José Carlos Díez
"El PP ha hecho la mayor subida de impuestos de la historia de España desde Isabel la Católica"
José Carlos Díez cree que el principal desafío económico tras el 10N no será el crecimiento o el déficit, sino adaptarse a la revolución productiva en marcha. Afirma que "es probable una recesión en 2020"

José Carlos Díez nació en la misma clínica que Pablo Casado, el Hospital Río Carrión de Palencia, pero el economista no tiene miramientos a la hora de criticar a su coterráneo y al partido que preside. "El Partido Popular ha hecho la mayor subida de impuestos de la historia de España desde Isabel la Católica. Cada vez que oigo al Partido Popular decir que va a bajar los impuestos me pongo la mano en la cartera porque me los va a subir", asegura en entrevista con LPO sobre la propuesta electoral de los populares de una masiva rebaja fiscal.

Profesor de la Universidad de Alcalá de Henares y frecuente tertuliano en los medios de comunicación, Díez no se anda con vueltas a la hora de analizar la economía y la política. El mediático economista cree que "es probable una recesión en 2020" en España a pesar de que la mayoría de las proyecciones prevén un crecimiento entre el 1,5% y el 1,8%, aunque rechaza las comparaciones con la crisis del 2008.

Lamenta, eso sí, que el "Gobierno no haya podido hacer nada" en la última Legislatura y habla de "18 meses perdidos". En vísperas del 10N, Díez no se anima a dar pronósticos y asegura que España nunca había asistido a "unas elecciones con tanta incertidumbre".

Entre las elecciones del 28 de abril y las del 10 de noviembre el clima económico ha desmejorado. ¿Hubo un error de cálculo del Gobierno?

Ha sido un error para el país en general ir a segundas elecciones básicamente porque las encuestas no están dando nada diferente. Hay algún cambio con Ciudadanos y Vox, pero en clave de gobernabilidad la situación es muy complicada. Hubo una posibilidad de PSOE y Ciudadanos que sumaban. Era una coalición estable con dos partidos que podrían haber hecho un Gobierno de coalición pero por los dos líderes ha sido imposible de conseguir. La otra alternativa no es estable. Imagínate un Gobierno del PSOE con Podemos y Esquerra Republicana apoyando en el Parlamento con Barcelona en llamas. Vamos a ver lo que sale después del 10 de noviembre. Ahora mismo las encuestas indican que prácticamente uno de cada tres españoles dice que no ha decidido el voto y esto es inédito. Nunca habíamos ido a unas elecciones con tanta incertidumbre. No me atrevo a hacer un pronóstico pero sí pinta que la gobernabilidad va a seguir muy complicada.

¿En qué medida podrá influir la situación económica en el voto?

Lo que pasa es que todavía la economía no ha empezado a destruir empleo. Es verdad que ha caído la confianza del consumidor y las familias han parado el gasto. Están bajando la compra de coches y la compra de vivienda y ya se ha activado un mecanismo de incertidumbre. Pero no ha empezado la destrucción de empleo. El ciclo político se activa cuando se activa la destrucción de empleo. En la crisis del 2008, el PSOE estaba en el Gobierno y no empieza a caer en las encuestas hasta prácticamente un año después de la caída de Lehman Brothers. Cuando los ciudadanos empiezan a notar la crisis es cuando se destruye empleo.

En la crisis del 2008, el PSOE estaba en el Gobierno y no empieza a caer en las encuestas hasta prácticamente un año después de la caída de Lehman Brothers. Cuando los ciudadanos empiezan a notar la crisis es cuando se destruye empleo

¿Cuál es el principal desafío a nivel económico que deberá enfrentar el próximo Gobierno?

Igual que el de cualquier país. Estamos en una revolución tecnológica muy intensa, una revolución que cambia la manera de producir. Tuvimos un gran desarrollo económico desde los 70 hasta los 90 gracias al desarrollo industrial y la deslocalización de países europeos por salarios más baratos en España. Hubo una llegada de inversión extranjera muy potente. Todo ese tipo de industrias va a mantenerse. Ahora estamos en reestructuración pero va a seguir. Van a estar en buena parte robotizadas y ese shock de creación de empleo hay que sustituirlo. Ahora mismo los sectores en el mundo donde se están creando buenos empleos, con buenos salarios, son los entornos digitales con inteligencia artificial. No tanto en el desarrollo de la tecnología pura, aunque si lo tienen mejor. En estos temas deberían estar todos los políticos del mundo. Pero en España el otro día vimos un debate con cinco representantes políticos y en tres horas ninguno nombró la palabra innovación ni la palabra ciencia.

¿Están las empresas españolas preparadas para adaptarse a esta revolución productiva?

Hay dos tipos de empresa. Unas que están compitiendo en entornos internacionales y otras que compiten en el entorno doméstico. Las que están en entornos internacionales no tienen opción. O tú estás en la dinámica de innovación o mueres, porque la competencia te come. Las que están en ámbitos domésticos, pues muchas están más protegidas, aunque no todas. Ahí estamos viendo empresas buenas pero en esa parte España está muy retrasada. Nosotros tenemos 5.000 empresas que explican el 95 por ciento de las exportaciones de bienes. Necesitamos 50.000 de esas empresas y bajaríamos la tasa de paro al 5 por ciento. Es complicado crearlas, pero el diagnóstico es sencillo. Esas empresas tienen que tener un enfoque internacional y llevar una capa de innovación, sino no van a sobrevivir.

Tenemos 5.000 empresas que explican el 95 por ciento de las exportaciones de bienes. Necesitamos 50.000 de esas empresas y bajaríamos la tasa de paro al 5 por ciento. El diagnóstico es sencillo. Son empresas tienen que tener un enfoque internacional y llevar una capa de innovación

¿Qué herramientas tendrá el nuevo Gobierno para estimular la economía en un contexto de desaceleración considerando que la deuda pública alcanza casi el 100% del PIB y Bruselas exige un ajuste del déficit público?

Que tengas un alto nivel de endeudamiento limita tu margen de política económica, pero no lo elimina. Que tú estés altamente endeudado y con un déficit no quiere decir que todo el ajuste lo tengas que hacer sobre la política social, porque muchas veces eso te acaba generando una crisis social, te saca la gente a la calle y te colapsa como ha sucedido en Chile. ¿Qué deberías hacer si no hay recursos? Meter más inteligencia, que es lo que ha hecho el ser humano desde que se puso a dos patas en las sabanas africanas. Hay que hacer una redefinición de todo lo que es el gasto público en España: hay partidas que seguramente no son necesarias y hay partidas que no se están cubriendo. Por ejemplo, en España hay pobreza infantil, hay niños que no tienen el calzado necesario. Muy pocos, un 3 por ciento de la población. Pero esa gente está teniendo problemas que el diseño institucional que tú tenías del subsidio de paro y de la política social no le está cubriendo. Eso hay que redifinirlo. Eso supone cambios y a la gente no le gusta, pero alguien les tendrá que decir la verdad.

¿Hay que aumentar impuestos a algunos sectores entonces?

Una opción es aumentar impuestos. España ya tiene un nivel de presión impositiva muy elevado y los ciudadanos rechazan la subida de impuestos. Podemos ha dicho explícitamente que no se puede subir impuestos a las clases trabajadoras. Pero es que son 20 millones de clase trabajadora. Si no subes impuestos a la clase trabajadora, no vas a subir los impuestos en España. Entonces, si no vamos a subir los impuestos, hay un récord histórico de deuda pública y llegamos a la fase próxima a la recesión con un déficit público.... todo en la vida no puede ser.

¿Y elevar por ejemplo el Impuesto Sobre Sociedades?

Pero el impuesto a las sociedades si lo elevas mucho se van a Portugal, que lo acaba de bajar con un Gobierno de izquierdas. El mundo está muy complicado. Y si subes mucho la cotización a la Seguridad Social, como dicen también en la izquierda en España, compites con países asiáticos que no tienen sistema público de pensiones y que no pagan cotización a la Seguridad Social. Todo se puede subir en teoría. Pero si quieres subir los impuestos, bajar el paro y subir los salarios a la vez, eso es más complicado.

¿Es exagerado hablar de que estamos a las puertas del 2008 cuando todavía la economía sigue creciendo?

Es lógico que la gente se acuerde de la crisis del 2008. Fue muy dura y ha dejado cicatrices. La crisis fue por una burbuja inmobiliaria con un boom de construcción de vivienda. Se llegaron a construir más viviendas en España en el 2007 que en todos los países europeos juntos. Y hubo un boom de crédito. Todo eso iba financiado y apalancado con crédito y en deuda externa. En este momento eso no pasa. Este año se van a construir unas 70.000 viviendas, un 90 por ciento menos que en el 2007, y no hay boom de crédito. Ahora el punto de debilidad en España está en renovar la deuda pública. En 2007 no teníamos deuda pública y ahora sí. En este momento estamos emitiendo bonos a 10 años al 0,20. Si nos compran bonos a ese interés no va a haber una crisis como en el 2007. Si se complica otra crisis financiera internacional, llega el contagio y el bono empieza a subir... pues ahí sí podríamos tener problema. Es verdad que hay ese riesgo, no hay que ocultarlo, pero en este momento estamos emitiendo en unas condiciones muy cómodas y eso da una cierta estabilidad para que no sea una crisis similar a la del 2007.

Sánchez anunció que Calviño será vicepresidenta económica en caso de ganar las elecciones. ¿Cómo evalúa su gestión?

Como diría un chino, es pronto para evaluarla. Porque es un Gobierno que no ha hecho nada: no ha podido sacar el presupuesto, no ha aprobado ninguna ley. Han sido 18 meses perdidos, no han hecho nada. No se la puede evaluar ni bien ni mal. Es verdad que ella es la ministra de Agenda Digital y no se le conoce declaración, ni siquiera medidas. No ha hecho ni una declaración sobre inteligencia artificial y agenda digital. Yo creo que ese es uno de los grandes déficits en España, donde peor estamos. Ella debería haber liderado eso. Y en la parte de política económica, el presupuesto le quedó dado y la subida de pensiones también. Además todo el aumento del déficit y la deuda pública de este año, que nos va a complicar el presupuesto del 2020 y la negociación con Bruselas, ha sido responsabilidad del Partido Popular. No de ella.

Calviño es la ministra responsable de Agenda Digital y no se le conoce ninguna declaración ni medida vinculada a la inteligencia artificial. Yo creo que ese es uno de los grandes déficits en España

El PP propone una bajada de impuestos. ¿Es compatible esto con la limitación del déficit que exige Bruselas?

El Partido Popular ha hecho la mayor subida de impuestos de la historia de España desde Isabel la Católica. En el año 2011, que dijo que los iba a bajar en la campaña. Subió el tipo máximo del Impuesto sobre la renta dos puntos por encima de la propuesta de Izquierda Unida y del Partido Comunista. Cada vez que oigo al Partido Popular decir que va a bajar los impuestos me pongo la mano en la cartera porque me los va a subir.

¿Por qué los últimos datos de empleo han generado lecturas tan diferentes? El número de parados en el SEPE creció en 98.000 personas pero hubo 106.000 afiliados más a la Seguridad Social

En España el problema con el paro registrado es que dan el dato solo del último día del mes. Es un dato muy volátil. Si dieran el dato de paro registrado de todo el mes, y lo dieran corregido de estacionalidad, sería un buen dato. Pero como no lo dan bien, es una estadística que yo personalmente nunca miro. El dato de afiliación a la Seguridad Social es un dato donde un empresario ha contratado a un trabajador y por registrarlo en la Seguridad Social va a pagar un 40 por ciento de su salario de impuestos. Es un dato fiable, si bien puede que no coja todo el empleo porque hay economía sumergida.

¿El dato de parados que se registra en el SEPE no es fiable?

No tienes ningún incentivo a registrarte salvo que vayas a cobrar algún tipo de subsidio, te lo pidan para algo. De hecho, el dato bueno de desempleo se mide con la Encuesta de Población Activa, la EPA. Es una encuesta homologada e internacional con un protocolo de Naciones Unidas y de la OIT. El dato del paro registrado es el que cuentan todos los periódicos y el que luego entra el debate. Pero cuando luego se habla del PIB del cuarto trimestre cogerán el dato de afiliaciones, no cogerán el dato de paro registrado. La realidad es que hay 106.000 personas en octubre que encontraron empleo. Estamos en un escenario complicado, pero no recesivo. ¿Vamos a entrar en recesión en 2020? Es probable. ¿Es seguro? No.

¿Ve probable una recesión para 2020? Los pronósticos proyectan un crecimiento entre el 1,5% y el 1,8%

Es que estamos en un entorno internacional muy complicado. Digo que hay un riesgo. El horizonte es muy complicado porque yo creo que Estados Unidos también está próximo a una recesión. No sé si este año, pero el año que viene es muy probable que Estados Unidos también entre en recesión. Eso complica mucho la economía mundial. Estados Unidos lleva más de diez años creciendo y creando empleo, pero ya se han activado los mecanismos recesivos allí. La industria y la construcción ya está en recesión, destruyendo empleo. Solo aguanta el consumo privado. Eso es insostenible. Y con Europa parada y Alemania en recesión, para España será muy difícil crecer. Y para América Latina también.