Nuevo catalanismo
Roger Montañola: "Mientras Barcelona se mira el ombligo a Madrid le va como un tiro"
El exdiputado de CiU quiere un partido que "rompa bloques" y que le "diga la verdad" a sus votantes para solucionar la crisis política en Cataluña

Roger Montañola (Barcelona, 1986) es una de las caras más mediáticas del catalanismo moderado y una de las dianas de los sectores más duros del independentismo y el constitucionalismo. Comenzó su vida política en Unió de Joves, las juventudes de Unió Democràtica de Catalunya, y fue diputado de la extinta Convergència i Unió hasta 2015. Tras la ruptura de la histórica federación, se mantuvo al lado de su formación, que quedó fuera del Parlament al no llegar al 3% de voto. Desde entonces ha compaginado su pasión por la política con la empresa privada y ha trabajado para resucitar ese nacionalismo pactista que desapareció con el procés, aunque adaptado a la actual realidad económica, política y social catalana. 

-- Pregunta: ¿Existe un espacio político entre dos bloques --independentista y constitucionalista-- tan polarizados?

-- Respuesta: En cada uno de los bloques hay matices y de ellos puede nacer otra cosa. Hay gente que vota al bloque independentista porque, aunque está a disgusto con el conflicto, se siente más cerca de ellos por tradición. Lo mismo pasa con algunos votantes constitucionalistas, pero si a todos ellos les das una opción catalanista se pueden sumar a ella. Los márgenes cercanos al medio son parte de nuestro potencial espacio electoral. 

-- Pero esto podría acabar descarrilando en un momento de tanta tensión...

-- Tiene dos opciones: o ser inexistente como pasó en 2015 o ser un éxito. Yo creo que será la segunda. En 2015 había una oferta muy golosa, puesto que se vendió que era muy fácil construir un nuevo Estado en el que todo sería felicidad. Tampoco se había podido demostrar si eso era verdad. Tras cuatro años se ha visto que todo está peor, la política está folclorizada y se ha infantilizado todo su discurso. 

-- ¿Y cómo se puede rebajar la tensión?

-- Diciendo la verdad. Haciendo un partido de obediencia catalana que sea capaz de defender con dignidad Cataluña a la vez que tiene que negociar y pactar. Hacer que crezca una sociedad civil catalana moderna, emprendedora y no someterla a las tensiones de lo que dice el gobierno de aquí o de allá. El Estado no tiene por qué ser la solución a todos los problemas. 

-- Los independentistas racionales quizás esperan una reacción más contundente contra la sentencia

-- ¿Cuál es la resolución contundente? Las llaves de las cárceles las tiene Quim Torra. ¿Si tan chulos son por qué no las abren? La situación de prisión genera una niebla política terrible, y eso es tan evidente como que las penas son desproporcionadas. Es un error que la política esté judicializada, aunque acato las sentencias judiciales. Eso sí, hay que respetar la herida emocional que provoca todo esto, aunque no habría que dejar que todo girara entorno a los presos. He compartido partido con ellos muchos años, les deseo lo mejor, y todo lo que sirva para solucionar su situación es una buena opción. Y más que cometer un delito, que lo han hecho y reconocido por ellos, han engañado y deberían ser sus votantes los que les pidieran explicaciones y les pasaran cuentas.

-- ¿Este futuro partido será de inspiración nacionalista al estilo de CiU?

-- Convergència i Unió desapareció. Las aspiraciones de siempre ir a más y más son un recorrido que está acabado. En el siglo XXI no todo va vinculado únicamente a la arquitectura institucional que lo rige. La tecnología en un mundo global avanza muy rápido y eso de los estados y las naciones se verá superado. De hecho, ser independiente o no serlo no es garantía de más posibilidades de nada. Cataluña debe promocionarse a sí misma ante el mundo y las empresas. También debe negociar con el Estado para que infraestructuras básicas como el aeropuerto se gestionen desde aquí y trabajar para que se entienda que no pasa nada si un vuelo sale solo desde Barcelona y no desde Madrid. No conozco a nadie en Berlín que se enfade porque Frankfurt sea un aeropuerto más fuerte. 

-- Pero un partido catalanista siempre querrá ir a más...

-- ¿Qué quiere decir ir a más? He formado parte de CiU durante muchos años, lo que yo quiero es que lo hagamos mejor. Eso del "no soy independentista pero dentro de tres años lo seré"... No, no es eso. Ya hemos visto cuáles son las mayorías, cuál ha sido la reacción de España y la reacción de Europa y no tenemos que volver a caer en eso. Hay que observar el mundo que viene: Silicon Valley o California no son independientes pero son una referencia mundial. Malawi es un estado independiente... ¿Y qué? ¿Adónde queremos llegar? Ya sabemos lo que somos: somos catalanes y estamos orgullosos, no hay que darle más vueltas. 

-- Partidos que juegan en el status quo como el PNV tienen unas aspiraciones románticas de independencia aunque no las lleven a la práctica...

-- El PNV no tiene que gestionar la situación actual en Cataluña. La parte más racional de nuestra sociedad se tiene que sentar un momento y reflexionar de lo que está pasando. Estamos en un momento de emergencia política y no puede ser esta pantomima permanente. El otro día escuché a Eduard Pujol (JxCat) decir "una bofetada con la mano abierta". No señor, la política se trata de llegar a acuerdos y si los políticos actuales, todos, no son capaces que se vayan a casa. ¿Estamos en una escuela o qué? 

-- ¿Por qué un referéndum es una pantalla pasada?

-- Porque España no está en disposición de aceptarlo ni Cataluña de hacer nada que tenga sentido. Ellos mismos se saltaron las leyes y nos han metido en este lío. Ningún gobierno central lo hará en el corto plazo, ni siquiera este que en el plano teórico está más cerca. Cualquier propuesta política a partir de ahora será menos golosa desde el punto de vista emocional para los votantes que las que se han hecho hasta ahora: Lo tenemos que tener claro, eso no pasará. 

-- ¿Cómo se puede integrar mejor la identidad catalana en el conjunto de España con el modelo actual?

-- La identidad catalana tiene que ser respetada, que hoy todavía no lo está, y España debe entender su pluralidad y plurinacionalidad. Hago la pregunta inversa, ¿qué grado de autonomía ha conseguido Cataluña en estos diez años? Nada, cero. Los cambios se consiguen con reformas de la Carta Magna, con negociaciones para conseguir que las empresas vengan o para que se construyan infraestructuras estratégicas. En ningún sitio de la Constitución pone que Madrid se tenga que priorizar a Barcelona, pero mientras Barcelona se mira a sí misma el ombligo Madrid va como un tiro, y para mí como catalán es inaceptable porque se están despreciando energías en otras cosas. 

-- ¿Las acciones del Govern desprestigian nuestras instituciones de autogobierno?

-- Absolutamente. Defendemos la dignidad de las instituciones catalanas, que son centenarias y que también se desprecian muchas veces desde Madrid. Por eso pedimos que no se folcloricen. 

-- ¿Cómo están las negociaciones entre los activos que tienen que formar este nuevo proyecto?

-- Este proyecto se entiende desde la suma. Todo el mundo está alineado con la idea de que esto abarca a mucha gente que procede de muchos colectivos, y también de particulares que forman todavía parte de otros partidos. 

-- ¿Tienen cabida las personas que forman parte de El País de demà?

[Cuadros de JxCat piden la salida del Senado a Marta Pascal: "No tiene el apoyo de Puigdemont"

-- Sí de mi depende, toda la del mundo. Si queremos romper la política de bloques no puedes ser el primero que ponga barreras. Nosotros defenderemos siempre un proyecto basado en el marco legal y que si pretende cambiarlo lo hará en base a las normas jurídicas establecidas. Queremos ser una alternativa útil al independentismo que nunca planteará una repetición del procés

-- ¿Y no ocupa el PSC ya este espacio de catalanista moderado?

-- El problema de los socialistas catalanes es que están supeditados al PSOE. Miquel Iceta es un grandísimo activo para Cataluña pero está en la misma formación que Fernández Vara o García-Page. La sumisión del PSC no la tendría un partido de obediencia catalana, no se tendría que preocupar por lo que le dicen desde Madrid. 

-- El próximo 25 de enero se llevará a cabo el congreso catalanista. ¿Será la presentación en sociedad de la Lliga?

-- La Lliga es un actor más en todo esto, igual que lo es Lliures y lo pueden ser otros. Aquí vamos a sumar con gente muy diversa y pondremos todo en común con el objetivo de sacar una propuesta para Cataluña. No sé si saldrá la candidatura directamente, al menos todo lo necesario para que se pueda llevar a cabo.