Política
La nueva vida de Sáenz de Santamaría: el 'alma de la fiesta' en Cuatrecasas
La ex vicepresidenta de Gobierno vive ahora un momento dulce en su vida laboral y se mantiene alejada de la escena política frente a ex compañeros como Cospedal o el propio Rajoy

La que fuera la mujer más poderosa de la política española afronta una campaña electoral decisiva en el PP en un discretísimo segundo plano. Si esta semana figuras como Mariano Rajoy, Mª Dolores de Cospedal o Fátima Báñez han reaparecido para arropar a Pablo Casado en la recta final de campaña, Sáenz de Santamaría no se plantea volver a la primera línea política, según confirman fuentes próximas a LPO. 

La que fuera ex vicepresidenta de Gobierno hasta hace un año y medio permanece inmersa en su nueva vida en el despacho Cuatrecasas, donde goza de la simpatía general del resto de empleados. La ex dirigente, de profesión abogada del Estado, atraviesa un momento dulce en su vida laboral. 

Después del fuerte desgaste de la primera línea política, Santamaría es la responsable del área de Corporate Governance and Compliance desde marzo, cuando fichó por la firma. Este departamento es el encargado de potenciar las áreas de transparencia y en él se ha marcado como objetivo hacer públicos los sueldos de su dirección. 

[Cospedal se une a Rajoy y reaparece con Casado en la recta final de campaña]

En su nuevo puesto valoran muy positivamente su gran capacidad de trabajo y reconocen haber descubierto otra faceta hasta ahora desconocida de la ex presidenta, un carácter expansivo que ha salido a relucir en los últimos meses. De buen trato, a Sáenz de Santamaría ya le reconocen el mérito de no perderse una cena de trabajo. La abogada "no se pierde una" de estas cenas informales, en las que destaca por su jovialidad y donde, según apuntan fuentes próximas, "es la última en irse". 

Esta faceta de la ex presidenta ha sorprendido en el despacho de abogados, donde la ex dirigente ha sabido ganarse el favor de sus compañeros, y donde, según fuentes conocedoras, mantiene un magnífico trato con todos los miembros del despacho, desde juniors hasta lo más alto del Consejo de Administración, del que forma parte. 

No es la primera muestra de este tipo que saca a relucir. Durante su etapa en la vida pública, Sáenz de Santamaría sorprendió en una visita al programa El Hormiquero de Pablo Motos, cuando se lanzó a bailar junto al presentador mientras ocupaba la Vicepresidencia del Gobierno. También en el cierre de campaña del PP en las elecciones de junio de 2016, la dirigente protagonizó todos los focos cuando acudió a la mesa e DJ y sorprendió con sus bailes brazos en alto.  

14 meses fuera de la política española

En septiembre de 2019 Sáenz de Santamaría abandonó la política, en una decisión que la nueva dirección popular recibió con alivio. Pudo así emprender sin apenas contrapesos una estrategia de vuelta a la derecha para disputar el electorado a Vox que llevó al partido a los peores resultados de su historia el pasado abril. 

La vuelta de Casado al marianismo, hacia un ala más moderada y menos ideologizada, se ha consumado en la campaña del 10N, donde el propio ex presidente del Gobierno ha reaparecido para apoyar al candidato popular junto a Alberto Núñez Feijóo. Sin embargo, la dirigente más afín a Rajoy, Sáenz de Santamaría, ha renunciado a cualquier tipo de presencia pública en la escena política. 

Desde su fichaje por Cuatrecasas, Santamaría ha rechazado volver a la vida pública, aunque ha tenido contadas excepciones. Una de las últimas fue a finales de octubre, cuando visitó Abanilla (Murcia) junto a Rajoy y el ex ministro Iñigo Méndez de Vigo, en un viaje apartado de cualquier tinte político. 

Sin embargo, la excepción más sonada sucedió el pasado mayo, cuando acudió junto a Rajoy y el resto de ministros sorayistas a la presentación del nuevo libro del ex ministro de Energía Álvaro Nadal. Una reunión que llegó menos de un mes después del fiasco electoral de Casado y que fue interpretado como un resarcimiento por parte de la ex presidenta.