Investidura
El PSOE mantiene su previsión de investir a Sánchez la segunda quincena de diciembre
Si fuera necesario se cancelaría la tradicional suspensión navideña del periodo de sesiones del Congreso de los Diputados para investir a Sánchez

Lo anunciaron en campaña y lo siguen manteniendo: el PSOE quiere investir a Pedro Sánchez la segunda quincena de diciembre. "Ahora sí", rezaba el eslogan de campaña de los socialistas, una máxima que pretenden aplicar a rajatabla. No es tiempo de autocrítica para el PSOE. En Ferraz, según las fuentes consultadas, no descartan realizar este intento antes de año nuevo y ya se han puesto manos a la obra para allanar el terreno con el resto de fuerzas. Los socialistas afirman que si fuera necesario, se cancelaría la tradicional suspensión navideña del periodo de sesiones del Congreso para formar gobierno. 

Sánchez inició este lunes contactos telefónicos con el resto de líderes para conocer cuáles son sus intenciones de cara a investirle como presidente. Quieren conocer qué les pide cada formación para intentar sumar sin tener que negociar un gobierno de coalición, ni depender del voto nacionalista ni de Vox. El calendario juega un papel importante. Para evitar las terceras elecciones y el hartazgo de la gente, en el PSOE valoran darse prisa sin dar pasos en falso. "No queremos otro escenario de bloqueo ni volver a discutir sobre sillones, porque son caminos que no nos llevan a ninguna parte", dice un dirigente en la sede madrileña. 

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado es la razón por la que Sánchez quiere solucionar cuanto antes su investidura. Los socialistas son conscientes de que el nuevo gobierno no puede echar a andar con un proyecto de Presupuestos prorrogado por tercera vez.

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado es la pieza clave para que Sánchez quiera solucionar cuanto antes su investidura. Los socialistas son conscientes de que el nuevo gobierno no puede echar a andar con un proyecto de Presupuestos prorrogado por tercera vez. Sánchez no ha sido capaz de sacar adelante sus propias cuentas desde que está al frente de la Presidencia. Durante estos 16 meses, ha gobernado con los Presupuestos que elaboró entonces el PP junto a su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Este domingo, el ex ministro apuntó que sería recomendable aprobar unos nuevos. 

 [El PSOE pierde la mayoría absoluta en el Senado y queda en manos del nacionalismo]

Desde las patronales de empresarios consideran que la unión del bipartidismo sería lo óptimo para sacar adelante las cuentas, ya que lograría consolidar la economía o, por lo menos, adelantarnos a la desaceleración. Las fuentes consultadas insisten en que un acuerdo de Presupuestos de con Podemos o los independentistas "conllevaría realizar muchas cesiones que podrían hacer caer la economía", señalan a LPO. 

El escenario ideal para el PSOE sería negociar la investidura con el apoyo a las cuentas públicas, pero algunos socialistas consideran que este trato "quizás requiera de más tiempo". Sin embargo, un cargo orgánico apunta a LPO que en el documento que utilizó el PSOE la pasada investidura fallida -'Plan para avanzar y vencer el bloqueo'- viene fijada la segunda quincena del mes de enero para aprobar el techo de gasto y marzo para tramitar el proyecto de Presupuestos. 

A este plan se añade el bache del Senado. Los socialistas perdieron este domingo la mayoría absoluta en la Cámara Alta. El Senado supone un factor clave para para sacar adelante los Presupuestos o el techo de gasto. Con el 100% de los resultados escrutados, los socialistas conservan 92 de los 123 senadores electos de la convocatoria anterior. Al perder la mayoría absoluta en la Cámara Alta cualquier decisión al respecto tendrá que pasar imperiosamente por un acuerdo con el Partido Popular. Eso sí, con 110 escaños del PSOE y 95 del PP, ambos partidos reunirían juntos 205 escaños que superan con holgura la mayoría absoluta fijada en los 133 votos.