Más País
Temor a una desbandada en Más País tras el "bluff" de las elecciones
El partido de Iñigo Errejón tendrá que afrontar una reestructuración tras el fracaso electoral por el que obtuvo tres diputados, lejos de los 15 necesarios para obtener grupo propio

El partido de Iñigo Errejón afronta turbulencias antes de cumplir dos meses de vida. Más País surgió in extremis a finales de septiembre para concurrir en la repetición electoral del 10N. El fulgor del momento precipitó el salto del ex número dos de Podemos a la arena estatal pero los pobres resultados de su formación, que consiguió sólo tres diputados, despierta el temor a una desbandada de cuadros que impida la cristalización del proyecto en todo el país. Los abandonos se prevén entre candidatos y técnicos, al no poder afrontar económicamente la estructura territorial de que disponen. Más País tendrá que afrontar una reestructuración para asegurar su supervivencia. 

Algunos cuadros que conformaron las candidaturas no dudan en calificar los resultados como un "bluf", y avanzan a que ya cunde la convicción de que "va a irse mucha gente del proyecto". Más País decidió presentarse en las 18 provincias más pobladas con el objetivo de conformar grupo propio -una aspiración que se fue desinflando conforme se aproximaba la cita electoral-. 

[El partido de Errejón ya asume que no obtendrá grupo propio el 10N]

Los candidatos de las listas fueron elegidos a contrarreloj en un proceso que puso de relieve la falta de cuadros de Errejón más allá de Madrid. Algunos cabeza de listas eran ex dirigentes de Podemos que abandonaron la formación, como el caso de Óscar Urralburu o las ex diputadas andaluzas Carmen Lizárraga y Esperanza Gómez, y muchos otros eran absolutamente desconocidos para el gran público, como el candidato de Las Palmas de Gran Canaria o el cabeza de lista de Barcelona, Juan Antonio Geraldés, que hasta semanas antes de estar en Más País militaba en el partido de Comunistes y se presentó en una candidatura con la CUP pocos meses antes.

Tras el fracaso electoral de Más País, que sólo consiguió dos diputados por Madrid y uno por Comunidad Valenciana -donde concurría con Compromís- muchos de estos candidatos volverán a la vida civil, más aún aquellos que se adhirieron al proyecto de Errejón al estilo paracaidista, sin tener lazos previos con el círculo del político. Una circunstancia que dificultará más aún la extensión del proyecto en todo el país. 

[El mentor de Iñigo Errejón hará campaña por Podemos]

En el partido contemplan varios escenarios; una legislatura corta, de 2 años, o una de 4; y se muestran dispuestos a trabajar para estar preparados en cualquiera de estas dos situaciones. "Hay que empezar a trabajar ya", "hay mucha ilusión", señalan.

Pero también son conscientes de las dificultades que enfrentarán en esta misión. Las salidas harán más evidente aún la falta de cuadros y podrían comprometer seriamente la expansión y asentamiento del partido nacional de Errejón. 

Tampoco hay convocado un Congreso que siente las bases de Más País como organización estatal. Los recelos crecen hacia la inexistente estructura de un partido que de momento tiene sólo candidatos designados a dedo por el líder de la formación; unos procedimientos similares a los inicios de Podemos que sin embargo han dado mucho peor resultado. 

Una reestructuración

A todo esto se une la falta de medios. Si en campaña electoral redujeron los gastos ostensiblemente respecto a los comicios de mayo, donde Errejón se presentó como candidato a la Comunidad de Madrid, ahora Más País tendrá que afrontar una reestructuración de los recursos y del personal -al igual que Ciudadanos- por las reducidas subvenciones públicas que recibirán en consonancia con su limitada representación. 

Los grupos propios en el Congreso reciben 29.026 euros mensuales, además de un extra de 1.670,17 euros al mes por diputado. En el caso de Más País, sus tres diputados entrarán a formar parte del Grupo Mixto y tendrán que repartir con el resto de partidos minoritarios las subvenciones correspondientes, reduciendo notablemente el volumen de ingresos. 

[Errejón copia los estatutos de Podemos y castiga las declaraciones "no autorizadas"]

Hasta el momento, los recursos del partido provienen en gran medida de los excedentes de sueldo de los cargos públicos en el Ayuntamiento y Comunidad de Madrid, donde tienen estipulado un tope salarial de tres salarios mínimos, 2.700 euros.