Cataluña
ERC presiona a Sánchez con una consulta que exige un acuerdo a cambio de darle la investidura
Los republicanos preguntarán a sus militantes si están de acuerdo con votar en contra si el gobierno rechaza una mesa de negociación

"¿Está de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sanchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?". Así arranca la pregunta a la que se tendrán que enfrentar los militantes de ERC el próximo lunes que ha publicado El Periódico y ha podido confirmar LPO

La consulta se realizará de forma telemática, y estará abierta de 9 de la mañana hasta las 20.30 de la tarde. A partir de las nueve se conocerán los resultados. El partido ya se ha dirigido a los militantes para detallarles cuáles serán los pormenores de la votación. De momento, la posición oficial de la formación republicana se mantiene en la negativa a Sánchez hasta que no se comprometa a una mesa de diálogo con "relator".

A la espera de lo que pueda surgir de la consulta, sigue la división en el seno de Esquerra Republicana. Sectores de la formación, de planteamientos más radicales, piden a la dirección que sea más dura con sus planteamientos y que no regale la investidura a "cambio de nada". Fuentes del partido aseguraron a LPO que algunos cuadros republicanos reclaman a sus dirigentes en Madrid que sean duros y pidan el referéndum de autodetermación o la ley de amnistía como condición. 

[Malestar en sectores de ERC que se oponen a la abstención a una investidura de Sánchez]

Por otro lado, Junts per Catalunya presiona a ERC para que aleje la tentación de la abstención. La pregunta servirá para legitimar las posición republicana actual, que pide un gesto del PSOE para justificar su voto. En paralelo a eso, los socialistas presionan a los de Oriol Junqueras con romper su pacto con Podemos y apoyarse en una gran coalición con el PP como amenaza para forzar el voto favorable. 

Primeros contactos

Representantes de ERC y JxCat se han reunido este miércoles en el Parlament para intentar coordinar sus estrategias de cara a la investidura de Pedro Sánchez, partiendo de su 'no' inicial al candidato socialista a la reelección.

La reunión, celebrada en la zona de despachos de los republicanos en el Parlament, ha sido el primer contacto entre las dos principales fuerzas independentistas y socios del Govern para hablar de los escenarios que se abren tras las elecciones del 10N.