Pactos de Gobierno
Sánchez se olvida de las propuestas de Podemos para calmar a los empresarios
Sánchez aseguró a los empresarios que se ha dado ya "el paso decisivo" para "disponer un Gobierno en plenas funciones sobre el que no pese la amenaza de la provisionalidad"

 El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, intentó calmar este miércoles a la empresa familiar asegurando un futuro Gobierno estable, "dentro de los márgenes financieros" y "con una prioridad social muy marcada". Sánchez expuso las medidas para un futuro Gobierno progresista contenidas en su programa electoral. Sin embargo, se olvidó de recalcar que este plan no será el definitivo y que será modificado por sus socios de gobierno, de momento Unidas Podemos, al no tener mayoría absoluta para gobernar en solitario. 

El equipo negociador del PSOE se encuentra en estos momentos avanzando en un programa común con Unidas Podemos para formar un gobierno progresista. Sánchez olvidó este aspecto y enumeró a los empresarios las medidas que los socialistas consideran imprescindibles para seguir avanzando económicamente y destacar en los retos futuro como el tecnológico o la transición ecológica. En su intervención en la clausura del Congreso Europeo de Empresa Familiar, Sánchez señaló que, tras cuatro elecciones generales en cuatro años, "España necesita estabilidad y la necesita cuanto antes". 

El líder del PSOE expresó su confianza en que el bloqueo político acabe en las "próximas semanas" y se abra una "nueva etapa" de estabilidad, en la que "se reduzcan la crispación y el desencuentro" y haya un "reencuentro de la política con la política". Y sin citar explícitamente el pacto que firmó con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, dijo que se ha dado ya "el paso decisivo" para "disponer un Gobierno en plenas funciones sobre el que no pese la amenaza de la provisionalidad".

"Necesitamos acuerdos, avanzar, acometer transformaciones y por primera vez en mucho tiempo todos los actores políticos estamos muy de acuerdo en que ese es el camino que nos une", subrayó Sánchez. El socialista asistió a este acto un día después de conocerse la sentencia de los ERE que ha condenado, entre otros, a los ex presidentes andaluces José Antonio Griñán y Manuel Chaves, pero no quiso hacer ninguna declaración sobre la sentencia. 

 [El PSOE de Sánchez se desvincula de los ERE y aprovecha la sentencia para atacar al PP]

En su discurso, el líder socialista prometió ante los empresarios que la política económica del futuro Gobierno mantendrá su compromiso con la disciplina fiscal y la estabilidad presupuestaria. El futuro Ejecutivo, dijo, tendrá una "prioridad social muy marcada" pero trabajará "dentro de los márgenes financieros", y también ha asegurado que "una gestión responsable de la economía no es incompatible con mejorar la cohesión social y la territorial".

En este encuentro ante empresarios, Sánchez apostó por "subidas razonables de los salarios para los trabajadores, siempre sin minar los niveles de competitividad de la economía". Medidas como ésta "lejos de lastrar el crecimiento" lo que hacen es "afianzarlo", consideró el presidente en funciones, quien también apostó por la mejora de las condiciones de los trabajadores. 

Entre sus compromisos, además de medidas para reducir el desempleo, habló de "luchar contra la precariedad y la desigualdad". "Porque nuestra economía es más robusta cuando todos somos parte de la prosperidad y estoy seguro de que en este foro entienden esta preocupación", señaló ante el empresariado.