Elecciones Argentina
Zapatero se postula en Argentina como mediador entre el peronismo y las empresas españolas
El ex presidente del Gobierno acudió al país a celebrar la victoria electoral de Alberto Fernández, por quien hará valer sus contactos en empresas con fuerte presencia en el país como Telefónica, Repsol o Indra

Rodeado de los líderes de la izquierda sudamericana, José Luis Rodríguez Zapatero celebró el domingo en Buenos Aires la victoria del peronista Alberto Fernández en las elecciones presidenciales argentinas. El ex presidente del Gobierno no sólo asistió en directo al triunfo de Fernández, con quien mantiene una excelente relación y ya se reunió en Madrid el pasado septiembre, sino que también se postuló como mediador entre el futuro presidente argentino y las empresas españolas en el país, en las que mantiene excelentes contactos debido a su paso por la Monlcoa.

Según pudo saber LPO de fuentes cercanas al ex presidente español, Zapatero desea asumir un rol similar al que tuvo en su momento el ex presidente socialista Felipe González. Para ello, puede exhibir sus fluidos vínculos con algunas de las principales empresas españolas que tienen fuerte presencia en Argentina y Latinoamérica.

Zapatero viajó a Buenos Aires el sábado y regresó este mismo lunes, según pudo saber a LPO. Pese a su corta estadía, el ex presidente del Gobierno español se hizo tiempo para visitar una escuela en el barrio porteño de Caballito y recibir una camiseta del popular club de fútbol Racing de parte del presidente de la entidad, Víctor Blanco, en el Hotel Savoy. 

Zapatero acudió a la invitación de Frente de Todos y fue en calidad de observador internacional de la Organización de Estados Americanos (OEA) en los comicios. Tras el cierre de los centros electorales acudió al búnker del peronismo con Fernández y Kirchner, donde celebró el triunfo acompañado de la ex presidenta brasileña Dilma Rousseff y el ex mandatario paraguayo Fernando Lugo, entre otros líderes de la izquierda sudamericana. 

En el marco de su visita, el ex presidente español brindó una entrevista a la emisora AM750 donde expresó "su gran esperanza" de que Alberto Fernández "sea quien lidere un proyecto de unidad latinoamericana". También dijo que el presidente Mauricio Macri "olvidó a España" y reveló que celebró "con champán" la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco. 

Tras intentar mediar en la crisis venezolana, Zapatero busca ahora convertirse en un referente para toda la región y en un puente de Latinoamérica con España. En septiembre, tras reunirse con Alberto Fernández, el ex presidente español pidió a Pedro Sánchez que interceda ante los organismos internacionales para ayudar a evitar un default de Argentina. 

[Zapatero pide a Sánchez interceder ante el FMI para evitar default de Argentina]  

"Quien más puede hacer por Argentina es España", dijo entonces en una entrevista con La Sexta. "España, por lo que representa ante los organismos internacionales, puede apoyar para que Argentina no entre en situación de default".

Zapatero, clave en la mediación del peronismo y los empresarios

Después de ejercer como mediador en Venezuela y exhibir públicamente su afinidad con el Gobierno de Nicolás Maduro, en su círculo se vendía su imagen como el hombre que iba a evitar una guerra civil en el país y no faltaba quien soñaba con que, al menor éxito en ese sentido, podría venderse internacionalmente un triunfo del ex presidente, con enorme impacto global: reconocimientos a su figura, conferencias por doquier, ¿tal vez premios? ¿Un Nobel de la Paz?

Pero Zapatero se quedó solo en esta empresa y el Gobierno de Pedro Sánchez se desvinculó del "viaje privado" que Zapatero realizó a Venezuela el pasado marzo, tras la proclamación de Juan Guaidó. Tras estos cuestionables resultados y con la salida de las empresas españolas de Venezuela, Zapatero podría haber encontrado otro escenario de operaciones en su papel de mediador internacional. 

[Zapatero pide a Sánchez interceder ante el FMI para evitar default de Argentina]

La llegada del peronismo a Argentina, unido al deterioro de la derecha en Chile, da una nueva oportunidad al ex presidente para realzar su figura de referente internacional de la socialdemocracia. Un papel desde el que también favorecerá las relaciones entre el gobierno entrante argentino y las empresas españolas con presencia en Latinoamérica. 

No en vano, en Argentina tienen intereses muchas empresas españolas y Zapatero tiene a dos de sus mejores amigos en los consejos de administración de compañías con fuerte presencia en el país: Javier de Paz en Telefónica, Miguel Sebastián en Indra. Sólo para empezar, sin olvidar el nada desdeñable círculo de amistades que conserva: desde el gurú de los medios José Miguel Contreras a Antonio Catalán -fundador de las cadenas hoteleras NH-, con quien se le sigue viendo desayunar periódicamente un lujoso hotel madrileño. De Paz y Contreras eran sus compañeros de baloncesto en Moncloa.

A Zapatero las intrigas empresariales le han gustado desde siempre, pese a su desconocimiento de lo económico: a la salida en pánico de Alfonso Cortina de Repsol le siguió el nombramiento del filosocialista Antonio Brufau (que continúa), mientras intentó un rocambolesco asalto al BBVA por parte de Sacyr, cuyo principal aval era "el apoyo de Moncloa". La defensa de Francisco González de ese asalto fue, nada más y nada menos, que la contratación del comisario Villarejo, escándalo de primera plana en España.

[El candidato kirchnerista planea reunirse con Zapatero y Podemos en su visita a España]

En el BBVA figura en el consejo el filosocialismo José Manuel González-Páramo, a quien muchas quinielas otorgan el cartel de ‘presidenciable' en la entidad; bien visto por Pedro Sánchez y con trayectoria tanto en el Banco de España y el Banco Central Europeo y labores en el ministerio de Hacienda durante mandatos de Felipe González.

En Endesa, la sucesión de OPAS y contra opas se tradujo en el control por parte de la pública italiana ENEL y la salida de la eléctrica de Manuel Pizarro, posteriormente enrolado en el PP. La contra opa de Enel llegó urdida desde la Oficina Económica de la Moncloa en la época de Zapatero, con Miguel Sebastián como gran muñidor. Actualmente, el ex ministro de Zapatero es consejero de la empresa española Indra-

Con caras conocidas en las principales empresas españoles con presencia internacional, los acontecimientos se están poniendo de parte de ZP. En Argentina vuelve el peronismo, mientras en Chile, probablemente el único rincón latinoamericano catalogado por la inversión internacional como jurídicamente seguro, sufre una oleada de disturbios que ha puesto en jaque al gobierno de la derecha.

Algo parecido en México, con AMLO. Un escenario ideal para que irrumpa un prohombre de "talante", reconocido por las izquierdas internacionales y con llegada a las empresas españolas.