Elecciones 10N
Los trabajadores de Cs temen que el resultado de las elecciones les deje sin trabajo
Asesores del partido muestran su preocupación por los malos resultados que les auguran las encuestas, aunque confían en el optimismo de sus jefes y en los trackings, que les ofrecen unas mejores expectativas que los sondeos

Han visto las barbas de su vecino cortar y ya casi están poniendo las suyas a remojar. Los trabajadores de Ciudadanos temen que el resultado de las elecciones del 10N termine abocando a la formación a plantear un ERE similar al de Génova. Son varios los asesores y otros cargos externos del partido que han mostrado a LPO su preocupación por un posible paro inminente. "Viendo las encuestas, no es para menos...", lamenta la mayoría de ellos. 

[Ciudadanos perdería la mitad de sus escaños catalanes, según el CIS]

En efecto, si las urnas confirman los peores pronósticos que ofrecen los sondeos al partido, los naranjas podrían ver reducido su presupuesto a la mitad. En Cs, como en el resto de formaciones -a excepción de las más nuevas como Vox-, el grueso de su presupuesto procede de las subvenciones públicas que el Ministerio del Interior otorga -bajo vigilancia del Tribunal de Cuentas- a los partidos políticos.

En la última década, según dicho tribunal, dicha financiación supone entre el 75 y el 80% de los ingresos de las formaciones. En el caso de las elecciones generales, el Estado subvenciona con 21.167,64 euros cada escaño obtenido en el Congreso o el Senado, además de 0,81 euros por cada voto de las candidaturas que han obtenido representación en la Cámara baja y 0,32, por la de la alta. A ellos se suma un pago por los gastos electorales del envío de sobres y papeletas, así como por la propaganda o publicidad utilizada en los comicios.

[El PP dará un balón de oxígeno a Cs y Vox en campaña para favorecer la suma del bloque de derechas]

Así, tras el 28 de abril el PSOE recibió más de 6,5 millones de euros; el PSC, casi 865.000; el PP apenas sobrepasó los 4 millones; Foro Asturias -en coalición con los populares-, alcanzó los 91.000; -UPN (junto a PP y Cs en Navarra Suma), los 111.346,22; Ciudadanos casi llega a los 4 del PP y Vox se estrenó en el reparto con 2,2 millones de euros. En la izquierda, Unidas Podemos rozó, junto a IU, los 3 millones; En Comú llegó a los 382.000 euros; y Equo, a los 5,700. Y entre los independentistas, ERC fue el claro beneficiado con 967.000 euros, seguido de Junts -con 466.000-, PNV -con 379.000-, Bildu -250.000-, Coalición Canaria -casi 130.000-, Compromís -130.000-, y PRC -con casi 55.000-.  

Ahora, si los de Albert Rivera no logran mantener sus 57 escaños y caen hasta los 20 que le auguran las encuestas más pesimistas, sus ingresos públicos podrían verse reducidos en la misma proporción. Es decir, podría pasar de los 4 millones a apenas sobrepasar el millón de euros, con todo lo que ello conlleva. De ahí que a sus trabajadores ya les tiemblen las piernas al pensarlo. 

[Arrimadas se perfila para reemplazar a Rivera en caso de un desplome de Cs el 10N]

Aun así, todos los consultados por este diario confían en el optimismo moderado de sus jefes, que, aunque prevén un mal resultado, confían en movilizar a su electorado in extremes y mantener, así, su puesto como tercera fuerza. "Caer, caemos seguro. Pero confiamos en que no tanto como dicen los sondeos", sentencian. En el peor de los casos, a sus dirigentes siempre les quedará la esperanza fijada por sus socios del PP, que han conseguido salvar los muebles y recolocar a los suyos sin tener que despedir a quienes ya se veían fuera con el ERE anunciado en abril.