Elecciones 10N
Sánchez forzó un adelanto del debate para tener margen de recuperación si lo pierde
Fuentes cercanas a las negociaciones del debate de candidatos aseguran a LPO que los socialistas reconocieron que preferían hacerlo cuanto antes para tener tiempo de remontar si algo iba mal

El debate de candidatos previsto para el 4 de noviembre estuvo a punto de no organizarse. Los rifirrafes entre los partidos sobre el formato y sobre todo por la fecha casi echan por tierra el único enfrentamiento a cinco que se va a celebrar en la campaña del 10N. 

Todos acusaron al bipartidismo de intentar frenar esos formatos que sí son deseados tanto en Cs como Podemos -y también en Vox, que será la primera vez que participe- y PP y PSOE, a su vez, de querer imponer sus condiciones para salir favorecidos. 

[El único debate entre candidatos, en peligro: cruce de reproches entre Sánchez y Casado por la fecha]

Los populares, por su parte, siempre han acusado a los socialistas de adelantar la fecha con el objetivo de que no estuvieran publicados los últimos datos del paro -que se conocerán el día 5-, pero LPO ha podido saber que los de Pedro Sánchez podrían tener, además, otros motivos ocultos al respecto. 

Tiempo para el olvido

Según fuentes cercanas a la organización del debate, durante las negociaciones los representantes socialistas llegaron a admitir frente al resto de sus adversarios que no querían dejar para muy tarde la celebración del mismo con una sola motivación: tener tiempo suficiente para remontar el discurso si su candidato falla en el enfrentamiento con sus homólogos. Del lunes al domingo pueden ocurrir muchas cosas que hagan olvidar el resultado de uno de los ítems que, según ocurrió en los comicios anteriores, influyen en el resultado de las urnas. 

"¡Esa es la confianza que tiene el PSOE en Sánchez!", ironiza una de las fuentes consultadas por este diario. Otras confirman que los socialistas reconocieron sin tapujos sus verdaderas intenciones para exigir la fecha del 4 de noviembre y unas terceras lo resumen así: "El PSOE fue muy exigente con la fecha", zanjan. 

Cabe recordar que Pedro Sánchez no salió muy bien parado en el debate de la campaña de abril, en el que participaron los candidatos de los cuatro principales partidos sin Vox. En aquella ocasión Albert Rivera protagonizó la discusión y sacó imágenes de la reunión de Pedralbes mantenida entre Sánchez y Quim Torra. Una ofensiva que dejó al líder socialista noqueado, sin capacidad de respuesta, y que aupó al líder de Cs, que después ratificó en las urnas un buen resultado, a sólo 9 escaños del PP. 

En esta ocasión, los socialistas optaron por adelantar el debate al lunes 4 para contar con un margen de maniobra que permita arreglar la situación en caso de que Sánchez no consiga convencer en el encuentro televisivo. 

Cinco minutos por bloque

Sea como sea, los socialistas vencieron y el debate, finalmente, se celebrará en la Academia de Televisión el próximo 4 de noviembre. Será retransmitido por RTVE y constará de cinco bloques: organización territorial, economía, política social, política exterior y calidad democrática. Los candidatos, al ser más, verán reducidos sus tiempos de intervención a tan solo cinco minutos por bloque (de 8 que tenían, por ejemplo, en 2016), lo que extenderá la duración del evento a, aproximadamente, una hora y media.