Empresas
Botín apuesta por Argentina y México pese a los Gobiernos de izquierda
La presidenta del Santander tiene previsto llevar el Openbank, uno de sus proyectos más ambiciosos, a ambos países en 2020. La semana pasada había sugerido reformar el capitalismo

Ana Botín no teme a la izquierda: la poderosa presidenta del Banco Santander mantiene con más firmeza que nunca sus planes de expansión en Argentina y México en 2020 pese a que para entonces ambos países estarán comandados por Gobiernos teóricamente poco amigables con el mercado.

Argentina y México, con Alberto Fernández y Andrés Manuel López Obrador a la cabeza, serán los dos únicos países latinoamericanos en los que Santander tiene previsto lanzar su banco digital Openbank en 2020 tras descartar la opción de Perú. Según pudo saber LPO, el lanzamiento en ambos casos está previsto para julio del año próximo si no se producen retrasos. El banco, que será completamente online, acaba de ser lanzado en Alemania y próximamente llegará a Holanda y Portugal. También está previsto un salto a Estados Unidos en una fecha por determinar.

Botín mantuvo este miércoles un encuentro en Buenos Aires con el presidente argentino, Mauricio Macri, y su sucesor a partir del 10 de diciembre, el peronista Alberto Fernández. En el marco de la visita, anunció líneas de crédito por 500 millones de dólares para financiar empresas exportadoras y se reunió con Federico Procaccini, el CEO de  Openbank Argentina, y su flamante equipo. En la misma semana, Santander anunció además la designación de su nuevo jefe general en Argentina, Sergio Lew, quien reemplaza a Enrique Cristofani tras 20 años de este último en el cargo. 

Pese a la dura crisis económica que afronta Argentina, Botín ve oportunidades de negocio y está apostando con fuerza en momentos en que muchos inversores huyen de Buenos Aires. Como explicó LPO, un tema que está en la mira de los bancos internacionales es la reestructuración de la deuda que deberá encarar el próximo gobierno argentino y las comisiones millonarias que esa operación generará. También se especula con que pueda estudiar algún tipo de inversión vinculada al mega-yacimiento de Vaca Muerta. 

[¿Qué ganancias buscan los bancos detrás de la reestructuración de la deuda?]  

Pero el crecimiento internacional también es una estrategia general del Santander, que está buscando diversificar y expandir su negocio en América ante los límites que encuentra para seguir creciendo en Europa. 

[El negocio en América maquilla el desplome del Santander en Europa]

América en su conjunto genera ya el 54% de los beneficios atribuidos del grupo, mientras que Europa aporta el 46% restante. En el caso de Argentina, sin embargo, los beneficios representaron el pasado trimestre apenas el 1% del grupo (en México el 8%) a pesar de contar con 9.000 empleados y 3,7 millones de clientes.

A principios de septiembre, poco después de las elecciones primarias en Argentina que hundieron a Macri, Botín se reunió con Fernández en Madrid y le garantizó que mantendría sus inversiones en el país aunque también le transmitió su preocupación por la posibilidad de que regresen los controles al giro de utilidades de las empresas.

[Botín le pidió a Alberto Fernández que el peronismo no vuelva con los controles a capitales]

La española mantiene una relación personal con Fernández desde hace más de dos décadas, época en la que el presidente electo de Argentina se desempeñaba como superintendente de Seguros de la Nación durante el Gobierno de Carlos Menem.

Botín y las reformas del capitalismo

Botín lejos está de la izquierda, pero sus discursos reivindicativos y en favor de un capitalismo con rostro humano no son una novedad. La semana pasada, la presidenta del Santander dio la nota en su discurso de apertura de la XII Conferencia Internacional de Banca al asegurar que el capitalismo necesita reformas para sobrevivir. Además, afirmó que las empresas deben pensar más allá del giro de beneficios a sus accionistas y prometió movilizar unos 120.000 millones de euros en financiación verde hasta 2025.

"Tenemos responsabilidades más allá de nuestros accionistas (...) y a nadie debería sorprenderle. El capitalismo ha sobrevivido gracias a que ha sabido adaptarse a los cambios. Ahora debe volver a hacerlo", indicó. Sin embargo, aseguró que el "populismo político no puede ser la respuesta" a los desafíos globales.

Además, el año pasado se declaró feminista en un manifiesto que dio la vuelta al mundo y, según trascendió en las últimas semanas, está leyendo un libro particularmente crítico del sistema: "The Age of Surveillance Capitalism" (La era del capitalismo de vigilancia), de Shoshana Zuboff.