Pactos de Gobierno
Casado aparta a Cayetana de las conversaciones con el PSOE tras sus discrepancias con la estrategia del PP
García Egea pilotará las negociaciones con el PSOE para la investidura y la Mesa del Congreso. Barones del PP respaldan la presión de Feijóo a Sánchez: "No podemos dejar la responsabilidad de Estado a otros partidos"

 Teodoro García Egea será el hombre de Pablo Casado para reunirse con el PSOE, hablar sobre la investidura de Sánchez y negociar los puestos del PP en la Mesa del Congreso para la nueva legislatura. Este papel le correspondería a la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, pero Casado ya lo tiene decidido. El malestar con la popular ha calado en la dirección del partido que, en privado, no entienden por qué rompió el discurso oficial públicamente y ofreció un "Gobierno de concentración constitucional" de PP, PSOE y Ciudadanos.

Álvarez de Toledo se pronunció así este lunes, dentro de la Ejecutiva que el PP celebró para analizar los resultados postelectorales. El anuncio de acuerdo entre el PSOE y Podemos sorprendió a los populares en medio de la reunión y Álvarez de Toledo tomó la palabra para proponerles dar un paso al frente y ofrecer a Sánchez un "gobierno de concentración constitucional". El entorno de la portavoz confirma que la propuesta la tenía pensada mucho antes de conocerse el pacto entre el PSOE y Podemos y, "quería defenderla en la ejecutiva del partido".

[El PP, entre el alivio de liderar la oposición y el enfado de ser ninguneados por Sánchez]

"La propuesta fue escuchada por todos y quedó ahí", aclaran fuentes presenciales en la ejecutiva. Sin embargo, el partido adoptó como postura oficial la de Casado, que se mantuvo en el 'no' a Sánchez, tras su acercamiento a Podemos. El malestar llegó después cuando Álvarez de Toledo decidió exponer su postura públicamente en un tuit y a los periodistas a su salida, cuando habían pedido cerrar filas en torno a la línea oficial. Una posición coincidente con la dirigente de Cs, Inés Arrimadas, quien también propuso una alianza con la derecha para sacar a Sánchez de los brazos de Podemos.

Barones del PP respaldan la presión de Feijóo a Sánchez

Álvarez de Toledo se saltó públicamente la línea oficial del partido y esto no sentó nada bien en Génova, al considerar que el mensaje oficial de Casado se había diluido y había quedado enterrado por las peticiones de la portavoz parlamentaria y del gallego Alberto Núñez Feijóo. 

El presidente de la Xunta ofreció a Sánchez un pacto de Estado con el PP, en una entrevista este miércoles. "No podemos dejar la responsabilidad de Estado a otros partidos"- en clara alusión a Vox-, señala un barón popular a LPO. El mensaje del gallego es que el PP plante cara a Sánchez y no sea mero observador del pacto que el socialista está 'cocinando' con Unidas Podemos. "Tenemos que pronunciarnos como partido de Estado", señala la misma fuente. Feijóo tendría el respaldo de otros barones que sienten que la estrategia de Génova no es tan "consistente" y critican el silencio del partido en estos días. 

[Felipe González critica el reparto de cargos entre Sánchez e Iglesias y confiesa su "orfandad política"]

Sánchez anunció el acuerdo de investidura con Podemos 48 horas después de las elecciones, sin embargo todavía no ha conseguido los apoyos necesarios para quedarse en La Moncloa. El PSOE está en manos de Ciudadanos o de las fuerzas independentistas. La formación naranja está inmersa en un proceso de gestora tras la salida de su líder por el batacazo en las urnas (de 57 diputados pasaron a 10), ya ha dicho ‘no' a Sánchez.

ERC también ha dado un ‘no' inicial al líder socialista, pero fuentes de la formación consultadas no lo consideran rotundo si Sánchez acepta una mesa de partidos para solucionar el conflicto en Cataluña. Las reuniones con el resto de partidos continúan y los populares permanecen atentos y silentes ante los hechos que acontecen cada día. Es aquí donde estos barones piden "reaccionar" a la cúpula popular "por responsabilidad de Estado". 

El entorno de Casado no considera que sea buena estrategia y prefiere mantener su "no es no" a Sánchez, porque "ya ha decidido que quiere formar gobierno con los extremistas". La cúpula del PP es consciente de que apoyar o abstenerse ante Sánchez supondría entregar la oposición a Vox y es algo por lo que no están dispuestos, según las fuentes del PP consultadas.