Argentina
Lula, a un paso de la libertad tras un fallo de la Corte de Brasil
El Tribunal resuelve por seis votos contra cinco que un condenado en segunda instancia no debe estar preso

La Corte Suprema de Brasil ha resuelto por seis votos contra cinco que la prisión de un condenado en segunda instancia es inconstitucional. Por ello, ha fallado en contra de una sentencia de 2016, que deja la puerta abierta para la liberación del ex-presidente Lula Da Silva.

Esta decisión puede permitir que miles de presos, entre ellos muchos vinculados la operación anticorrupción brasileña Lava Jato --que llevó a Lula a la cárcel-- puedan recuperar su libertad, al menos hasta que no haya una sentencia definitiva.

La decisión, que ha llegado tras un complejo juicio, contradice con lo que se estableció en 2016 y que determinaba que un condenado en segunda instancia ya podía ser encarcelado, aún cuando hubieran apelaciones a tribunales superiores.

La Corte resuelve que una pena de prisión sólo podrá ejecutarse cuando acabe todo el proceso de apelaciones. En el caso de Lula, que está condenado a ocho años, dependerá de la apelación presentada ante la misma Corte Suprema.

Los jueces habían empatado 5 a 5 en la votación, con lo que la responsabilidad del desempate recayó en el presidente del tribunal, José Antonio Dias Toffoli, que se decidió por lo que finalmente se resolvió.

[Fernández: "La región se tiene que unir como en la década progresista de Kirchner, Lula, Evo y Correa"]

El presidente electo, Alberto Fernández, celebró el fallo minutos después de que se conociera. "El Supremo Tribunal Federal de Brasil ha decidido que las condenas a prisión solo son ejecutables una vez que hayan quedado firmes. Es lo mismo que venimos reclamando en Argentina desde hace años. ¡Valió la pena la demanda de tantos! ¡#LulaLivreAmanhã!", tuiteó Fernández.

En una situación similar, con apelaciones aún a la espera de una resolución, se calcula que están cerca de 5.000 presos por diferentes delitos. Entre ellos, aparecen una veintena de políticos y empresarios condenados por Lava Jato.

Según la decisión, que no valdrá para delitos violentos juzgados en tribunales populares, cada uno de esos casos deberá ser analizado individualmente tras una petición de los abogados de cada recluso, que en el caso de Lula pudiera no ser inmediata.

Cristiano Zanin, jefe de su equipo de abogados, dijo hoy, cuando el juicio aún no concluía, que sólo dará ese paso después de visitar al ex-presidente en la cárcel para plantearle la nueva situación, lo que tiene previsto hacer este viernes.