Elecciones 10N
Podemos perdería una cuarta parte de su representación y Más País se queda en su mínima expresión
Las fuerzas de izquierdas necesitarían a los nacionalistas y a los independentistas para formar un gobierno progresista

Todas las fuerzas necesarias para un Gobierno de izquierdas retrocederían en las urnas. Si Pedro Sánchez pierde representación en el Congreso, la caída de Podemos es aún más pronunciada. El partido de Pablo Iglesias perdería un cuarto de su representación al pasar de 42 a una franja de entre 30 y 34 diputados, lejos del mínimo de 35 que se marcaban para "resistir" en la repetición electoral. Los morados se confirmarían incapaces de aguantar en estos segundos comicios, que dejan a la izquierda más lejos de la mayoría absoluta que el pasado abril.

No es el único damnificado: Más País confirmaría su fracaso, al quedarse lejos de conseguir la mayoría del 5% de los votos en todo el país y obtendría 3 diputados, según la encuesta de GAD3 para TVE y Forta. De hecho, la formación de Íñigo Errejón se quedaría sin grupo propio en el Congreso, algo que consideraban como necesario. El partido de Errejón obtendría dos diputados por Madrid y uno por Valencia, aunque en las filas de Más País confían en rascar uno más en la capital. 

Las confluencias de Errejón para conseguir sumar voto parecen poco fructíferas. Més Compromís, coalición entre la formación valencianista y Más País, conseguiría un único diputado por valencia. Este sería Joan Baldoví, que ya consiguió su escaño el pasado 28A en solitario. 

En el caso de Aragón, mal augurio para la Chunta Aragonesista. La formación nacionalista seguiría sin representación a pesar de su alianza con Más País. El partido que sí que conseguiría representación sería Teruel Existe, un partido que quiere reivindicar a la provincia y usando el popular eslogan. 

¿Confluencias?

La suma de estos dos partidos con el PSOE, que sacaría una horquilla de entre 114 y 119 diputados. La suma de los tres partidos de izquierdas conseguirían 147 diputados por la franja baja y 156 por la franja alta. Así, la suma progresista necesitaría de los partidos nacionalistas e independentistas para poder apoyarse.

En el caso de las fuerzas independentistas catalanas, ERC y PNV dejarían de tener la clave del gobierno y necesitarían también a JxCat para poder formar un gobierno por la izquierda. La única alternativa que tiene el PSOE es una abstención técnica del PP, algo que Casado ha alejado durante la campaña.

El BNG podría volver al Congreso de los Diputados tras años de ausencia, tras perder su representación en las elecciones de 2011. De la misma forma, el PRC mantendría su escaño y el partido provincial Teruel Existe podría conseguir la representación.