Pactos de Gobierno
Sánchez calma a los barones asegurando que no va a comprometer la estabilidad de España
El líder del PSOE les pide su "confianza" mientras su equipo sigue negociando la investidura con ERC

Barones y cuadros del PSOE siguen intranquilos por las negociaciones que mantienen en estos momentos los socialistas con Esquerra Republicana de Cataluña. En privado, expresan su preocupación y desconfianza ante las exigencias de los separatistas. La última formulada por el vicepresidente de ERC, Pere Aragonés, consiste en una mesa de negociación "que sea entre iguales, sin condiciones, con un calendario establecido y con garantías de cumplimiento". Algo inadmisible para muchos dirigentes socialistas, ya que la oferta pretende equiparar la negociación entre Estados. 

 Una intranquilidad que bien ha manifestado este lunes el castellanomanchego Emiliano García-Page pidiendo a su partido que mire también hacia el Partido Popular. La posibilidad de un Gobierno de coalición con PP y Cs sigue abierta por parte de la derecha, a tenor de las últimas declaraciones de Pablo Casado que pide a Sánchez renunciar a su acuerdo con Unidas Podemos para acordar un acuerdo de gobernabilidad. 

Hay unas "líneas rojas evidentes", las que establecen la Constitución y la legalidad, que no se van a traspasar 

El teléfono de Pedro Sánchez no ha parado de sonar desde que los socialistas se acercaron a ERC. Muchos dirigentes se quejaban en privado de que su secretario general no les cogía el teléfono y esta semana, Sánchez lo ha descolgado para llamar a algunos barones y tranquilizarles, según ha podido saber LPO. Sin desvelar la conversación mantenida, uno de ellos asegura que Sánchez le ha pedido su "confianza" sin aclarar qué se está negociando en estos momentos. "Asegura que (el pacto) no va a comprometer la estabilidad de España", señala la fuente consultada. 

Puig llama a la calma 

 El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, quiso aclarar en público este lunes que en el diálogo para formar Gobierno en España cada partido puede plantear lo que considere oportuno, pero hay unas "líneas rojas evidentes", las que establecen la Constitución y la legalidad, que no se van a traspasar. Puig defendió, en una entrevista en TVE, que sería "muy oportuno" que hubiera un acuerdo "de estabilidad" en España, para lo cual es "fundamental" que no haya visiones "dogmáticas" o "tremendistas", sino generar espacios "de tranquilidad y de serenidad", que es lo que le va a ir bien a la convivencia, a la economía y a la ciudadanía.

"No hay ninguna posibilidad de haya un acuerdo que desborde la Constitución sin una reforma constitucional que tiene que estar sometida al pueblo español", dijo el presidente, quien insistió en que, si se quiere solucionar el problema de Cataluña, "no hay alternativa al diálogo". Por ello, reclamó a todos los partidos concernidos en esta cuestión que tengan una visión "generosa, abierta y en favor del interés general y no del interés partidista", y ha opinado que "el conflicto en Cataluña tiene que empezar a ver luz al final del túnel".

Preguntado sobre qué habría que hacer si no se llega a un acuerdo con ERC, Puig contestó que hay otros partidos llamados a facilitar que haya un Gobierno, como Ciudadanos, que a su juicio debería replantearse la estrategia que le ha llevado al fracaso electoral y volver a su espacio inicial más centrista. "No pedimos a ERC y Cs que acepten o apoyen un programa de gobierno, sino que faciliten lo que ha decidido la mayoría de los ciudadanos", dijo Puig, quien también lamentó que la alternativa del PP sea "la cronificación de la confrontación" y que asimile diálogo con ruptura de la Constitución.

 [Moncloa estudia una ‘operación diálogo' dentro de la CE y sin relator para investir a Sánchez]

Tal y como publicó este jueves LPO, Moncloa estudia una 'operación diálogo' dentro de la Constitución y sin relator para obtener el apoyo de ERC a la investidura de Sánchez. Sin negociar los Presupuestos, simplemente el apoyo de investidura, los socialistas querrían ganarse el favor de los separatistas con un 'foro de diálogo' "para llegar a una salida consensuada que garantice la convivencia, estabilidad económica y una respuesta democrática a las demandas de toda la ciudadanía de Cataluña, las instituciones y los actores políticos en el marco de la seguridad jurídica de España", señalan fuentes conocedoras.