Elecciones 10N
Cs utiliza el embarazo de Inés Arrimadas para su campaña electoral y lo lleva a una 'macropantalla'
El partido de Albert Rivera continúa con una campaña más centrada en lo personal que en lo político y cuelga en la fachada de su sede una felicitación junto a emoticonos con la bandera del partido

Una campaña de proximidad destinada a un electorado 'desideologizado'. Ciudadanos afronta estos días su elección más difícil, en la que pueden perder dos tercios de sus diputados, según los sondeos, y busca nuevas fórmulas para recabar apoyos. La última ha sido una apelación directa a la vida personal de Inés Arrimadas, que este martes confirmó su embarazo de su primer hijo. Una noticia que han plasmado en un cartel electoral que ocupa toda la fachada de su sede. 

Si Albert Rivera intentó este miércoles llamar la atención sobre esta noticia mientras ignoraba los malos datos del CIS, el partido ha colgado este miércoles un cartel de grandes dimensiones en su sede con una felicitación a la portavoz, acompañada de dos emoticonos con la bandera de Cs. Ciudadanos hará una campaña sin siglas, que tampoco están presentes en el cartel estrenado por el partido, donde solo se ve el lema de campaña España en marcha.

 [Arrimadas se perfila para reemplazar a Rivera en caso de un desplome de Cs el 10N]

Este cartel, proyectado a través de la pantalla instalada en la fachada del edificio, forma parte de la campaña electoral naranja, que estará basada en la proximidad con el votante y consistirá en actos de pequeño formato. Una campaña de la que ha sido apartada Arrimadas, que se centrará en los debates televisivos, con más exposición mediática. 

De lo institucional a lo personal

Ya este martes, la noticia del embarazo de Arrimadas se filtró casi al mismo tiempo que la publicación del CIS. Y frente al silencio mantenido con los malos pronósticos electorales, tanto desde las cuentas oficiales del partido como el propio Rivera se centraron en la feliz noticia.

"Ya sabemos por qué Inés Arrimadas eligió una cerveza 'sin' para brindar", decía  la cuenta oficial de Instagram de Ciudadanos, que continuaba. "Enhorabuena Inés por tu embarazo, ¡muchas felicidades!". 

En un vídeo lanzado en redes, Rivera también se lanzaba a felicitarle con un mensaje muy personal, en línea con la campaña adoptada estas semanas. "Se acaba de hacer público lo que era una gran ilusión para ti y para tu marido. Enhorabuena, vais a ser mamá, papás, un besito".

[Albert Rivera, el líder más penalizado por su electorado: un tercio de sus votantes le suspenden]

"Y como hemos hablado muchas veces y te he dicho en primera persona, ya verás como ser mamá va a ser la mejor experiencia de tu vida", ha proseguido Rivera, que trata estos días dar un giro drástico en a su perfil. 

Si en la campaña de abril mostró una imagen institucional en todo momento, en esta ocasión busca la proximidad con el votante con mensajes más enfocados al ámbito personal; Rivera se ha quitado la chaqueta y la corbata en campaña y acude a mítines más reducidos, donde hay más contacto con la militancia. Una estrategia adoptada al constatar, en virtud de las encuestas, que el votante de Ciudadanos es el más desideologizado de todos y que sólo conseguirán su voto apelando al aspecto humano, el más universal.