Pactos de Gobierno
Malestar en sectores del PSOE por aceptar a un imputado por el procés en la mesa negociadora con ERC
El partido de Gobierno acordó con los republicanos una mesa de negociación que incluía al número dos de Oriol Junqueras

El secretismo en las negociaciones para investir a Pedro Sánchez causa estupor en las filas socialistas. El viernes salió a la luz el acuerdo alcanzado un día antes por el que el Adriana Lastra y Gabriel Rufián fijaron los equipos de trabajo para trabajar en el apoyo de los independentistas a la investidura. 

La noticia cayó como agua fría en algunos sectores del Partido Socialista por haber aceptado en esta mesa la presencia de Josep María Jové, imputado por el 'procés' y quien fuera considerado el 'arquitecto' del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. Ex número dos de Oriol Junqueras, Jové fue uno de los principales promotores del referéndum y de la Declaración Unilateral de Independencia (DUI). 

[Moncloa estudia una ‘operación diálogo' para obtener el apoyo de ERC a la investidura a Sánchez]

El dirigente fue detenido el 20 de septiembre de 2017 por orden del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, y la Guardia Civil halló en el registro de su domicilio dos documentos en los que diseñaban el llamado procés: una agenda "moleskine" con apuntes sobre las reuniones de la cúpula independentista para el 1-O y unos papeles con el título de "Enfocats" en los que apuntaba los pasos a seguir para lograr la independencia. 

El hecho de que el PSOE haya aceptado a este interlocutor en la mesa negociadora ha causado malestar en un sector del partido, y varios dirigentes han hecho llegar esta queja al líder socialista, según ha podido saber LPO. Consideran cuestionable la elección de un imputado por el procés, que podría abrir el camino a otras exigencias del independentismo. 

La dirección de ERC está en gran medida controlada por Oriol Junqueras, que desde la cárcel mantiene contacto continuo con la cúpula de la formación y al que piden reconocimiento y amnistía. En el caso de JxCat, también han hecho pública una petición: que el Gobierno reconozca al ex president Carles Puigdemont, huido de la justicia, como un interlocutor válido para negociar sobre Cataluña. La aceptación del bautizado 'arquitecto del procés' como miembro de la mesa de negociación podría servir de precedente a los separatistas para insistir en sus exigencias.