Elecciones 10N
La ultraderecha latinoamericana ve a Vox como un ejemplo de éxito
El espectacular resultado de la formación de Santiago Abascal multiplica el interés por Vox al otro lado del Océano Atlántico. "Tenemos que aprender de la derecha española", afirman

El fenómeno Vox es seguido cada vez con mayor atención por los partidos, movimientos y 'think thank' de ultraderecha de América Latina, que ven en la fuerza de Santiago Abascal un ejemplo de éxito a imitar. Y no es fruto de la casualidad: desde el partido español trabajan activamente en pos de una expansión internacional que responda a su ideal de recuperar la grandeza hispanoamericana.

[La ultraderecha europea celebra el resultado de Vox: "¡Viva España!"]

"No es lo mismo un inmigrante hispanoamericano que la inmigración de los países islámicos", suele repetir Abascal en su distinción acerca de los diferentes "estatus" de los inmigrantes ilegales, uno de sus blancos predilectos de campaña.

En su manifiesto fundacional, de hecho, Vox reafirma "la identidad europea e iberoamericana" de España y "su doble vocación mediterránea y atlántica". Un llamado que, según Vox, responde a la "trayectoria histórica" de España y a su "envergadura cultural y económica".

La "batalla cultural en Hispanoamérica"

Javier Ortega Smith, en un reciente viaje a Buenos Aires, llamó a dar "la batalla cultural en Hispanoamérica". El secretario general de Vox es hijo de madre argentina (Ana María Smith-Molina) y cuenta con doble nacionalidad. Una historia similar a la de Rocío Monasterio, presidenta de Vox en la Comunidad de Madrid, que nació en Cuba y es hija de padre cubano y madre española.

En su visita a Argentina a fines de agosto, Ortega Smith se presentó en el Círculo Militar de Buenos Aires junto a Victoria Villarruel, presidenta del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTyV), una organización revisionista de la última dictadura militar argentina. "¡Viva Hispanoamérica!", gritó el público al concluir la charla.

Este domingo, tras el tercer puesto obtenido por Vox en las elecciones generales de España, el CELTyV llamó en Twitter a "la construcción de un espacio de estas características en Argentina". 

También desde la Fundación Libre, un "think tank contra el marxismo cultural y la hegemonía del progresismo" presidido por el escritor y politólogo Agustín Laje, se hicieron eco del resultado de la ultraderecha española. En un vídeo en YouTube, Laje no dudó en calificar a Abascal como el ganador del debate del lunes anterior a la elección y resaltó que se haya "metido de lleno con todos los dogmas de la corrección política vigente".

Tampoco en Chile pasó desapercibida la disparada de Vox. El ex diputado y presidente del movimiento Acción Republicana, José Antonio Kast, consideró que la "derecha chilena tiene mucho que aprender de la derecha española". Su flamante fuerza tiene previsto lanzarse de lleno en las elecciones de 2021. "Sin transar principios ni convicciones, sin ceder ante la izquierda ni tomar sus banderas, Vox de la mano de Abascal siguen avanzando y hoy son la tercera fuerza política", resaltó.

En junio de este año, Kast se reunió personalmente con Abascal e Iván Espinosa de los Monteros para "intercambiar impresiones sobre la urgencia de frenar el marxismo cultural y la necesidad de defender valores conjuntos entre países hermanos".

Vox también cuenta con movimientos afines y seguidores en otros países latinoamericanos como Perú, Colombia, Uruguay, México o Venezuela. En Perú, el ex ministro del presidente Pedro Pablo Kuczynski y congresista peruano Salvador Heresi ya adelantó este año su intención de construir "un partido realmente progresista" como Vox. "En Perú también se está forjando un movimiento social para promover nuestra concepción cristiana del ser humano, familia y sociedad política", dijo recientemente. En Perú también han proliferado en las redes sociales diferentes "grupos de amigos de Vox", algunos de ellos ligados orgánicamente al partido. De los 52.000 afiliados que tiene Vox en total, cientos forman parte de "filiales" internacionales como Vox Miami, Vox Cuba o Vox México.

En Uruguay, el nuevo partido Cabildo Abierto del ex comandante en Jefe del Ejército uruguayo Guido Manini Ríos ha sido comparado con Vox, mientras en Colombia el propio Abascal ha apoyado en persona al Centro Democrático del ex presidente colombiano Álvaro Uribe. En México, algunas investigaciones locales han vinculado a Vox con El Yunque, una organización paramilitar ultracatólica.

En Brasil, donde actualmente gobierna el ultraderechista Jair Bolsonaro, Vox ha intentado imitar algunas de sus tácticas de campaña en las redes sociales así como las ideas ultraliberales del ministro Paulo Guedes. 

[El plan económico de Vox: más cerca de Bolsonaro que de Trump y Le Pen ]

Sin embargo, el hecho de no ser un país hispano y los lazos de Bolsonaro con el evangelismo brasileño han mantenido cierta distancia entre ambas fuerzas.