Elecciones 10N
Albert Rivera, el líder más penalizado por su electorado: un tercio de sus votantes le suspenden
Albert Rivera y Pablo Iglesias son los dos políticos peor valorados por su gestión entre sus propios votantes, mientras que Santiago Abascal es el menos penalizado por la repetición electoral

Albert Rivera y Pablo Iglesias sufren las consecuencias de la repetición electoral. Los líderes de Ciudadanos y Podemos son los más penalizados por sus propios votantes en las urnas, según el CIS, y un tercio de su electorado reprueba su gestión política de los últimos meses, en los que ninguno de los nuevos partidos han facilitado el desbloqueo de Gobierno.

El peor parado es Rivera, a quien dan un 1 sobre 10 el 8,2% del electorado que le apoyó en las pasadas elecciones de abril. El porcentaje de votantes de Ciudadanos que suspende al dirigente se eleva aún más, y el 34,2% otorga a Rivera entre un 1 y un 4, una nota por debajo del aprobado que sería consecuencia de su postura tras las elecciones del 28A, en las que no facilitó un Gobierno socialista. 

[Ruido de sables en Cs para defenestrar a Rivera si se produce un batacazo el 10N]

Pablo Iglesias es el segundo peor valorado por sus votantes, y el 7,3% de su electorado le da la peor nota posible (1 sobre 10). En total, el 30,5% del votante de Podemos tiene una mala valoración del secretario general del partido y suspenden su figura. 

Estas cifras caen significativamente en los líderes de los dos principales partidos, aunque más aún en el caso de Santiago Abascal. El líder de Vox es el menos penalizado por su electorado y el que recibe un menor rechazo por parte de sus votantes. Sólo un 6,3% del electorado de este partido otorga la peor nota a Abascal, la menor cifra de los cinco principales líderes. Además, sólo un 17,2% le suspende, también la menor marca. 

Pedro Sánchez obtiene la segunda mejor cifra, y sólo un 20,5% del votante socialista suspende al dirigente, además de ser el político que menos rechazo genera entre su electorado: sólo un 6,5% de quienes votaron al PSOE en abril le concede la nota más baja. 

Pablo Casado, por su parte, obtiene cifras semejantes al líder del PSOE: un 6,7% del votante del PP le da la peor nota posible, pero el suspenso se mantiene en el 21,3%, lejos de las cifras que cosechan Rivera o Iglesias.