Elecciones 10N
"Soy un firme defensor del bipartidismo y ya se está recuperando"
Pedro Rollán, ex presidente de la Comunidad de Madrid, confía en que su sucesora Díaz Ayuso logre acabar la legislatura. Aunque reconoce errores en la campaña de abril del PP, afirma: "Once millones de votos no se consiguen llevando una postura extremista".

Acaban de exhumar a Franco y todos acusan a Pedro Sánchez de utilizarlo de forma electoralista. Pero... ¿no beneficia también al PP?

Yo creo que esto perjudica a la sociedad española, porque esto es un invento de Pedro Sánchez, con una clara intención y con una única motivación, que es el de su interés electoral. Y lejos de buscar la concordia, lo que está pretendiendo es encontrar un enfrentamiento, un distanciamiento y desde luego, desde el Partido Popular tenemos un enorme respeto y admiración a todos los que, desde los bandos opuestos se fundieron en el abrazo de la Transición. Por lo tanto, nos gusta pensar en los vivos, en el futuro y aquellos que pretenden enfrentar y pretenden dividir, como es el caso del Partido Socialista de Pedro Sánchez, allá con su irresponsabilidad.

¿No había que apaciguar las aguas con las víctimas que lo pedían?

Ahora mismo hay asuntos mucho más importantes que tienen que ver con el futuro, con la generación de las condiciones para que se vuelva a la recuperación económica, a la generación de empleo, a la obtención de los recursos suficientes para el sostenimiento de las cuestiones tan importantes como la dependencia, como son las pensiones, la sanidad, la educación, los servicios esenciales. Hoy hemos conocido la EPA, donde se está evidenciando una absoluta desaceleración en la generación de empleo a unos pasos agigantados. Estamos en la antesala de la crisis y esto empieza ya a ser repetitivo. Cuando el Partido Socialista asume las responsabilidades del Gobierno, el empleo y las oportunidades salen por la ventana.

Otra de las crisis actuales es la de Cataluña, que sí parece beneficiar electoralmente a la derecha...

La situación que se está viviendo en Cataluña es motivo de lamento y de preocupación para todos los españoles y para todas las formaciones políticas que aspiren a mejorar el día a día de los españoles. Es una situación lamentable. Las imágenes que hemos estado viviendo, cómo se ha roto la concordia y la armonía, cómo hay familias que ya no se hablan con la otra mitad de la familia, cómo hay trabajadores que no han podido acudir a sus puestos de trabajo o cómo se ha golpeado a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado...

También se ha criticado la dureza en la respuesta de los agentes...

Hay que tener en cuenta una cosa cuando tienes a un supuesto presidente de una comunidad autónoma que tendría que gobernar para todos y se ha convertido en el piquetero mayor del reino: hay un problema muy, muy, muy serio, en el que tanto el presidente del Gobierno como el propio Gobierno, como también la Fiscalía, debían empezar a poner la lupa ahí, porque, desde luego, algunas de las actuaciones que se están llevando a cabo están poniendo de manifiesto que no se puede poner al lobo al cuidado de las gallinas.

Como futuro senador, si las urnas así lo quieren, podría llegar a tener que aprobar el 155. ¿Se podría aprobar ahora?

Lo verdaderamente importante en estos momentos es restablecer el orden. Y hay un instrumento muy inmediato: la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional. No se trata de un capricho. Esto es algo que se puede adoptar desde el minuto uno y eso justamente es lo que está solicitando y lo que está reclamando Pablo Casado, que espero sea el próximo presidente del Gobierno porque se ha comprobado una cosa y es que Pedro Sánchez, al no aportar una solución, ha comenzado a ser parte del problema.

¿155? Ahora mismo lo importante es restablecer el orden con la Ley de Seguridad Nacional

Pero Casado ya ha pedido a Sánchez que dé el primer paso y envíe el requerimiento a Torra...

Efectivamente, conocimos hace unos días que Sánchez envió una carta a Torra. No, Lo que hay que enviar es un requerimiento y decirle que el presidente de la Generalitat tiene que ser el primero a la hora de dar ejemplo y de cumplir las leyes y él justamente está haciendo todo lo contrario. Hemos visto que no solamente no condenaba la violencia, sino que estaba arengando a los violentos para que tomaran la calles. Es una auténtica locura. Y ante eso hay que tener cordura, sensatez y firmeza y dar ese primer paso de un procedimiento que luego llevaría su tiempo llevar a cabo.

¿Entonces, no se podría aplicar el 155 ahora mismo?

Es que de momento no está conformado el Senado. Pero hay que efectuar una tramitación y eso lleva un tiempo que no se puede desaprovechar. Pero de ahí la importancia de aplicar ya la Ley de Seguridad Nacional.

Cambiando de tercio...el PP no quería una repetición electoral pero ahora parece, junto a Vox, el más beneficiado de la misma...

El fracaso de Pedro Sánchez lo que ha hecho ha sido pasar la patata caliente a todos los españoles. Él ha sido incapaz de acordar con ninguna de las cuatro alternativas que tenía. Con el paso del tiempo, se ha comprobado que él tenía en su hoja de ruta la conveniencia de una repetición electoral, con el esfuerzo presupuestario que conlleva, simple y llanamente, porque a él le interesaba.

A tenor de las encuestas, no parece haberle salido bien esa estrategia porque los beneficiados son ustedes y Vox...

Sí, sin duda. Ahora mismo todas las encuestas están marcando una tendencia de que algo que parecía imposible hoy puede ser una realidad. Y es que el Partido Popular de Pablo Casado puede empatar o pueda quedar por encima del PSOE. Estamos viendo cómo el Partido Socialista se está desinflando, cosa que, por otra parte, es perfectamente comprensible. La desaceleración económica, la desincentivación a la hora de la generación de empleo, la ausencia absoluta de capacidad para restablecer un orden que nunca se debía de haber perdido y que se ha perdido en una clarísima dejación de funciones por parte del presidente del Gobierno...

Estoy convencido que Isabel Díaz Ayuso va a ser la presidenta de la Comunidad Madrid durante los próximos cuatro años

El PP, con un discurso absolutamente centrado en las cuestiones que verdaderamente importan a los españoles, está consiguiendo mayoritariamente cada día más confianza y las encuestas nos dan un resultado muy favorable, pero no nos arreglamos de la repetición de elecciones. En cualquier caso, en esta nueva cita electoral se pone de manifiesto que si se produce una dispersión del voto, puede no materializarse en escaños. La concentración del voto es vital: hay que extirpar el uno más uno más uno porque eso solo beneficia al PSOE.

Llegado el caso y, teniendo en cuenta que Ciudadanos está cayendo, si tuvieran que gobernar solo con Vox, ¿se sentirían cómodos con ellos?

Vox es una formación política que hace planteamientos que están dentro de la Constitución. Nosotros hay muchos aspectos en los que no coincidimos con ellos. Ahora bien, por encima de todo, si se da la suma... También ha ocurrido aquí en el gobierno de la Comunidad de Madrid: al final han sido necesarios los votos de Vox para conformar una investidura pero Vox no forma parte del Gobierno y es Isabel la flamante presidenta del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que gestiona ni más ni menos que 20 000 millones de euros para generar el bienestar de los madrileños.

No parece que a Ayuso le esté resultando precisamente fácil tener un Gobierno de coalición con Ciudadanos y que depende del apoyo externo de Vox...

Las mayorías absolutas son muy deseables, pero en ausencia de mayorías absolutas bien está encontrar esos puntos de equilibrio para poder formar Gobierno. Ahora bien, no cualquier gobierno como el que PSOE buscó en la moción de censura y en más de 40 gobiernos en ayuntamientos y diputaciones con compañeros de camino [las formaciones independentistas] que más vale la pena estar en la oposición que tener un gobierno con determinados apoyos.

¿Cree que Ayuso podrá terminar la legislatura y aprobar presupuestos?

Estoy convencido que Isabel Díaz Ayuso va a ser la presidenta de la Comunidad Madrid durante los próximos cuatro años. Estamos en los momentos iniciales de su legislatura, teniendo en cuenta que prácticamente conforme ella estaba asumiendo la responsabilidad de la Presidencia del Gobierno, desde Moncloa se estaban convocando la celebración de una nueva cita electoral.

¿Cree entonces que este tipo de movimientos, por parte de quienes forman parte del Gobierno o de quienes lo apoyan desde fuera, son electoralistas?

No, yo creo que es más lo que nos une que lo que nos separa de Ciudadanos en las cuestiones del día a día. Vox ha apoyado la investidura y no forma parte del Gobierno y creo que intentarán marcar su impronta con la aprobación de los presupuestos. Lógicamente, plantearán una serie de cuestiones que se debatirán y se analizarán para ver si sus enmiendas son asumibles por parte del Gobierno.

Ayuso se confesó en su día "firme defensora del bipartidismo". ¿Usted también?

Sí, también soy un firme defensor del bipartidismo, porque creo que Partido Popular y Partido Socialista han contribuido de manera muy definitiva a lo largo de estas últimas décadas a generar las condiciones -mucho más favorables las del PP que las del PSOE- para tener una sociedad con más oportunidades, más próspera y, sobre todo, el de haber escrito también, de la mano de los padres de la Transición, algunas de las páginas más importantes de nuestra reciente Historia. Y creo que esa aparición de nuevas formaciones políticas, lejos de mejorar la gobernanza, lo que han hecho en algunas ocasiones es provocar justo lo contrario.

¿Cree entonces que volverán a unirse los bloques izquierda y derecha?

Es que ya se está viendo. Es decir, ya las encuestas están determinando que tanto el Partido Popular como el Partido Socialista estarán en los 100 escaños. Ese es un claro horizonte de que se está recuperando de la figura del bipartidismo, en el que determinadas formaciones que aspiraban a encumbrar los cielos, está viendo que van a quedar por debajo de un 10 por ciento en lo que a intención de voto se refiere.

¿Cabe la posibilidad de una gran coalición si ninguno de los bloques suma solo?

Nosotros aspiramos a gobernar en solitario y, si no tenemos ese apoyo mayoritario, buscaremos la sensatez de las mayorías. Lógicamente, lo que tendremos es que intentar alcanzar acuerdos con aquellos que están más próximos ideológicamente al proyecto de centro reformista del Partido Popular.

¿Gran coalición? Tendremos que intentar alcanzar acuerdos con aquellos que están más próximos ideológicamente al PP

Tengo claro que nunca haría como su excompañero y amigo, Ángel Garrido, y permanecerá en el PP, pero... ¿se siente desatendido, como él en su día, por parte del partido?

Yo me siento extraordinariamente tratado de manera generosa por el Partido Popular, porque si no hubiera sido por el Partido Popular, yo no habría sido capaz de ser candidato a la alcaldía de Torrejón de Ardoz, no habría tenido la oportunidad de cosechar tres mayorías absolutas consecutivas. Eso me ha permitido también estar cuatro años con responsabilidades de gobierno muy importantes. Ha sido el Partido Popular la plataforma y el trampolín que me ha permitido hacer las cosas que he podido hacer ahora se abre un nuevo horizonte: soy el candidato número dos al Senado y ojalá tenga la oportunidad de poner toda esa experiencia que he ido acumulando al servicio de la Cámara Alta.

Precisamente, por esa trayectoria en la que acumula récords como tres mayorías absolutas consecutivas o el haber conseguido ser el alcalde más votado de España, en la que le ha tocado pasar por tres consejerías y, después, asumir la responsabilidad del Gobierno de la Comunidad en un momento difícil... ¿Es suficiente recompensa ser el número 2 del Senado?

Ser el número dos del Senado es un puesto de enorme responsabilidad y además tengo la fortuna de ir con dos extraordinarios compañeros y amigos como es Pío García-Escudero y Paloma Adrados.

Pero... una vez que ha sido presidente de la Comunidad de Madrid, ¿no le habría gustado repetir?

Yo respeto muy mucho las decisiones de la dirección del partido, porque si no hay un principio de jerarquía y de autoridad, esto sería el caos. Y para el caos ya tenemos a todos los demás partidos.

No le hablo de aceptar la jerarquía, sino de sus deseos...

Yo sigo aquí porque todas mis responsabilidades políticas han estado asociadas a las oportunidades que me ha dado el partido. Me siento generosamente recompensado por las oportunidades que me han dado y el que ahora me dé la oportunidad de dar el salto a la política nacional para mí es una recompensa.

Dentro del PP de Madrid, que está pendiente de que se celebre su congreso para reorganizar el partido, ¿dará la batalla para presidirlo?

La única batalla que tengo es la del próximo día 10 de noviembre. Para que Pío, Paloma y yo seamos senadores por Madrid y, sobre todo, estar trabajando codo con codo con Pablo Casado para que sea el próximo presidente del Gobierno. Esas son las únicas batallas que tengo encima de la mesa.

Me siento extraordinariamente tratado de manera generosa por el PP. Que ahora me dé la oportunidad de dar el salto a la política nacional para mí es una recompensa

Si no va a darla usted, le propongo tres nombres. Elija uno: Isabel Díaz Ayuso, José Luis Martínez-Almeida o la recién nombrada secretaria general, Ana Camíns.

Todos son perfectos candidatos.

No se va a mojar...

¡Sería tan descabellado! De veras, no es el momento, no toca ahora. Lo verdaderamente importante ahora está fuera, en la calle, en las familias, en las oportunidades, en los madrileños, en los españoles... Es lo único que nos preocupa y lo único que nos debe ocupar. No debemos perder la atención ni distraernos en cuestiones internas. Cuando lleguen los congresos regionales, tiempo habrá de elegir.

Hablando de Madrid, acaban de declarar Aguirre y Cifuentes por la Operación Púnica, que también salpica, como Avalmadrid, a Isabel Díaz Ayuso. ¿Cuándo dejará de planear la sombra de la corrupción, de las cajas B, etc. sobre el PP de Madrid?

Yo defiendo la presunción de inocencia de mis compañeros, al menos, hasta que se demuestre lo contrario. Estoy convencido de que tanto Cristina Cifuentes como Esperanza Aguirre no han participado en ningún tipo de cuestiones como las que se les puede estar señalando en estos momentos. Y en el caso de Isabel Díaz Ayuso, está pagando el precio de ser la candidata del Partido Popular y de ser la actual presidenta del Gobierno de la Comunidad Madrid.

La comisión de investigación no tiene ningún fundamento, va a ser una comisión de investigación más, como las de la pasada legislatura, en la que las conclusiones estaban redactadas mucho antes de convocar siquiera la primera sesión. En lo que a las comparecencias se refiere, ya había un veredicto antes incluso de formalizar la cita.

Casado renovó en abril buena parte de la plantilla para quitarse ese lastre de encima y apostó por caras desconocidas, pero no parece haberle salido muy bien la estrategia, dado el batacazo en las urnas de entonces...

Opinar desde la barrera y a toro pasado es súper sencillo. Yo creo que Pablo Casado no es el único responsable del resultado electoral, lo somos todos. Y era una situación completamente distinta. Él estaba conformando su equipo y existía una inercia en lo que a la intención de voto se refiere. Y él no era el responsable de esa esa inercia. Pero ahora, aunque no deseábamos una repetición electoral, creo que no es una utopía poder pensar que el PP puede ser la formación política más votada. Nos quedan todavía varias semanas y las tendencias son tendencias, pero sí están marcando ya que el PP cada día es más solvente.

¿Cree que ha influido el cambio de rumbo y el apostar por perfiles moderados como el de Ana Pastor frente a otros más polémicos como el de Juanjo Cortés, por ejemplo?

Uy, con Ana Pastor me ha tocado la fibra. Tengo absoluta admiración por ella. Creo que en la candidatura de Madrid somos unos afortunados al contar con ella, con Tejerina, con Elvira Rodríguez... no solo por el hecho de ser mujeres sino porque han demostrado como ministras su sobrada capacidad y su sobrada valía. Es un acierto contar con ellas.

No puede negar que el discurso se ha moderado con respecto a abril, en el que se acercaban a Vox. Ahora han vuelto al centro...

El Partido Popular siempre ha sido el gran partido de centro y, quizás ahora se está reforzando aún más esa centralidad. Quizás en la pasada campaña se puso el foco en determinados aspectos que no forman parte de las preocupaciones principales de los españoles ni de los madrileños. Pero no nos hemos desplazado porque nunca hemos perdido el centro.

¿Cree, como Aznar, que las elecciones se ganan desde el centro?

El movimiento se demuestra andando y 11 millones de votos no se consiguen llevando una postura extremista, porque nuestra sociedad no es una sociedad extremista. Nuestra sociedad, en líneas generales, es una sociedad centrada y, en muchas ocasiones, la balanza se declina en función de aquellos electores que en unas ocasiones han podido votar al PSOE y esos mismos electores que, en otra ocasión, han podido votar al PP. Los votos no son de los partidos políticos, son de cada uno de los españoles. 

A Errejón nunca le han importado los madrileños, el siempre tuvo claro que iba a ser ave de paso, no sabía ni el número de municipios de la Comunidad

¿Qué le pareció el salto de Errejón a la política nacional? 

Era previsible. Cuando Pablo Iglesias le defenestró, yo creo que él, en todo momento, tuvo claro que iba a ser ave de paso en Madrid, que no tenía ninguna intención de echar raíces ni de luchar por los intereses de los madrileños. Desde el minuto uno no le han importado ni lo más mínimo los madrileños. Por no saber, no sabía ni el número de municipios de la Comunidad. Así que era previsible...

¿Cree que Más País puede recoger el voto de la abstención perjudicando, así, a la derecha que siempre se ha beneficiado de la baja participación?

Nosotros estamos centrados en lo que nos interesa, que son las cosas que interesan a los españoles. No queremos hacer campaña mirando por el retrovisor ni a izquierda ni a derecha. Tenemos un equipo fantástico para asumir responsabilidades de Gobierno y en un corto espacio de tiempo presentaremos el programa electoral, que tampoco será muy distinto del anterior, lógicamente. 

Fundamentalmente, centrado en Economía...

Es que al final las voluntades pueden ser muchas, pero si no hay recursos económicos se quedan solo en voluntades. Y lo que más preocupa a los españoles es su puesto de empleo para ser dueños de su destino y no tener que vivir de una sociedad subvencionada que es lo que interesa a los políticos de izquierdas para elevarse como benefactores de los más desfavorecidos. Nosotros no queremos desfavorecidos sino que haya recursos económicos suficientes para que nadie se quede atrás en este país.

En el peor de los casos, si no consigue escaño en el Senado y se queda como diputado, ¿qué le gustaría impulsar desde la Asamblea? ¿Qué le habría gustado impulsar que no le dio tiempo cuando estuvo al frente de la Comunidad?

En este momento, lo que más preocupa a los madrileños es que se den las condiciones para sostener el sistema de bienestar y para eso es necesario tener más cotizantes en la Seguridad Social y generar empleo. Ese es el camino a seguir.

¿Es compatible bajar impuestos, con la amenaza de una recesión, con mantener el Estado de bienestar?

Totalmente compatible. Ahora bien, bajar impuestos tiene que venir acompañado de otra serie de reformas para que se generen condiciones de certidumbre, para que los emprendedores tengan la capacidad de generar empleo y se anime el consume, también para crear empleo. Cuando eso pasa son muchos más los que pagan unos pocos impuestos. Está inventado y en el PP lo hemos demostrado empíricamente. En Madrid llevamos 16 años bajando impuestos...

Y con protestas en la Sanidad, la Educación, el Metro...

Pero no ha habido un solo recorte presupuestariamente hablando... (Ríe ante la incredulidad de su contertulia) Podemos hablar de críticas, pero en la pasada legislatura no ha habido ningún recorte presupuestario. Somos la locomotora económica de España y eso no es fruto de la casualidad, sino de la causalidad de las políticas del Partido Popular.