Elecciones 10N
La petición de ilegalizar partidos de PP, Cs y Vox, un balón de oxígeno para ERC y JxCat en el cierre de campaña
Laura Borràs tacha de "antidemocrática" la petición y llama a combatir "el fascismo introducido en las instituciones"

Empujón a Esquerra Republicana y Junts per Catalunya tras la votación en la Asamblea de Madrid en la que se pedía la ilegalización de partidos políticos independentistas. La candidata posconvergente, Laura Borràs, ha tachado de "antidemocrática" y ha llamado a combatir a aquellos "partidos que no la practican" y al "fascismo en las instituciones". 

La candidata por Barcelona ha asegurado que esta propuesta es "totalmente impropia de una democracia". Por ello, aseguran que el Parlament tiene que "demostrar que es soberano", puesto que "sus diputados son representantes del pueblo de Cataluña". 

En una línea similar se ha expresado el candidato de ERC, Gabriel Rufián. El portavoz republicano ha expresado que "quienes llaman democracia a que la Asamblea de Madrid pida la ilegalización del independentismo, son quienes prohíben que el Parlament debata sobre mantener a una familia que cobra 8.000.000 euros públicos al año".

Sánchez y Fiscalía

Otro acontecimiento de campaña que el independentismo aprovechó en su beneficio fue la polémica con Sánchez y la Fiscalía. El presidente en funciones prometió en campaña que su gobierno traería de vuelta a Puigdemont para luego insistir con que el Ministerio Público dependía del Gobierno. 

[Dirigentes socialistas temen que el "error" de Sánchez con Fiscalía les vaya a "costar caro" el 10N]

Las formaciones independentistas acusaron al gobierno de violar la separación de poderes, mientras asociaciones de Fiscales ponían el grito en el cielo por el "desconocimiento" de Sánchez sobre las instituciones. El presidente tuvo que pedir perdón por sus palabras, que atribuyó a la campaña y al "cansancio".