XIV Legislatura
Ciudadanos frena la OPA del PP y 'colgará el teléfono' a Casado si les propone España Suma
Los naranjas consideran que es necesario que exista una formación de centro distinta de la de los populares y cierran la puerta a una coalición, ni siquiera en Cataluña si hay adelanto electoral

No habrá fusión. En Ciudadanos son tajantes con respecto al proyecto de España Suma que el PP intenta recuperar ahora que los naranjas se han quedado debilitados tras las elecciones del 10N.  

[El PP inicia una OPA en la derecha y llama a cargos públicos de Vox y Cs a pasarse a sus filas]

Así, rechazan la invitación lanzada desde Génova a sus dirigentes para pasarse a sus filas e incluso bromean con la posibilidad de colgar el teléfono a Pablo Casado si su intención es solo esa. "Es necesario que exista una fuerza de centro distinta a la del Partido Popular", sentencian fuentes de la formación. 

Y eso a pesar de que reconocen el trasvase de votos hacia otras formaciones de derechas: entre 800 y 850.000, al PP y entre 600 y 650.000 a Vox. También se desangraron por el lado de la abstención, donde perdieron aproximadamente un millón de votos y otros 200.000 que terminaron en las filas socialistas. Aun así, José Manuel Villegas, que reconoció la incapacidad de convencer sobre sus propuestas de centro, insistió en su lealtad al otro millón de votantes que les fueron fieles e insistió en la necesidad de pelear para que "las ideas de centro se abran paso en este horizonte de mayorías parlamentarias".

Por ello, insisten en que tampoco habrá un Cataluña Suma en caso de que haya un adelanto electoral en dicha Comunidad, pese a las intenciones ya declaradas de Alejandro Fernández a Lorena Roldán en ese aspecto. 

[Cs pide a PP y PSOE un pacto en Cataluña para allanar el camino a un acuerdo con Sánchez]

En cualquier caso, el secretario general de la formación ha negado este lunes que se haya producido contacto alguno con los populares, aunque en Génova anunciaron la semana pasada su intención de mantener contactos tanto con Cs como con Vox. Hasta que eso llegue, José Manuel Villegas ha insistido en su propuesta "pública" de tentar a Pedro Sánchez con un pacto entre constitucionalistas (PSOE, PP y Ciudadanos) con el fin de que desista de su "plan" preestablecido de pactar con "separatistas y populistas de izquierda". 

[Cs no apoyará el "nefasto" pacto de Sánchez e Iglesias y pide un acuerdo "moderado" con el PP]

El número dos de Albert Rivera hasta la dimisión de éste ha dejado entrever que en Ventas se han sentido ninguneados por el líder de los socialistas que, recuerda, ha priorizado su ronda de contactos con ERC antes que con ellos. Aun así, cree que "Sánchez aún tiene días por delante para rectificar" y no cierran la puerta a sentarse con él si les llama. "La investidura depende de ERC porque Sánchez quiere", zanjó.

No obstante, en el partido aún no tienen decidido quién formará parte del equipo negociador en cuestión dado que se encuentra en plena reestructuración tras el abandono de su presidente. Se prevé que sea Inés Arrimadas como actual portavoz del grupo parlamentario quien acuda a ver al Rey en una hipotética ronda de consultas previa a la investidura, pero el sentido del voto del partido lo decidirá la gestora que nombre el Consejo General el próximo 30 de noviembre. 

Arrimadas, presidenta

En dicha reunión también se pondrá fecha al congreso extraordinario en que los militantes votarán a su nueva directiva, que ha de celebrarse -por Estatutos- en un plazo de cuatro meses. La propia Arrimadas ha dejado caer este lunes en una entrevista en Antena 3 que se postulará como nueva presidenta de Cs. Como ella misma ha manifestado, cuenta con el apoyo de buena parte del partido, aunque ya hay voces en la formación que exigen un cambio en la estructura de la formación. 

Es el caso de Juan Marín, Paco Igea o Ignacio Prendes, que han hecho autocrítica con la estrategia de partido, el veto a Sánchez, el cambio de última hora o, incluso, han denunciado el "hiperliderazgo" de Rivera al frente del mismo. "Hay gente que antes del Congreso ya sabe cuál debe ser el modelo de partido. Yo no lo tengo aún. Pero para eso se celebra: para contraponer equipos y modelos de partido que luego votarán los afiliados", sentenció Villegas. Y esgrimió que, si bien no quiere "animar" a nadie a presentarse, tampoco quiere "ni mucho menos, desanimar a nadie".