Brexit
El Gobierno británico planea un acuerdo de libre comercio entre la UE y Reino Unido y pide el apoyo de España
"Seguiremos defendiendo la presencia de las empresas españolas en el Reino Unido", afirma el embajador británico en España, Hugh Elliott

El Reino Unido ya trabaja en un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea una vez que se produzca el Brexit y para ello confía en el apoyo estratégico de España. Así lo dejó en claro este martes el embajador británico en España, Hugh Elliott, durante un desayuno informativo del Fórum Europa en Madrid.

"Aspiramos a un acuerdo de libre comercio amplio y profundo tanto en bienes como en servicios", dijo Elliott en un fluido español. "En esa negociación nos gustaría que España sea el portavoz de una relación profunda y ambiciosa".

Durante las complejas negociaciones, la Comisión Europea y el Gobierno de Boris Johnson sentaron la posibilidad de alcanzar un acuerdo comercial entre ambas partes para mitigar los efectos del Brexit. Sin embargo, las negociaciones sobre este punto solo se producirán una vez que esté consumada la salida de la UE. Un escenario que esta semana fue retrasado por lo menos hasta el 31 de enero de 2020 a pesar de la disconformidad del primer ministro británico. 

En Londres, mientras tanto, también se mira a Estados Unidos y a la Commonwealth como mercados con los que profundizar las relaciones comerciales, si bien el embajador rechazó con humor que el Reino Unido vaya a convertirse "en el Estado 51 de la Unión" en alusión a Estados Unidos.

[Nueva prórroga al brexit: la UE acepta posponer la salida al 31 de enero de 2020]

Elliott insistió en que, pese a la salida de la UE, el Reino Unido seguirá siendo un importante socio comercial para España. "Nos vamos de la UE, pero no nos vamos de Europa", resaltó en un evento que contó con la presencia del ex embajador de España en Londres Carles Casajuana y la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver. 

El embajador británico recordó que hay más de 700 empresas de su país instaladas en España y más de 400 compañías españolas en el Reino Unido, así como más de 300.000 británicos residiendo en territorio español y alrededor de 180.000 españoles en Gran Bretaña. Unos vínculos que espera que continúen más allá del Brexit.

"Seguiremos defendiendo la presencia de las empresas españolas en el Reino Unido. La cantidad de empresas españolas que hay en nuestro país no es una consecuencia inevitable de la UE, sino la decisión del Gobierno británico de llevar adelante una política económica de apertura que va a continuar", afirmó Elliott. 

El turismo británico en Baleares y Canarias

El embajador se refirió por otro lado a la crisis desatada con la quiebra de Thomas Cook y su impacto en el turismo en Baleares y Canarias.  Elliott confió en que la desaparición del histórico operador turístico será cubierta próximamente por otras compañías.

"El mercado ya está aprovechando el espacio que se ha generado", dijo el embajador, que se refirió en concreto al aumento de los vuelos de la aerolínea británica Jet2.com. Esta semana, además, Elliott se reunió con la consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla. "Juntos vamos a paliar los efectos", indicó el diplomático, que recordó siguen siendo más de 18 milllones los británicos que viajan cada año a España por turismo cuando hace una década la cifra era inferior a los 12 millones.

Las diferencias entre el referéndum de Escocia y el de Cataluña

Dentro de esos 18 millones, hay dos millones de turistas que van todos los años a Cataluña. El embajador cree que la violencia desatada en las calles en Cataluña no afectará estas cifras. "Todos los indicios indican que siguen yendo. No vemos ningún motivo para no seguir yendo. Cataluña es una parte estupenda de este país".

Elliott rechazó opinar sobre la situación política en Cataluña aunque deslizó las diferencias existentes con el referéndum realizado en Escocia en 2014. "Aquel referéndum se realizó con el acuerdo del Parlamento de Escocia y del Parlamento del Reino Unido, tal como establece la constitución. Fue un referéndum constitucional".

Por último, el embajador defendió la decisión de salir de la UE y pidió no quedarse solo con las posturas críticas. "Unas 17,4 millones de personas votaron el Brexit en 2016, un récord de votantes. Ha sido el ejercicio democrático más grande de nuestra historia y nuestra obligación como Gobierno es implementar lo que ha decidido el pueblo".