Elecciones 10N
Cospedal se une a Rajoy y reaparece con Casado en la recta final de campaña
El último Gobierno popular -a excepción de los 'sorayistas'- ha respondido a la llamada del nuevo presidente del PP para buscar juntos la remontada electoral. Casado ya tiene foto con "sus" ministras: Cospedal, Báñez, Tejerina y Pastor

La vuelta de los hijos pródigos. Así se podría denominar la recta final de la campaña del PP. El antiguo equipo de Mariano Rajoy, valorado de nuevo en las candidaturas del 10N, ha respondido a la llamada del nuevo presidente de la formación y ha decidido arroparle en su remontada. 

[Pablo Casado ahora se inspira en Rajoy para la campaña electoral]

La última en hacerlo ha sido María Dolores de Cospedal, retirada de la vida pública desde su dimisión, pero que este miércoles ha acudido al desayuno informativo de Nueva Economía Fórum que protagonizaba Ana Pastor y presentaba el propio Pablo Casado. Ella, que dijo no querer volver a la política, fue uno de los grandes centros de atención de los periodistas y empresarios que allí se congregaron. 

No fue la única. Cospedal tuvo que compartir protagonismo -más allá de los candidatos oficiales- con otra exministra de Rajoy. Fátima Báñez, que rehusó volver en las listas de Casado como número uno por Huelva en sustitución de Juan José Cortés, estuvo presente, incluso, en el discurso de Pastor, que aplaudió su cuestionada reforma laboral y que fue nombrada en el acto como la futura ministra de Casado en caso de gobernar tras el 10N.

[Casado aparta a los radicales de su lista y rescata al equipo de Rajoy]

Ambas se reencontraron con antiguas compañeras de Gobierno que, al contrario que ellas, sí siguen en la pugna electoral, como es el caso de Isabel García Tejerina. Casado no desaprovechó la oportunidad de hacerse la foto con "sus" ministras -dijo en broma- y hasta encumbró a la propia Pastor a un futuro ministerio -no especificó cuál- si él logra "sacar un escaño más que Sánchez" y hacerse con la Moncloa. 

Si en la campaña anterior del 28 de abril se había producido un abandono mutuo entre el rajoyismo y el nuevo casadismo, ahora se han reforzado los lazos de unos con otros. Antes, Casado había relegado a muchos de ellos a puestos menores, convencido de que ofrecer juventud y rostros mediáticos acabarían con el lastre de la corrupción en el PP. Los otros, sintiéndose ninguneados, le afearon el abandono de los valores tradicionales del PP para arrimarse a Vox. Ahora, la vuelta a la moderación ha promovido la reconciliación y hasta el propio Rajoy ha colaborado en la campaña con el anuncio de su libro y acompañando a Feijóo, ayer, en un acto en Pontevedra. 

  [Génova reivindica la identidad propia de Casado frente a la herencia de Aznar y Rajoy]  

A quien no se espera en campaña, como es lógico, es al lado sorayista del antiguo Ejecutivo de Rajoy: ni a la propia Sáenz de Santamaría; ni a otros afines a ella como a los ex ministros Rafael Catalá o Cristóbal Montoro, entre otros. Una vez perdieron las primarias contra Casado, todos ellos se retiraron de la vida pública y se desentendieron de ese nuevo PP que tras obtener el peor resultado de la historia del partido aspira, ahora, incluso, a ganar las elecciones.