rebajarse" ante ERC. 

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, presumió 48 horas antes de reunirse con el PSOE de poder sentarse a hablar porque "es un Sánchez derrotado" que necesita a su formación para formar Gobierno. Un discurso que incendió el ánimo en las filas socialistas. A esto se sumó la desobediencia al Tribunal Constitución por parte de los separatistas, tras votar la autodeterminación en el Parlament junto a JxCat y la CUP. Cuadros socialistas se enteraron por la prensa del ofrecimiento de Calvo, un día después de estas "provocaciones", según califican fuentes socialistas a estos hechos. 

Cargos socialistas y de Unidas Podemos advierten a ERC de que las declaraciones fuera de tono no ayudan

"Las declaraciones fuera de tono no ayudan", señalan en el PSOE y apoyan estas declaraciones fuentes de Unidas Podemos. La formación de Iglesias se ve salpicada por el esfuerzo en conseguir que salga adelante el Gobierno de coalición y piden "calma" y "cordura por parte de todos" a unas horas de que PSOE y ERC se sienten a negociar la investidura de Sánchez. 

Malestar sobre la plurinacionalidad 

Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso y la paciencia de muchos socialistas tras enterarse también esta misma semana de la intención del PSC por resucitar sus propuestas históricas: reconocer a Cataluña como nación y España como Estado plurinacional. El primer en abrir el debate públicamente ha sido el presidente de Aragón, Javier Lambán, quien no ve necesario que Cataluña sea nación. "Para exaltar la sardana o a la Virgen de Montserrat no entiendo necesario que una comunidad autónoma se declare nación", dijo el dirigente socialista desatando comentarios molestos dentro de la federación catalana. 

 [El PSOE confía en sacar la investidura pero duda de ERC para la gobernabilidad]

El aragonés destacó que "ese partido", en relación al PSC, ya contemplaba esa aspiración en sus estatutos desde hace varios congresos, aunque, recalcó, "habría que hablar del contenido y oportunidad de esa aspiración en este momento". "El contenido es siempre equívoco cuando se habla de nación", señaló Lambán, para quien "normalmente, cuando a lo largo de la historia y a lo largo y ancho de este mundo se habla de nación, su declaración va indisolublemente ligada a consecuencias jurídicas y políticas que acaban derivando a un ámbito de soberanía".

El miedo del presidente de Aragón y de otros dirigentes socialistas, que comentan en privado, es que los socialistas 'den la mano' en las negociaciones a ERC y éstos 'cojan el brazo', en relación a buscar la autodeterminación.  "No digo que esas sean las pretensiones del PSC, pero desde luego es inquietante que en cualquier partido haya ese tipo declaraciones. Desde luego, yo no compartiría que desde el ámbito de la socialdemocracia se planteara constituir naciones con consecuencias jurídicas y políticas en el marco de un país que tiene una Constitución magnífica y envidiable, con una historia que fundamenta con mucha fuerza la unidad como símbolo de la igualdad de derechos entre todos los españoles", aclaró Lambán durante su visita a una planta fotovoltaica oscense.