Podemos
El ministerio para Yolanda Díaz enfrenta a Iglesias y Garzón en medio de las negociaciones de Gobierno
El líder de Podemos quiere incluir a la gallega en el reparto de sillones como una 'cuota' de Izquierda Unida, pero Alberto Garzón rechaza el extremo al considerar que la dirigente ha perdido vínculos con el partido histórico

Las negociaciones de Gobierno entre Unidas Podemos y el PSOE hace saltar las costuras del grupo confederal y aumenta las tensiones entre Pablo Iglesias y Alberto Garzón. El líder de Podemos tiene casi cerrado el organigrama de Moncloa, por el que será vicepresidente y obtendrá tres carteras de Gobierno. 

A falta de acordar un plan de Gobierno con Pedro Sánchez, el organigrama ya está casi culminado y el reparto de sillones está levantando ampollas en el grupo confederal. ¿El motivo? Yolanda Díaz ha sido incorporada en las negociaciones como futura ministra de Trabajo -sin concederle control sobre la Seguridad Social-, pero a nivel interno Iglesias quiere contar a Díaz, amiga personal desde hace años, como la 'cuota' de IU, con el objetivo de dar así por cumplidas las peticiones de representación del partido de Garzón. 

[Podemos señala a Calviño como principal escollo para cerrar el programa de Gobierno]

Díaz entró en Unidas Podemos de la mano de Izquierda Unida, pero en la última legislatura su proximidad y su amistad personal con Pablo Iglesias e Irene Montero ha hecho que sea considerada una dirigente 'pablista' que vela más por los intereses de Podemos que por los de la organización histórica. 

Es por esta razón que el sector próximo a Alberto Garzón advierte de la escasa vinculación de la diputada con el partido y reivindica puestos de visibilidad para su coordinador general. En la negociación interna del grupo confederal piden un cargo de Gobierno, aunque desde Podemos se resisten a dar cargos ministeriales a Garzón, al que aún guardan recelos por las negociaciones de Gobierno del pasado verano, cuando el líder de IU intentó mediar para sacar adelante el acuerdo entre PSOE y Podemos y cuando rompió una lanza por dar la investidura a Sánchez. 

 Es por ello que en Unidas Podemos contemplan otras opciones y está sobre la mesa responsabilidades como secretarías de Estado o la portavocía del grupo parlamentario, un puesto que sin embargo podría estar reservado para la diputada de Unidas Podemos Noelia Vera o para Montero, en caso de que renuncie al Gobierno para tomar las riendas del partido y suceder a Iglesias en liderazgo.  

[PSOE y Podemos tienen "casi cerrado" el reparto de ministerios antes de acordar el plan de Gobierno]

Obtener un cargo de relevancia daría a Garzón más respaldo dentro de Izquierda Unida de cara al próximo Consejo Político Federal de la formación, donde tratará de revalidar su cargo y donde otras figuras como el líder del PCE, Enrique Santiago, podrían plantarle cara. 

Santiago, más próximo a Iglesias, es una de las voces dentro de la organización que ven con buenos ojos que Yolanda Díaz ocupe la cuota de IU. Un visto bueno extendido en general en el sector del Partido Comunista, que ve en Iglesias en liderazgo incuestionable, frente al de Garzón, que aboga por mantener la autonomía dentro del espacio confederal.

"En base al preacuerdo programático de 10 puntos y el último acuerdo de Presupuestos Generales del Estado, ¿estás de acuerdo con que miembros de Izquierda Unida participen en un gobierno de coalición entre Unidas Podemos y PSOE?", fue la pregunta que IU realizó a su militancia, que apoyó la entrada en el Gobierno en un 88%.