Elecciones 10N
El partido de Errejón ya asume que no obtendrá grupo propio el 10N
En las filas de Más País reconocen que la crisis en Cataluña y la exhumación de Francisco Franco "no viene bien" electoralmente puesto que quita el foco de su agenda transformadora

Más País rebaja sus expectativas. El partido de Iñigo Errejón anunciado por sorpresa hace un mes asume ya que lo más probable es no obtener grupo propio en el Congreso de los Diputados en las elecciones del 10 de noviembre, donde se presenta en 18 circunscripciones. Sin estructura orgánica y con las listas elaboradas a contrarreloj, dicen sufrir además la "invisibilización" de su proyecto debido a la crisis de Cataluña y la exhumación de Franco que han centrado la agenda. Algo que, reconocen a LPO, les va "fatal electoralemente". 

La formación ha tenido que adaptar su campaña a las nuevas expectativas y ha reducido a la mitad su presupuesto de campaña electoral respecto a la de Más Madrid el pasado mayo, ante la posibilidad de no acceder a las subvenciones correspondientes a los grupos parlamentarios y no poder afrontar la devolución de los microcréditos concedidos por su militancia. 

[La postura sobre los presos catalanes distinguen a Más País y a Podemos en Cataluña]

Para conseguir grupo propio, con la subsiguiente subvención económica que comporta, los de Iñigo Errejón tendrían que conseguir 15 diputados o el 5% de voto emitido. Unas condiciones que hacen "imposible" la obtención de grupo propio, según las voces más conservadoras de la formación. En primer lugar, porque Más País sólo se presentó en aquellas provincias que repartieran un mínimo de 7 escaños. En caso de haberse presentado en todo el país, como pedían algunas voces, la barrera dele 5% sería fácilmente superable gracias a la suma del voto en todas las circunscripciones. 

Con el objetivo de llegar al 5% lanzaron su candidatura más arriesgada, la lista por Barcelona, que sólo se entiende en términos numéricos. En Más País consideraban "imprescindible" para conseguir el número de votos necesarios para el grupo propio concurrir en la capital catalana, donde se reparten 32 escaños, el segundo lugar con más representación sólo después de Madrid. 

Una apuesta difícil, debido a la indefinición de la candidatura, a la multirepresentación de la izquierda en Cataluña -con cinco partidos- y al pasado reciente de su candidato, Juanan Geraldés, que en mayo concurrió en una lista junto a la CUP.

[Errejón no llegaría al 2% en su 'vía vasca' y haría perder un escaño a Podemos]

De los 35 millones de votantes del pasado 28A, Más País necesitaría alrededor de 1,7 millones de votos para conseguir autonomía en el Parlamento y evitar la entrada en el Grupo Mixto, que recoge a los partidos minoritarios. 

En las autonómicas, Más Madrid obtuvo el 26M 503.990 votos en la Comunidad de Madrid, su principal bastión. Suponiendo que Errejón recabe en Madrid los mismos apoyos que entonces -algo altamente improbable debido a la desmovilización que conlleva una repetición electoral- necesitaría 1,2 millones más de refrendos para asegurar el grupo propio. Y éste era el principal motivo que empujó al grupúsculo de Errejón a empujar una lista propia en la capital catalana, la segunda ciudad con más habitantes sólo por detrás de Madrid. 

[El candidato de Errejón por Barcelona 'limpia' sus redes sociales antes de ser anunciado]

Pero además de las dificultades numéricas, se enfrentan a otro gran problema en campaña electoral: una agenda informativa poco favorable, que en las últimas semanas ha estado marcado por los episodios violentos en Cataluña y por la exhumación del dictador Francisco Franco. Un escenario que perjudica a la formación, según reconocen en el Partido: "Nos viene fatal electoralmente porque tenemos menos tiempo para introducir programa y propuestas políticas. Somos el partido al que más le afecta", admiten. 

Una campaña austera

Y estas expectativas también tienen una consecuencia económica que golpea de lleno la campaña electoral de Más País. En mayo, Más Madrid gastó alrededor de medio millón de euros en actos de campaña; en esta ocasión, el partido nacional ha reducido el presupuesto a la mitad por miedo a no poder devolver los microcréditos concedidos por la militancia.  

La ley prevé que los grupos cobren dos tipos de ayudas al mes, una fija, que se cifra en 28.597,08 euros mensuales con independencia del número de escaños y una variable en función del número de diputados que es de 1.645,49 euros mensuales por cada parlamentario. Los últimos sondeos electorales otorgan a Más País entre 4 y 7 diputados, lejos de los 15 necesarios para el grupo parlamentario propio. 

Es por ello que Errejón ha adaptado los métodos de campaña. En las autonómicas, cuando era el candidato para presidir la Comunidad de Madrid, organizó una 'campaña de los balcones' con banderolas que los simpatizantes colgaban de sus viviendas y que podían verse por las calles de todo Madrid. En aquella ocasión, el dirigente tuvo cuatro meses y medio desde el anuncio del partido madrileño a los comicios. Esta vez pasará poco más de un mes y medio entre el lanzamiento nacional y el 10N.

En esta ocasión, aunque tratan de replicar el método de los balcones, el éxito ha sido mucho menor. Si hace unos meses regalaban las pancartas con la cara de Errejón y la de Carmena bajo el logo de Más Madrid y lograron repartir 60.000 pancartas, esta vez han abierto una web donde venden las banderas de Más País a cambio de una contribución al partido. Una fórmula que ha tenido una acogida reducida, con sólo medio millar de banderolas pedidas.